Historia

- La Creación de Hyrule –

Según los pergaminos de Hyrule, los míticos dioses descendieron de una distante nebulosa y crearon el mundo que pasó a ser orden y vida. El Dios de Poder tiñó las montañas de rojo con su fuego y creó la tierra. El Dios de la Sabiduría creó la ciencia y la hechicería y aportó el orden para la naturaleza. El Dios del Coraje creó la vida, los animales que se arrastran por la tierra y los pájaros que surcan los cielos mediante la justicia y el vigor.

Una vez terminado el trabajo, los dioses abandonaron la tierra, pero no sin antes crear un símbolo que representase su fuerza, un triángulo de oro concido como la Trifuerza. Una reducida pero potente porción de la esencia de los dioses fue depositada en este poderoso artefacto, el cual debía servir como guía para la vida inteligente del mundo de Hyrule.

A pesar de que se tratase de un objeto inanimado, la Trifuerza tenía poder para otorgar tres títulos, los cuales concedían grandes poderes a la persona que los recibiese: "La Fragua del Poder", "El Guardián de la Sabiduría", y "El Jurado del Coraje". Desde el lugar secreto donde los dioses depositaron la Trifuerza, conocido como Golden Land (Tierra Dorada), la Trifuerza atraía a las gentes del mundo exterior con la esperanza de que algún día pudiese encontrar una persona digna de poseer sus cualidades.

Debido a su sangre infundida de magia, al pueblo Hyliano se le concedieron los poderes psíquicos de la destreza y la hechicería. También se dice que sus puntiagudas y alargadas orejas les permitían oír mensajes especiales enviados de los dioses, por lo que pasaron a convertirse en seres muy estimados entre el pueblo de Hyrule. Sus descendientes poblaron varias partes del mundo y pasaron sus conocimientos y ciencia mágica a todos los pueblos. Pero al ir pasando de generación en generación, se distorsionaba o se perdía por completo la valiosa ciencia de este pueblo…

- Las Puertas de Golden Land –

En Hyrule encontrarás muchas edificaciones Hylianas que son mencionadas repetidamente en las leyendas. Estas edificaciones, ahora en ruinas, meras sombras del esplendor de antaño, están muy ligadas con la Trifuerza. Se dice que algunas de estas edificaciones llegaron a albergar a la Trifuerza en sí…

Si tan solo fuese un símbolo de los dioses, la Trifuerza hubiese sido codiciada por muchos, pero un verso del Libro de Mudora (una colección de leyendas y ciencias Hylianas) convirtieron a la Trifuerza en un objeto aún más deseable:

En un Reino muy lejano,
el cielo resplandece con un color dorado, y no azul.
Es allí donde la Trifuerza hará
que los sueños de los mortales se conviertan en realidad.

Muchos buscaron agresivamente la Trifuerza que otorgaba los deseos a los mortales, pero ni una sola persona, ni siquiera los sabios Hylianos, lograron encontrarla; la información se había manipulado a través de los años. Algunos dicen que la Trifuerza se esconde bajo un desierto, otros que descansa en el cementerio a los pies de la Montaña de la Muerte, pero nadie ha logrado encontrarla. Pronto, esas ansias por poseer la Trifuerza se convirtieron en deseos de poder, los cuales a su vez ocasionaron un gran derrame de sangre. El único objetivo que motivaba a aquellas personas que buscaban la Trifuerza se había reducido a la codicia.

Un buen día, una banda de diestros ladrones especializados en las artes negras lograron abrir accidentalmente una de las puertas hacia la Golden Land donde residía Trifuerza. Esta tierra no se asemejaba a ninguna otra. La Trifuerza brillaba con intensidad, reflejando los tenues rayos del crepúsculo. El jefe de los ladrones combatió contra sus secuaces deseando vehemente el poder dorado. Tras derrotarlos, posó victorioso sobre la Trifuerza y la agarró con sus manos ensangrentadas. Oyó una voz que le susurraba: "Si tienes un deseo o un sueño, pedídmelo…", y como respuesta, se oyeron las carcajadas del jefe de los bandidos a través del tiempo y del espacio, e incluso se pudieron oír en la tierra lejana de Hyrule. El nombre de este Rey de los Ladrones es Ganondorf Dragmire, pero se le conoce por el alias Mandrag Ganon, que significa Ganon de los ladrones hechizados.

