Home > Articulos de Zelda > La Máscara Que No Cubre Rostros – 3

La Máscara Que No Cubre Rostros – 3

 

La Mascara que no Cubre Rostros es un ensayo redactado por Veronica Fragoso, como un trabajo para una clase de su licenciatura en Letras Hispanicas. Esta dividido en tres capitulos, cada uno analizando varios puntos del juego The Legend of Zelda: Majora’s Mask.

 

Oda al orden

El enfrentamiento final sucede hasta que Link acepta y supera todas las fases anteriores, preparado para encontrarse frente a frente con Skull Kid. Es la misma situación que en su primer enfrentamiento sobre la Torre del Reloj, la gran diferencia es que el héroe ya se encuentra preparado, su alma ya trascendió. Y en vez de regresar en el tiempo, lo enfrenta tocando una melodía con su ocarina, la Oda al Orden, llamando a los cuatro guardianes gigantes que salvó en las regiones de Termina, y detienen a la luna.

Al aparecer éstos, Skull Kid grita desgarradoramente, al ser tocado su punto débil: la presencia de los amigos (los guardianes) quienes lo abandonaron sin razón aparente. Skull Kid se encontraba decepcionado y vulnerable, siendo fácilmente inducido por la Máscara de Majora para ser manejado a su gusto. La misma Máscara lo dice, cuando se desprende del cuerpo de Skull Kid: un muñeco que ya no se puede usar es mera basura, tras esto abre un portal hacia la luna al cual accede, y Link va detrás de la Máscara. Mientras afuera todo es un caos, dentro de la luna está el paraíso. Link se encuentra ante una vasta pradera con un gran y hermoso árbol en su centro. Un infierno abajo y un cielo arriba, una inexplicable felicidad y paz dentro del creador de este averno.

 
Alrededor del árbol hay cinco niños enmascarados. Cuatro de ellos se encuentran jugando, y uno, quien porta la Máscara de Majora, se encuentra impasible debajo del árbol. ¿Por qué es discriminado por los demás niños? ¿Serán esos niños malos con la Máscara, o ella fue mala con ellos? Cada uno de los niños que juegan reta a Link al juego de las escondidas, pero bajo un contexto muy diferente. Después de resolver sus retos y encontrarlos, cuestionan al héroe con las siguientes preguntas:

 
El primer niño pregunta: Tus amigos… ¿Qué clase de personas son? Me pregunto… ¿esta gente pensará de ti, cómo un amigo? El niño cuestiona al héroe sobre qué tan agradecida se encontrará la gente que socorrió, confundiendo a Link sobre si realmente cuenta con el apoyo de estas personas.

 
¿Qué te hace feliz? Me pregunto, lo que te hace feliz, ¿hace feliz a los demás, también? es la pregunta del segundo niño. ¿Realmente Link se sentirá satisfecho tras ayudar a tanta gente? ¿Lo que hizo, trajo beneficio a otros? Obviamente sí, pero los niños sólo buscan atormentar al héroe con tales cuestiones.

 
La tercera pregunta sube de tono: Lo correcto… ¿Qué será? Me pregunto… si haces lo correcto, ¿eso hará realmente felices a todos? Si Link se encuentra ante una inminente lucha para salvar a los habitantes de Termina, para salvarse a sí mismo, debe de seguir el mejor camino posible. Pero, intriga el hecho de pensar sobre qué tan egoísta se logra ser al pensar en hacer lo correcto. La mayoría piensa en un beneficio propio, y muy pocos en las consecuencias que pueden afectar a terceras personas.

 
Tu verdadera cara, ¿qué clase de cara es? Me pregunto, el rostro debajo de la máscara… ¿Será, tu verdadero rostro? El mundo, tanto real como ficticio, está lleno de gente falsa. Gente egoísta que muestra una imagen agradable para engañar, persuadir, en fin, lograr algo a su beneficio. Pocos son los valientes que dan la cara, quienes muestran sus verdaderas intenciones. Pero hay algunos que se aferran tanto a su imagen falsa que terminan olvidándose de sí mismos, de su verdadero yo. Regresando a Majora’s Mask, Link utiliza 24 máscaras para facilitar su aventura, y algunas de ellas lo transforman. Se aferra al uso de éstas para beneficio propio, ¿habrá perdido su esencia detrás de tales máscaras? Los niños sólo buscan persuadir, crear confusión, pero sobre todo, provocan una reflexión moral sobre la toma de decisiones y el conocimiento que tiene cada individuo sobre su persona y su presencia en el mundo.

 
El niño con la Máscara de Majora invita a un juego diferente, y caritativamente regala a Link una máscara, la Fierce Deity Mask, o Fiera Deidad. Esta divinidad, ¿de qué se encontrará furiosa? Visiblemente muestra una imagen trascendente del héroe, ejemplificando que se encuentra al mismo nivel, o superior, de la Máscara de Majora.

 
En esta lucha final, la Máscara se transforma durante tres fases, donde ni en la última, cuando la Máscara se deforma en un ser endemoniado, muestra cierta cordura, al contrario, incrementa. Majora no acepta ninguna de sus fases de duelo y sufre mera desesperación, agonía, al estar perdiendo ante el héroe transformado en Fiera Deidad. Tras esta épica batalla, la malicia de la Máscara de Majora queda eliminada por completo.

 
Desapareciendo el factor culpable de tantas desgracias, todos los habitantes de Termina se salvaron de sus maldiciones. La peculiar luna desaparece, y el arribo de un nuevo día comienza. Un día digno de fiesta, de celebrar a la vida, pero para el protagonista, esto es una despedida. Skull Kid, ya sin la máscara maldita, se despide de los guardianes quienes solían ser sus amigos. El misterioso vendedor tiene a la Máscara de Majora en sus manos, comentado que el poder maligno ha desaparecido. Su presencia molesta, puesto que su papel en el juego siempre fue un misterio.

Donde hay un encuentro, siempre es segura una despedida, son sus últimas palabras antes de desaparecer de ese mundo, literalmente. El vendedor fue un emisario y conocedor del caos, y para muchos, el principal antagonista. ¿Cómo consiguió esa máscara? ¿Por qué sabe tanto? ¿Cómo ideó la Canción de Curación para sanar almas en pena al convertirlas en máscaras? El vendedor es, simplemente, el verdadero elemento de misterio. Su papel nunca queda fijo, ¿llegó a advertir a ese mundo, o a destruirlo con esa máscara? Su destino es tan incomprensible como el del héroe.
Link promete un último juego con Skull Kid. Es su momento de revivir la niñez perdida, la vida pasada. Rememora esta sensación con el ambiente alegre, proveniente del Carnaval del Tiempo festejado en Clock Town. Después, cabalgando sobre Epona, Link regresa al bosque de donde llegó, sabiendo que, de allí, su alma jamás saldrá.

 
Majora’s Mask habla de amistad, de la lealtad hacia un compromiso, de saber manejar las emociones, de la aceptación de las desdichas, de respetar a la inminente muerte, de elegir la decisión que beneficie a los demás, y de no dejar de ser tú mismo. Por más que se desee cubrir un rostro, una máscara jamás reemplazará la esencia de una persona.

Navi recomienda leer...
Análisis The Legend of Zelda Arte y Artefactos
Reseña The Legend of Zelda Perfect Edition Tomo 2
Grandes momentos de The Legend of Zelda (II): Entrar a Termina en Majora’s Mask
Un vistazo a la Guía Oficial Coleccionista de Breath of the Wild


Deja un mensaje

css.php
Sheikav | Todo sobre Zelda en Español

Sheikav | Todo sobre Zelda en Español