Home > Noticias > Noticias Zelda > Grandes momentos de The Legend of Zelda (I): Salir a la Campiña de Hyrule

Grandes momentos de The Legend of Zelda (I): Salir a la Campiña de Hyrule

Es por todos conocida la posición de Nintendo a la hora de comenzar el desarrollo de un juego: centrarse única y exclusivamente en la jugabilidad. Todo lo demás —trama, diseño artístico…— pasa a un segundo plano. El caso de The Legend of Zelda no es una excepción, y aspectos como el argumento, los giros narrativos o la posición del título en la cronología no se abordan hasta tener un gameplay bien definido.

Siendo éste el método de trabajo, muchos podrían pensar que los guiones y momentos épicos son algo residual o descuidado en la franquicia. Nada más lejos de la realidad. Precisamente esta estructura de trabajo favorece que muchos de los instantes mágicos que la saga nos deja no sean sólo fruto de un buen trabajo a nivel de historia, sino que, en muchas ocasiones, se integren con la jugabilidad del título de manera brillante. De esta manera Nintendo nos ha dado algunos de los mejores recuerdos de la breve historia del videojuego.

En la serie de artículos que hoy empieza rememoraremos algunos de estos grandes momentos, y, aunque se partirá de un punto de vista subjetivo, intentaremos explicar lo mejor posible la relevancia y el qué hace importantes a las situaciones citadas. Evidentemente, el riesgo de Spoiler es bastante alto si no se ha jugado al juego del que vayamos a hablar (Ocarina of Time, en este caso), así que recomiendo prudencia a la  hora de seguir leyendo.

 

La Campiña de Hyrule de Ocarina of Time

550w_gamingreview_zeldaoot_3d_2

Las nuevas generaciones contemplan los mundos abiertos tridimensionales en los videojuegos con mucha más naturalidad de lo que, hace ya casi veinte años, los veíamos algunos de nosotros a los mandos de nuestra Nintendo 64. En Ocarina of Time empezábamos nuestro periplo en el Bosque Kokiri y los Bosques Perdidos, que suponían una extensión considerable de territorio a explorar. Pero el mundo que nos esperaba tras los límites del entorno forestal era sencillamente apabullante.

Después de salvar al Árbol Deku, espíritu guardián de aquel mágico emplazamiento, debíamos despedirnos de nuestro hogar, cruzar un diminuto puente de madera, y poner rumbo a la verdadera aventura. Esa aventura comenzaba en la Campiña de Hyrule, que se abría ante nuestros ojos como un paraje infinito, brindándonos el acceso a mil lugares: el Lago Hylia, el Rancho Lon-Lon, Kakariko, el Mercado… Podíamos interactuar con decenas de personajes o matar el tiempo con multitud de misiones secundarias. Todo ello articulado a través de una superficie de fina hierba, radiante y colorida bajo un sol mucho más intenso que la débil luz filtrada a través de las hojas del Bosque Kokiri.

Pero, aunque la Campiña era hermosa de día, se tornaba amenazante tras la puesta de sol. ¿Quién no recuerda el miedo que sintió por primera vez al pasar una noche a la intemperie? Salir del camino marcado suponía hacer frente a ordas de esqueletos que nos atacaban sin piedad, y en los primeros compases de la aventura éramos demasiado débiles como para hacerles frente sin temor.

stalchildNight

La impresión que lograba el juego limitándonos primero a un área relativamente reducida (el bosque) para, una vez interiorizadas las mecánicas, soltarnos a un complejo mapeado repleto de secretos, supuso un impacto que aún perdura en mi memoria.

Hoy día es difícil valorar este instante con la intensidad con que lo percibimos aquella generación de jugadores niños/adolescentes en el 98, cuando prácticamente ningún juego había ofrecido un mundo de semejante perfección y dimensiones. Entre los que lo vivimos todavía perdura en nuestras mentes la irrupción repentina, estridente y arrolladora de la melodía de Hyrule Field; el bueno de Gaebora y su discurso infinito, y nuestros primeros pasos por una hierba que se convertiría en nuestro hogar.

Incluso el mismo Ganondorf, años después, evocaría aquel verdor, aquella belleza… aquel viento.

tww-ganondorf-covet-wind



Deja un mensaje

css.php
Sheikav | Todo sobre Zelda en Español

Sheikav | Todo sobre Zelda en Español