Historia Crónicas de Nod I: Una vieja amenaza

Tema en 'Fan-O-Rama' iniciado por Säbel, 8 Ago 2011.

  1. Oye Invitado, te recordamos que no necesitas una cuenta para crear un tema o participar en una discusión en El Palacio.

    Recomendamos crear una cuenta para aprovecharte de nuestro sistema de Rupias y Pegatinas, ademas de personalizar tu perfil y mensajes con avatares y portadas, pero si prefieres permanecer anónimo ¡no hay problema!

    Todo El Palacio esta abierto para ti. ¿Que esperas?

    Descartar aviso
  1. Säbel

    Säbel Administrator
    Miembro del equipo

    Fortianitas recibidas:
    27
    Para mis queridos lectores, una disculpa por no publicar nada en un mes. Ha sido un periodo de tiempo bastante movido y ahora vuelvo a tener un poquito más de libertad en ese aspecto, así que les traigo el esperado capítulo 10. Aun no me desocupo del todo porque viene fin de año y mucho trabajo, pero intentaré organizar mejor mis tiempos para seguir publicando, quizá más espaciado que de costumbre.

    Les sugiero que para no perderse las actualizaciones se suscriban al tema, haciendo clic en el enlace correspondiente (en la parte inferior izquierda de la página). Y ahora si, el texto, disfrútenlo.

    = = = = = = = = =

    CAPITULO 10
    http://www.youtube.com/watch?v=Swlm_1qFQ-A

    El interior del palacio estaba trazado por un intrincado laberinto de pasillos oscuros y puertas que no llevaban a ningún lado, al menos hasta que Shadow y Orpheus desactivaran las trampas y protecciones que los magos habían colocado con anterioridad. Una vez sin ese obstáculo, los ruidos que provenían del viejo salón de guerra, más la energía enfermiza que emanaba del lugar les guiaron hacia allá. Se detuvieron en una bifurcación al final del corredor que seguían.

    -Ya sabía que eras Corvin, y entiendo lo de fingir tu muerte – dijo el paladín al terminar de bendecir su espada- Pero, ¿por qué quedaron cenizas en donde estabas?

    -Ese bastardo me arrancó un brazo. La verdad es que me habría matado si no logro hacerme a un lado en el último instante. En la iglesia de Daenizia me pusieron uno nuevo, aunque aun no termino de acoplarme bien a éste.

    -Puaj, qué asco.

    Ambos guardaron silencio algunos segundos, mientras escuchaban los rugidos y los gritos que hacían eco en las paredes. Shadow fue el primero en hablar.

    -¿No te parece inoportuno tocar esos temas ahora? Además no te pedí que me siguieras, no quiero tu ayuda.

    -Bah, no te sientas tan importante. Yo vengo aquí por otro asunto. ¿Sabes en qué parte del palacio guardan a los esclavos?

    -Me parece que al final del corredor hay unas escaleras que deberían llevarte al sótano. Es probable que se encuentren ahi.

    -Trata de no morir otra vez, ¿vale?

    -Imbécil

    Orpheus echó a correr hacia las escaleras, mientras Shadow le miraba con curiosidad, esperando que no hubiese nada demasiado malo en el sótano; como no recordaba a ciencia cierta no pudo darle más detalles al paladín. Aunque para el vampiro era un poco idiota, de cierta forma comenzaba a caerle bien. Pero no era momento de pensar en cosas irrelevantes.

    Guardó silencio por unos segundos, pensando, concentrándose en lo que estaba a punto de hacer. Cuando se sintió preparado, tomó impulso y corrió a lo largo del pasillo, esquivando los objetos y escombros que seguían saliendo despedidos de la habitación. Y de repente todo se quedó en calma, demasiada calma. Al llegar al salón encontró a Caruman con los brazos extendidos y riendo histéricamente, frente a un monstruo deforme con forma de serpiente.

    -¿Qué haces aquí? ¡Deberías estar muerto!- dijo el de piel morena, sorprendido por el visitante inesperado

    -Vine por ella - respondió el recién llegado, sin apartar la vista del monstruo- los demás están lejos de aquí, pude detenerlos a tiempo. Lo sé todo.

    -¡Si que eres listo!- una sonrisa burlona curvó los labios de Caruman- Entonces he de suponer que sabes que, a pesar de los inconvenientes, puedo controlar a esta cosa…

    Por toda respuesta Shadow asintió en silencio, manteniéndose firme ante la mirada de los ojillos venenosos del esbirro poseído. Sabía de una posible transformación, pero no pensó que fuera algo tan aberrante.
    Caruman ladró una orden en un lenguaje desconocido, haciendo que la criatura atacara a Shadow, quien apenas si alcanzó a esquivar su acometida. Los ataques de esa cosa eran brutales, su gran altura y afilados colmillos en proporción –cada uno tendría el tamaño del antebrazo de un hombre- estaban colocando al vampiro en una situación muy difícil: tenía que defenderse de esa cosa, pero herirla significaba hacer lo mismo con la joven.

    Su mente intentaba encontrar una solución entre ataque y ataque, pero estaba perdiendo terreno ante el otro monstruo. Así, llegó el momento en que ya no pudo esquivar, y maldiciendo entre dientes se vio atrapado entre los brazos de la criatura; cuando ésta le clavó los colmillos, el príncipe gritó eufórico.

    -¡Tómala toda! ¡Déjalo seco!