- La Guerra Carcelaria –

Desconozco los deseos que fueron otorgados a Ganon por la Trifuerza. Pero según transcurría el tiempo, se hacía notar la fuerza del mal que provenía de Golden Land, la cual atraía a los hombres codiciosos, convirtiéndolos en miembros del ejército de Ganon. El cielo se veía permanentemente recubierto de nubes grises, y muchos desastres empezaron a acosar al pueblo de Hyrule. El señor de Hyrule hizo llamar a los Siete Hombres Sabios y a los Caballeros de Hyrule, y les encomendó la tarea de tapar la entrada de Golden Land.

Siendo un objeto inanimado, la Trifuerza no puede distinguir entre el bien y el mal. Por lo tanto, no podía saber que los deseos de Ganon fuesen malvados; simplemente se los concedió. Sospechando que los poderes de Ganon estaban basados en la magia de la Trifuerza, el pueblo de Hyrule forjó una espada capaz incluso de resistir la magia concedida por la Trifuerza. Este poderoso arma se llegó a conocer como la Espada del Golpe Contra el Mal, o la Espada Maestra. Se trataba de una espada tan poderosa que sólo podría empuñarla aquel que fuese puro de corazón y fuerte de cuerpo. Mientras los Siete Hombres Sabios buscaban a una persona valiente capaz de empuñar la Espada Maestra, el ejército de Ganon se congregó en el corrompido Golden Land y avanzó sobre Hyrule, atacando el castillo. Los hombres sabios y los Caballeros de Hyrule combinaron sus fuerzas para combatir contra esta estampida del mal.

Los Caballeros fueron objeto del ataque más furioso, y aunque lucharon con coraje, se perdieron muchas almas valientes ese día. Pero no perdieron sus vidas en vano, ya que entretuvieron al ejército de Ganon el tiempo suficiente como para que los Siete Hombres Sabios pudiesen encerrar a Ganon en el Golden Land mediante un conjuro mágico. El pueblo de Hyrule regocijó al derrotar al malvado Ganon, quien amenazaba la paz y el orden del mundo exterior. Transcurridos unos siglos, esta guerra, donde se perdieron muchas vidas, fue conocida como La Guerra Carcelaria.

- La Llegada del Mago –

Han pasado muchos siglos desde La Guerra Carcelaria. El pueblo de Hyrule ya se ha recuperado de sus heridas y ahora vivía en paz. Los recuerdos de La Guerra Carcelaria se iban desvaneciendo a través de las generaciones…

Por ello, no es de extrañar que nadie estuviese preparado para enfrentarse a los nuevos desastres que han azotado recientemente al pueblo de Hyrule. La peste y la sequía, ambos incontrolables incluso por el arte de la magia, hicieron estragos en la tierra. El Rey de Hyrule, tras un consejo con sus sabios, ordenó una investigación del cercado Dark World (como ahora se le conocía al Golden Land), pero descubrieron que el hechizo de los hombres sabios seguía intacto. Ofreció recompensas a aquellos que pudiesen encontrar la fuente de este mal. Poco después, se presentó un forastero llamado Agahnim, y reprimió los desastres mediante un arte de magia jamás visto hasta entonces. El rey le recompensó otorgándole el nuevo puesto como consejero jefe y heredero de las siete masas, y le proclamó su héroe. La paz había vuelto a Hyrule… ¿o no?. Últimamente, se han oído ya demasiados rumores y susurros alarmantes. Rumores indicando que Agahnim, a la sombra del rey, es quien realmente gobierna con sus magias… rumores de extraños experimentos mágicos nocturnos en la torre del castillo… el pueblo de Hyrule estaba aterrado.