    Shadow percibía claramente cómo le iban vaciando, mientras se retorcía en vano. ¿Así se sintieron sus hermanos y amigos cuando Caruman los drenó? ¿Qué pasaría cuando la debilidad fuera mayor? ¡No podía caer! Pero… ¿en verdad podía hacer algo? ¿Y qué era eso frío y pesado que sentía en su mano?

    Su espada no era, porque yacía a sus pies. Tras unos instantes comprendió que se trataba de su símbolo clerical, y entonces supo qué hacer: aferró el medallón con fuerza en su mano libre. Comenzó a entonar un cántico a Daenizia y haciendo acopio de las fuerzas que le quedaban, le clavó el símbolo clerical al monstruo en el centro de la cabeza .

    Un chillido desgarrador llenó el lugar mientras la abominación lo soltaba y se llevaba las manos a la cabeza, luchando en vano por quitarse el medallón que comenzaba a brillar en una luz rojiza. Las flamas de las velas crecieron desmesuradamente, envolviéndolo todo en lenguas de fuego sangrientas y pulsantes. Los gritos de Shadow y Caruman se sumaron a un brillo muy intenso que les cegó por varios segundos, y entonces el lugar se cimbró con fuerza por última vez.

    Cuando todo terminó, Shadow se levantó tambaleante: Caruman se había desmayado a varios pasos de distancia, con el cuerpo medio quemado. En el lugar de la horrible criatura yacía una joven que aparentaría unos 20 años de edad, con el largo cabello negro desparramado a su alrededor. Su delgado cuerpo estaba cubierto por harapos de lo que fuera un vestido blanco.

    Shadow la cubrió con su capa. Estaba débil, pero debían salir ahora que tenían la oportunidad. Se sentó junto a ella, colocó los brazos de la joven alrededor de su cuello y tomándola por debajo de la cadera se la echó sobre la espalda. Haciendo un gran esfuerzo se levantó de nuevo y caminó hacia la salida lo más rápido que pudo. Para el momento en que llegaron afuera, Orpheus ya le esperaba junto a los demás. El paladín, quien se cercioraba de que Nika estuviera bien, le sonrió al ver que estaba vivo. Tras responder el saludo con una risa cristalina, Shadow se desplomó, aun con la joven en la espalda.

    http://www.youtube.com/watch?v=kswmsX4PVQg

    Saberjewel, ya más repuesta, fue la primera en correr al percatarse de la presencia del esbirro. Con mucho cuidado la levantó y la colocó junto al vampiro, tratando de no lastimar su maltrecho cuerpo, para poder atenderla mejor.

    -¿Cómo?- Azalie lo señaló atónita- ¡Pero si tú estabas muerto! ¿Cómo…?

    -¿Te encuentras bien?- Orpheus le miraba preocupado

    -Estoy un poco débil, ella casi me deja vacío.

    -¿Le dejaste beber tu sangre?- Saberjewel alzó la cabeza, alarmada- ¿Estás loco?

    -Servir como cebo me permitió liberarla, debía acercarme lo suficiente para poder tocarla.

    -Entiendo- la guerrera dirigió su atención a la chica, aunque seguía mirando por el rabilo del ojo el rostro que antes se ocultaba debajo de la capucha negra

    -¿Les puedo pedir un favor?- Shadow miró a los demás

    -Adelante.

    -¿Podrían adelantarse a Nod y pedirle a Rimzet que venga por mi? Es la garantía para que la gente me reconozca y sepa que no estoy muerto.

    -¿Qué ocurrió con Caruman? – el paladín se sentó en el pasto

    -Hace unos minutos estaba casi muerto, pero conociéndolo, debe haber huido arrastrándose por algún pasadizo oculto. Regresará cuando se recupere, y debemos estar preparados para ello.

    -Y si los rumores son ciertos, no será lo único que regrese.

    -¿De qué habla, Maese?- preguntó Nolk, mientras atendía a su hermana.

    -En la Torre Negra me enteré que se han visto exploradores de Xian por la zona.

    -¿De Xian? ¿Cómo? ¿Exploradores del rey?

    -Pues… si es lo que imagino, Synithra estará vacacionando pronto por aquí. - Orpheus miró con tristeza a su hermana, quien le devolvió la misma mirada

    - Algo se acerca – dijo Azalie señalando el cielo

    Los aventureros percibieron claramente ruido de aleteos cada vez más cerca, seguidos de un potente rugido. Rimzet aterrizó a varios metros de distancia, acercándose a ellos con cautela. Orpheus y Azalie hicieron caso omiso del resoplido desdeñoso que el dragón hizo cuando pasó junto a ellos, antes de acercarse a Shadow: se echó junto a él, y valiéndose de su hocico le tomó de la ropa para ayudarlo a sentarse, con la espalda recargada en su cuerpo.

    -¿Te importaría si nos adelantamos de cualquier forma? – el paladín se dirigió al vampiro- La hermana de Nolk tiene heridas algo graves, y me preguntaba si podía usar algunas hierbas del laboratorio de Jareth para elaborar algunas pociones.

    -Vete de una vez y toma todo lo que necesites, comienzas a marearme con tanto protocolo.

    Orpheus soltó una carcajada mientras se dirigía hacia donde habían dejado a los caballos junto con los demás. Una vez la hermana de Nolk estuvo bien acomodada en su caballo, todos partieron juntos, dejando descansar al vampiro y a la joven. Necesitaban recuperar fuerzas antes de regresar.
    Pasaron varios minutos de silencio incómodo, hasta que Saberjewel se acercó a Shadow, quien palmoteaba de forma distraía la pata de Rimzet. El dragón parecía dormido, pero no dejaba de mirar a la guerrera con un ojillo entreabierto, siempre alerta.

    -Hay algo que no entiendo del todo. ¿Por qué la salvaste?- ella se acuclilló junto al vampiro

    -Porque Cour, el anterior Barón Dragmare, tenía buenos tratos con la casa Mistwar- Shadow miró fijamente a Saberjewel

    -Eh… gracias- la chica apartó bruscamente la mirada, algo incómoda.

    -Me gustaría que le dieras esto cuando despierte- Shadow tomó la mano de la vampiresa, dejando caer en ella un colgante con la figurilla de un lobo tallado de ágata blanca- pertenecía a mi hermana pequeña, quiero que lo conserve.

    -¿Por qué querrías eso?

    -Es un regalo de bienvenida para la futura baronesa, además si se concentra un poco puede sentir la presencia de los lobos que anden en las cercanías, e invocarlos a su favor. Le servirá ahora que los pronósticos no son buenos- Saberjewel iba a decir algo, pero el vampiro la interrumpió- ¿Aceptarían quedarse en el castillo de Nod por una temporada?

    -Supongo que será lo mejor, ella debe recuperarse- dijo la guerrera tras unos segundos.

    -Excelente, espero que disfruten de la hospitalidad de mi reino- el vampiro sonrió ampliamente - ¿Vamos al castillo? Rimzet puede llevarnos a los tres sin problemas.

    -Todo eso suena muy bien – Saberjewel se sentía bastante nerviosa. ¿Qué le estaba pasando? - ¿Pero podrías soltarme ya la mano?
     
  2. Linkaín

    Fortianitas recibidas:
    0
    Shadow parece un Clérigo/Mago/Guerrero como lo pintas. Está curioso xD.

    Ya tengo ganas de ver los emisarios de Xi'an x3
     
  3. Säbel

    Säbel Administrator
    Miembro del equipo

    Fortianitas recibidas:
    27
    Después de un receso un poco largo, volvemos de nuevo con esta historia. Espero sea de su agrado =)

    CAPITULO 11
    La gente de la ciudadela no daba crédito a lo que veían cuando la extraña comitiva volvió al castillo. El Barón Dragmare estaba vivo, y no podía ser un impostor ya que el mismo Rimzet lo llevaba en el lomo; quizá aun más raro resultaba ver que el dragón llevaba pasajeros extra, sin que fuera algún miembro del Mournvyll. Pero aun con todo esto la gente no hizo muchas preguntas. Eran solo unos pocos quienes no veían con agrado la escena, entre ellos un sujeto bajito y rechoncho con cara de rata, quien disimuladamente se escurrió entre la multitud sin ser notado.

    Shadow permitió que los demás aventureros permanecieran en el castillo el tiempo que fuera necesario: en parte como agradecimiento, en parte porque necesitaba apoyo, aunque no lo aceptaría abiertamente.
    No les tomó mucho tiempo instalarse en el amplio castillo, ya que las habitaciones de los Siete Grandes estaban vacías y podían utilizarlas sin problemas. Azalie fue directamente al despacho de Jareth sin decir palabra. Pixy tomó la habitación de Valdrin, dejando a Nika la que perteneciera a Belarzyne. Nolk se instaló en los aposentos de Dorgan, Orpheus en los de Tarsic –a regañadientes del Barón-, mientras que Saberjewel y la joven tomaron la habitación de Medela.

    Una vez que estuvo más repuesta, aseada y con ropas limpias se reunieron todos en el Salón de Guerra, para hacer más formal su presentación al grupo. Lucía muy diferente de la niña harapienta que sacaran del palacio apenas unas horas antes: se había peinado los largos cabellos negros en una trenza que caía hasta su cintura, con algunos mechones sueltos enmarcando un rostro fino con forma de corazón. Usaba un vestido de terciopelo azul, un tono casi como el del cielo nocturno; en el cuello exhibía el colgante con forma de lobo que le fuera regalado por Shadow. Todo resaltaba el tono claro de su piel y sus enormes ojos violetas, los cuales chispearon un instante mientras se posaban sobre cada uno de los presentes. Finalmente, la joven se levantó de su asiento.

    -Mi nombre es Trielvie Mistwar, pero pueden llamarme Triel si así lo desean- dijo al hacer una graciosa reverencia, antes de sentarse

    -Te sienta muy bien la ropa de Medela – Shadow tenía una sonrisa triste en el rostro- Usa todo lo que quieras, Triel. No hay ningún problema – se apresuró a agregar, mirando de reojo el ceño ligeramente fruncido de Saberjewel.

    La guerrera también se había arreglado para la ocasión, no le parecía correcto aparecer con sus gastadas ropas de viaje. Lucía un vestido más sencillo, color negro, que se ceñía a su cuerpo firme y formado por el ejercicio. Ella se apartó el cabello de la cara intentado relajar su gesto, pero sin conseguirlo por mucho tiempo. Toda la hospitalidad presentada era demasiado para su gusto: sabía que debían retribuirle las atenciones con algo de valor similar, y no llevaba nada encima. El que Shadow le diera permiso a Triel de hacer su voluntad no ayudaba nada; Saberjewel sólo esperaba que la joven no se encaprichara demasiado con el lugar y las lujosas ropas a las que tenía libre acceso.

    Orpheus observaba toda la escena sin decir palabra, concentrado en los matices del lenguaje corporal e intercambiando miradas de complicidad con Azalie de vez en cuando. Creía adivinar que la incomodidad de la vampira se debía a algo más que el protocolo: aunque Shadow y Triel se habían enzarzado en una conversación sobre trivialidades de ambos feudos, el vampiro no dejaba de mirarla por el rabillo del ojo, y era evidente que eso la ponía aun más nerviosa.

    El paladín decidió romper la tensión del ambiente, dio un largo sorbo a la copa de hidromiel que tenía enfrente y la dejó sobre la mesa con fuerza, para captar la atención de los presentes con el ruido. La mirada agradecida de Saberjewel le hizo sonreír.

    - Shadow, me gustaría agradecer tu hospitalidad con un buen discurso, pero no tenemos tiempo para eso – Orpheus se irguió en su asiento – Me preocupa que hayan visto a esos exploradores en Nod.

    - Mencionaste a una tal Synithra, ¿qué hay con ella?

    -Synithra “la Siniestra” es una aliada del actual rey de Xian, famosa por su crueldad y su ambición desmedidas. Roja tenía que ser – Azalie resopló con desprecio

    -¿A qué te refieres con “roja”? – preguntó Saberjewel

    -Synithra es una dragona roja. Son aun más perversos y fuertes que los dragones negros; comprenderás que nuestra raza tiene choques constantes con ellos- la hechicera tomó un trozo de pan y se lo llevó a la boca

    -Enemistad de la cual se aprovecha el rey actual – Orpheus retomó la palabra – Él es el culpable de que nos expulsaran de las montañas, seguramente para quitarse obstáculos del camino. Y por ello, buscando aliados para expulsar a los Plateados de su hogar legítimo, hizo tratos con los dragones rojos. Synithra es parte del grupo que dejaron a cargo para salvaguardar el lugar.

    -¿Entonces los buscan a ustedes? – Nolk, preocupado, miraba a su maestro y a la hechicera

    -Seguramente la envían a terminar el trabajo sucio del rey. Te diría que no se cómo supo nuestra ubicación, pero hemos sido algo descuidados – Orpheus miró a su hermana, quien bajó la vista avergonzada- De cualquier forma, tarde o temprano sabría en dónde estábamos.

    -Bien –Shadow se recargó en el respaldo de su asiento, cruzando los brazos- ¿Qué otra cosa deberíamos saber de Synithra?

    -Es una Guardiana Negra. Así se les llama a los seguidores de aquel a quien ustedes conocen como la Tempestad.

    -¡Qué bien! No sólo tenemos a un vampiro loco encima de nosotros, ahora también nos sigue un paladín malvado. ¡Es justo lo que he deseado toda mi vida! – dijo Pixy con la voz cargada de sarcasmo - ¿Qué coño vamos a hacer al respecto?

    -Podríamos invitarles a comer para romper el hielo y conocerlos mejor - la respuesta mordaz de Saberjewel hizo que la ladrona le mirara con ojos asesinos, pero no respondió nada

    -Caruman vería con buenos ojos la posibilidad de contar con un aliado así, tenemos que estar listos para pelear.

    -¡Tienes el apoyo de Crystalia! ¡Yo lucharé a tu lado!

    Triel se levantó excitada, mientras hablaba. Cuando terminó cayó un pesado silencio; todos la miraban sorprendidos sin saber muy bien qué decir. La guerrera fue la primera en hablar.

    -¿Tú y qué ejército?

    –Te recuerdo que soy el único esbirro Mistwar que queda y por ende ahora debo ser la nueva Baronesa.

    -Disculpe usted, señora mía – Saberjewel arqueó una ceja, bastante divertida - ¿Y cómo piensa apoyar al Barón Dragmare en su guerra?

    -Sabes perfectamente que puedo luchar con todo tipo de espadas, soy buena tiradora con el arco y naturalmente soy maga con cierto poder.

    -Nunca me has rasguñado con tus cuchillos para mantequilla, eres más peligro que ayuda con el arco y seguramente los enemigos se sentirán intimidados cuando les arrojes lucecitas de colores a la cara – la vampira ahogó una carcajada

    -¡Algo puedo hacer, idiota! – Triel clavó la vista en ella antes de sentarse nuevamente, con el espíritu de lucha herido

    Quizá la situación no fuera la más idónea para ello, pero muchos de los presentes no pudieron evitar sonreír para sus adentros aun cuando estaban algo sorprendidos. Al parecer Saberjewel no era sólo leal a la casa Mistwar, se notaba que llevaba tiempo de antes conviviendo con Trielvie de alguna forma, y eso era lo más extraño de todo.

    -¿Cuánto tiempo tenemos para prepararnos? – Saberjewel se dirigió a Shadow, ignorando el berrinche de la joven

    -Depende de lo que tarden esos dos en reunirse y ponerse en acción, es difícil definirlo. Puedo enviar exploradores para tantear el terreno, pero si quieres entrenar, ahora es buen momento para empezar.

    -No soy un gran arquero, pero puedo ayudar con eso. También me gustaría que Nika aprenda a defenderse – Nolk miró a su hermana, luego a Saberjewel – Si tu estás de acuerdo, claro.

    -¿Aparte de magia vampírica puedes usar otras cosas? – Azalie preguntó a Trielvie, quien asintió con la cabeza- Encontré algunos textos en el despacho de Jareth que pueden ayudarte. No me parece mala idea que conozcas otras escuelas.

    -Por la magia de mi gente no te preocupes Azalie, yo puedo enseñarle – Shadow le sonrió a Triel

    -Ve a cambiarte, te esperaré en el jardín. Y más te vale llegar rápido.

    Saberjewel fue la primera en levantarse de la mesa y salir del lugar. Una vez que cruzó la puerta del salón y se encaminaba a sus habitaciones, dejó salir la carcajada que había estado reprimiendo todo el tiempo. No la convencía del todo que Shadow estuviera tan interesado de enseñarle a Trielvie porque tendría que verlo todo el tiempo, pero le estaba agradecida. A él y a los demás, serían una gran ayuda para proteger al esbirro Mistwar. Era más de lo que esperaba conseguir, ahora que era evidente que ella era su guardaespaldas.
     
  4. Linkaín

    Fortianitas recibidas:
    0
    Me da a mi que es un poco corto al fin y al cabo xD. Pero va bien.

    Paladin/Clérigo por favor xDDD
     
  5. Säbel

    Säbel Administrator
    Miembro del equipo

    Fortianitas recibidas:
    27
    Es corto porque era algo más de relleno, y no sé, no me pareció apropiado alargarlo más. Quiero que la aparición de Synithra tenga un poquito más de protagonismo =)

    De lo otro, ¿eh? ¿Paladin/clérigo quién? xD
     
  6. Linkaín

    Fortianitas recibidas:
    0
    Tu ya sabes quién -w- Más que Clérigo, Dracólito >.o

    Por cierto, tengo que comentarte cosas sobre Xi'an o.o. A ver si nos vemos por msn y te las explico, que es como estoy formando Xi'an en versión Dungeons&Dragons xD
     
  7. Säbel

    Säbel Administrator
    Miembro del equipo

    Fortianitas recibidas:
    27
    CAPITULO 12

    CAPITULO 12

    Era una tarde calurosa. Pixy se encontraba en la costa de Nod, encaminándose hacia la playa. El observar el grande y hermoso océano siempre le despejaba la mente, y ahora mismo estaba un poco harta de toda la situación en que se encontraba metida hasta el cuello.

    Desde su infancia se había visto involucrada en las guerras. Conflictos inútiles que los gobernantes de los reinos iniciaban con cualquier pretexto, ya fuera para hacer crecer su reino y para quitarse a los opositores del camino; normalmente gente que se oponía al despojo de sus tierras. Pixy sonrió con amargura mientras lanzaba un cangrejo perdido al mar y veía como las olas se lo llevaban, recordando cosas que no quería recordar.

    //////////////////////////////////////////////////////////
    - ¡No me interesa pertenecer a una familia! ¿Por qué no entiendes eso? - La jovencita apretaba los puños- Desde que tengo memoria estoy sola en este mundo. ¡Y me ha ido bien!

    -Vamos, no seas tan dura con ellos. Lo único que desean es tu bienestar; que tengas una casa y gente que te de sustento: alimento, ropas, calor de hogar. ¿Acaso no deseas eso también?

    Pixy guardó silencio, aun con los puños apretados, mientras miraba a la mujer encargada del orfanato en donde había pasado casi toda su vida. Aunque consintiera en irse, ¿qué caso tenía si acabaría volviendo? Como decenas de ocasiones antes de esa.

    -Simplemente no me interesa

    //////////////////////////////////////////////////

    La ladrona hundió la cabeza entre las manos, masajeándose las sienes. Últimamente ese recuerdo venía a su mente con frecuencia, y eso también comenzaba a cansarla. ¿Sería acaso por ver el cuidado con que Nolk enseñaba a Nika? Ni hablar de Orpheus y Azalie, esos dos se habían vuelto casi insoportables desde que la hechicera volvió a la normalidad. El único con quien se entendía un poco era Shadow, comenzaba a caerle bien porque él también parecía estar completamente solo.

    Era demasiado tarde cuando se percató de la presencia a sus espaldas. Sólo sintió la mordida del acero frío en su espalda baja, y cómo su cuerpo comenzaba a entumecerse antes de caer inconsciente.

    - - - - - - - - - - - -

    -Mi señor… disculpe la interrupción, pero le traigo noticias que…

    El mago se detuvo de golpe, desviando la mirada claramente perturbado. Junto al vampiro yacía el cadáver de una mujer con los miembros dislocados y el cuello en una posición antinatural, lleno de cortes sangrantes. Caruman levantó la cabeza, mirando al intruso con cierto enfado.

    -¿Qué quieres? ¿No te das cuenta de que estoy ocupado?

    -Es importante, mi señor. Una comitiva del reino de Xian lo espera en el gran salón, hay un emisario que desea hablar con usted

    -¿De Xian? Mmm… regresa y ve que nuestros invitados estén cómodos, ahora mismo los alcanzo.


    Cuando el mago se retiró con pasos apresurados, el vampiro volvió la vista hacia quien había sido su almuerzo. Suspirando, se limpió los chorretes de sangre que aún tenía en la boca, tomó el cadáver y sin más ceremonia lo arrojó por la ventana de sus aposentos. Ya no le servía más.
    Caruman entonces se vistió lo más apropiado posible para la ocasión y se dirigió hacia el gran salón, intrigado, preguntándose qué querrían de esas tierras lejanas para enviarle emisarios precisamente a él. Cosa que no harían si no se tratara del Barón, y era bien sabido quién ocupaba el trono de Nod en estos momentos.

    Una vez que entró al lugar lo comprendió mejor: tres personas enfundadas en armaduras lustradas de color negro le esperaban, quienes en cuanto le vieron caminar hacia la cabecera de la mesa se quitaron los yelmos en señal de respeto. La mujer que parecía ser la líder era tan alta como el vampiro, pero no era sólo eso lo que le daba un aspecto imponente. Su rostro, si bien lucía completamente humano, tenía escamas que acentuaban más sus rasgos fieros y sus ojos reptilianos; su piel no era completamente rosada, tendía más a un tono rojizo que era difícil de describir. Llevaba sujeta su cabellera cereza, casi negra, en una coleta a la altura de la nuca, sin más adorno que la cinta de cuero con que estaba atada.

    La mujer hizo una seña a sus acompañantes, quienes saludaron una vez más con una inclinación de cabeza antes de salir del lugar, al igual que los sirvientes del vampiro.

    -Vayamos al grano. ¿Quién eres y qué quieres aquí? – Caruman se sentó, invitando a la mujer a hacer lo propio

    -El rey de Xian está interesado en hacer tratos contigo, Barón Slypher. En cuanto a mi, sólo soy un emisario a su servicio y al de la Tempestad: Synithra Rith.

    -¿Synithra la Siniestra?- el vampiro se irguió en su asiento, interesado

    -¿Siniestra? ¡Ese es bueno, no lo había escuchado! – Synithra soltó una carcajada que recordaba una especie de gruñido ronco- Me gusta, creo que comenzaré a usarlo como título.

    -¿Qué trato querría hacer el rey de Xian conmigo? No soy el máximo poder en Nod, al menos no por ahora.

    -La casa Slypher es la gobernante legítima en Nod. Comprenderás que los intereses de Xian apoyan tu causa, esa es una de las cosas por las que me han enviado aquí; la otra es algo personal.

    -¿Y en qué me benefician a mi tus deseos más íntimos?

    -Para debilitar a tu adversario. Verás, tengo cuentas pendientes con Lirans el Plateado y su hermana demente –Synithra resopló con desprecio, llenando el aire frente a ella de pequeñas chispas- Sé que los dos han sido vistos en Nod últimamente, así que es matar dos pájaros de un tiro… no, tres en realidad.

    -¿Por los dragones negros? No suena tan descabellado, nunca han sido de grupos. Aunque Rimzet es el peligroso, esa lagartija es demasiado leal a Shadow.

    -Hay una forma sencilla de deshacernos de él. Sé que acaba de tener una cría, si logramos apoderarnos de ella ahora que la madre está débil tendremos ventaja sobre él.

    -Eso ya será tu trabajo. En cuanto a encargarnos de Shadow, tengo algo que querrá conseguir a toda costa; y de hecho, tengo una idea de cómo lo podemos lograr.

    -¿Tenemos un trato entonces?

    Caruman y Synithra estrecharon sus manos, sellando el trato. El vampiro observó por unos segundos a la dragona, cuyos ojos malévolos brillaban de gozo ante la perspectiva de lo que tenían enfrente. Aunque le imponía cierto respeto –seguramente por ser un dragón rojo, muy en contacto con el fuego- comenzaba a caerle bien. Al parecer el problema de cómo dar el siguiente golpe en la guerra acababa de resolverse solo.

    _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _

    -¡Shadow! ¿Ya viste esto que…?

    Pixy entró de golpe al salón en que solían reunirse todos, agitando un cartel frente a ella. Pero se detuvo de golpe al notar que todos estaban sentados alrededor de la mesa, pasándose entre ellos cuatro copias más de lo que la ladrona tenía en la mano.

    -Bah, no importa. Veo que ya están enterados – agregó decepcionada, sentándose en la silla que solía ocupar

    -¿Puedes leer eso en voz alta de nuevo, Orpheus?

    -Bien – el paladín se levantó con el cartel en las manos – Aquí pone: “Atención a todos los cazarecompensas y buscadores de tesoros. Se ofrece una jugosa recompensa a quien sea capaz de recuperar el ‘Corazón de Triaht’, un artefacto muy valioso para la iglesia de Faeridil que ha sido robado recientemente. Los interesados pueden presentarse en el templo de la ciudad para registrarse con el Alto Clérigo, partiendo mañana al caer el ocaso” – Orpheus se sentó de nuevo – E incluye un esbozo de dicho artefacto.

    -Ese lo conozco bien: es un rubí del tamaño de un puño, montado sobre una especie de mano hecha de oro – intervino Azalie – Hace unos días encontré un libro que hablaba sobre él a detalle.

    -Esto es obra de Caruman, estoy seguro. Ese bastardo debe tener el artefacto, es la única forma de que haya vencido así a mi gente – Shadow frunció el ceño

    -¿Cómo lo sabes? – preguntó Nolk

    -El Corazón de Triaht es una reliquia que se creó para atrapar la esencia de Crevldlor, un mago de la Torre Blanca que se autoproclamó “dios vampírico” hace mucho tiempo. Si Caruman buscaba obtener su poder es lógico pensar que él lo tenga – el vampiro hizo una pausa – Se dice que para liberar esa esencia, debías alimentar al artefacto con las almas de siete vampiros poderosos y liberarlo en un ritual que es difícil de explicar.

    -¿Ese ritual debía celebrarse durante la Luna Negra? ¿A medianoche? ¿Con velas y una persona recostada con la cabeza apuntando a una ventana?

    -Así es – Shadow miró a Trielvie, quien temblaba de nervios - ¿Eso fue lo que querían hacer contigo?

    Trielvie asintió con la cabeza. Se limitó a refugiarse en el abrazo protector de Saberjewel, quien le dio unas palmaditas en la espalda para tranquilizarla.

    -Debía estar muy desesperado para intentar algo así con una maga Anghym, seguramente se llevó una sorpresa desagradable – dijo la guerrera con una sonrisa tétrica, y enseguida miró a Trielvie con reproche – ¿Por qué demonios no me habías contado eso antes?

    -Acabo de recordarlo…

    -¿Qué haremos entonces? Está claro que debemos recuperar la reliquia, pero no podemos dejar de lado el asunto de Synithra. ¿Shadow? – interrogó Orpheus, mirando al vampiro

    -Iré por la reliquia. Tu puedes quedarte aquí en el castillo, investigando lo de tu amiguita.

    -Pero no puedes ir solo, es obvio que esto es para tenderte una trampa. Tampoco podemos ir todos o te delataríamos.

    -¡Yo lo acompaño!

    Saberjewel, molesta, miró a Pixy. Aunque no tenía que enojarse por una tontería como esa, no es que quisiera pasar tiempo con ese hombre tan presumido.

    -Tengo mucha experiencia colándome en calabozos, ruinas y cosas así – la ladrona se apresuró a seguir hablando – Además no hay nadie mejor que yo con los disfraces; después de lo que haré contigo ni tu madre te reconocería.

    -No me parece mala idea – Shadow soltó una carcajada – Por mi está bien, así los demás pueden quedarse y seguir entrenando. Y Trielvie seguiría estando acompañada.

    -No se diga más, socio. Ahora mismo iré a inscribirnos.
     
  8. Säbel

    Säbel Administrator
    Miembro del equipo

    Fortianitas recibidas:
    27
    Si, yo sé que he tenido esto terriblemente abandonado, pero no había tenido inspiración para escribir. Pero tras una mala racha me decidí a retomarlo. Ya es hora de darle un final digno al proyecto, y si todo sale bien, espero estarlo terminando el próximo año =)

    Ahora si, el capítulo de turno:
    = = = = = = = = = = =

    CAPITULO 13

    El salón de guerra se vaciaba poco a poco tras la salida de Shadow, quien se excusó para ir a preparar sus pertrechos para el viaje mientras Pixy arreglaba todo respecto a las inscripciones y los disfraces que usarían. Saberjewel, hastiada, se levantaba de su asiento cuando Orpheus y Azalie le interceptaron.

    -Hey, Saber – la hechicera se acercó - ¿Podemos charlar un momento contigo?

    -Ve al grano – respondió la aludida de una forma algo grosera

    -Bueno, verás… - Orpheus se adelantó, antes de que Azalie pudiera reclamar – He observado a Trielvie mientras entrena, y creemos que podría ir una temporada con Azalie al estudio privado de Jareth, está a unos días de camino de aquí.

    -No iría sola, también llevaría a Nika – dijo Azalie, señalando a la chica con un ademán vago – La idea es que estar en un lugar aislado les ayude a concentrarse mejor. A Nika para descubrir si tiene aptitudes mágicas; a Trielvie para probar sus avances, porque creo que está lista para aprender magia vampírica más compleja.

    -Y si hacen que algo explote, que no nos lleve a todos a la mierda – la vampira, más relajada, se rió – Como sea, mientras no vaya sola. Yo tengo otros asuntos de los cuales encargarme.

    -De hecho planeaba escoltarles personalmente, y Nolk se quedaría en el castillo por si algo pasara.

    -Entonces creo que terminamos aquí.

    Sin más ceremonia, la guerrera abandonó el lugar. Azalie se limitó a encogerse de hombros e irse a preparar sus cosas. Orpheus, sin embargo, comenzó a seguir a la vampira durante un rato hasta que le alcanzó, cuando intentaba orientarse en los laberínticos pisos inferiores.

    -Oye, ¿te importaría si te acompaño? Al parecer buscas la armería, yo te puedo llevar a ella.

    -Ya estás aquí, ¿no? – la vampira echó a andar por el pasillo que le indicara Orpheus

    -¿Por qué eres así conmigo? No te he hecho nada.

    -Déjalo, no importa – Saberjewel se giró hacia el paladín – Es sólo que tu amiga acaba de arruinar mis planes.

    -¿Deseabas ir a buscar el artefacto?

    -No del todo, en realidad quería investigar algo más sobre ese Caruman y la cacería del tesoro era el pretexto perfecto.

    -¿Acaso le conoces desde antes? – El paladín se detuvo frente a una pared, tanteando los muros como si buscara algo.

    -No, pero su aura me parece familiar. Creo que tiene algo que ver con la destrucción de Crystalia.

    -¿Y cómo se relacionan las dos cosas? – Orpheus presionó un bloque de piedra, que se hundió varios centímetros en la pared

    -Te dije, su presencia se me hace conocida pero no he logrado atar todos los cabos. Hay algo que no encaja.

    Una vez que el mecanismo activado por el paladín terminó de descubrir la entrada a otro corredor amplio, continuaron caminando un trecho hasta que llegaron a una cámara amplia de forma circular, tan grande que no podían ver el lado contrario desde el lugar en que se encontraban. En las paredes que su vista abarcaba se distinguían las siluetas de miles de armas diferentes: desde las más comunes hasta las más extrañas traídas de tierras lejanas.

    -¿Hay algún encantamiento de Oscuridad en este lugar?

    -Es lo más probable – Orpheus se giró a Saberjewel, quien le devolvió la mirada con ojos rojos de un brillo sobrenatural – No puedo ver nada claro y mira que la percepción de un dragón es muy amplia.

    -Yo tampoco veo muy bien. Me pregunto qué otras cosas habrá por aquí – la vampira examinaba un par de cimitarras pequeñas que colgaban de una pared

    -No creo que esta sea la única defensa del lugar; además a Shadow no le hará mucha gracia.

    -Ah, no tiene por qué enterarse – Saberjewel se giró hacia él con una expresión maliciosa en el rostro, que resaltaba aun más por el brillo de los ojos – Estará demasiado ocupado buscando el artefacto. Y si bien no soy experta en las fullerías tengo mis trucos; anda, vamos a ver qué hay más allá.

    -En absoluto, no te ayudaré con…

    La vampira echó a andar, con ambas cimitarras colgando de la espalda. El paladín la siguió a regañadientes, pero no avanzaron mucho. Un gruñido amenazador salió de entre las sombras, y antes de tener tiempo para reaccionar ya tenían al guardián de la armería encima: un perro enorme y musculoso del color de la noche, con dos cabezas de dientes afiladísimos que no dudaron en atacar a los dos intrusos con sus poderosas mandíbulas. Saberjewel alcanzó a quitarse por los pelos pero Orpheus no tuvo tanta suerte, ya que la bestia logró atraparlo y aprisionarlo con sus patas contra el suelo.

    -¡Ramosan! ¡Detente!

    Al aparecer Shadow en el lugar la bestia se detuvo de golpe, justo antes de clavarle los dientes al paladín. Sin dejar de gruñirle se quitó de encima suyo y las dos cabezas miraron al rey, expectantes. El vampiro le arrojó dos conejos muertos que Ramosan se tragó de dos bocados y tras esto volvió a meterse entre las sombras, por donde había salido.

    -¡Por Naneel! ¡Estuvo demasiado cerca! – Orpheus se levantó, revisándose frenéticamente el cuerpo

    -¿Por qué demonios no me dijiste que tenías encerrado a tu perrito faldero? – dijo la vampira, aún tensa y aferrada a las dos espadas

    -Oh, lo olvidé. Normalmente bajo aquí solo – Shadow miró al paladín - ¿Te hirió?

    -Creo que no

    -Bien, entonces no hay que preocuparse por el veneno. ¿Encontraste lo que buscabas, Saber?

    -¿¡Qué le ha dado a todo el mundo ahora para que me llamen asi!?

    -Suena bien y es pegajoso – el vampiro parecía divertirse sacándole canas verdes

    -Como sea – dijo ella secamente, bajando las espadas- creo que estas le vendrían bien, pero me pregunto si debería entrenar con otras armas.

    -Azalie puede enseñarle a luchar con látigo y bastón, es muy buena con las dos cosas. – intervino Orpheus- Si te parece bien le enseñaré cómo pelear con una sola espada; puedo robarle algunos minutos a Zaza para que las niñas tengan algo de entrenamiento físico.

    -¿Al final irán al estudio?

    -Si. De hecho debo irme, la idea es partir ya para viajar de noche – el paladín le pidió las espadas a Saberjewel, quien se las entregó sin mucha ceremonia

    Ambos vampiros observaron a Orpheus irse con paso rápido, era evidente que seguía algo nervioso por el encuentro con el perro. Animal que se les volvió a acercar, husmeando el aire, una vez que el paladín ya no estaba cerca. Saberjewel retrocedió.

    -No te pongas nerviosa– Shadow le dio unas palmadas a Ramosan en el lomo – ¿Por qué no lo tocas?

    -No gracias, quiero conservar intacto mi cuerpo.

    -No te atacará. Además parece que le agradas.

    Ramosan se acercó a Saberjewel, quien estaba tan nerviosa que parecía un gato enfadado a punto de atacar. Para su sorpresa la enorme bestia sólo la olisqueó y bostezó con indiferencia; una vez que ella se animó a rascarle tras las orejas el animal le dio un empujoncito con una de sus cabezas y se alejó.

    -¿Entonces no ataca a los vampiros?

    -No exactamente, ataca a cualquier intruso en general. Me parece que contigo no hizo nada porque percibe el aroma de Medela, ten en cuenta que llevan todo este tiempo hospedándose en su habitación. – Shadow se paró en el umbral de la armería – Por cierto, no sé qué pretendas hacer aquí pero mejor no entres durante el día.

    -¿Qué es lo que escondes? – Saberjewel alcanzó al vampiro, quien ya había comenzado a desandar el camino por los laberínticos pasillos – Debe ser algo muy importante para tomarse tantas molestias.

    -Dime primero por qué querías llegar al fondo de la armería

    -Te lo diré si me llevas contigo a recuperar el Corazón de Triaht.

    -No puedo hacer eso – dijo Shadow, deteniéndose de golpe

    -¿Por qué no?

    -¿Has perdido la cabeza?

    -¿Qué quieres a cambio?

    -¡Ya basta! – el vampiro, enojado, encaró a Saberjewel – ¿Por qué insistes tanto? Sabes muy bien que los talentos de Pixy son muy valiosos ahora. ¿O eres tan estúpida para pensar lo contrario?

    -Escúchame bien, reyecito de cuarta – la vampiresa dijo con voz ronca – Me importa muy poco lo que tu amiguita humana pueda o no pueda hacer. Mucho de lo que estoy haciendo en tus tierras depende de lo que pueda o no investigar ahora, ¿te quedó claro?

    -Si te digo todo lo que quieres saber, ¿me dejarás en paz? – Shadow se mesó el cabello, hastiado – Con la condición de que a cambio me digas qué es lo que quieres realmente de todo esto.

    -Por mi está bien.

    -Entonces acompáñame, aquí no podemos hablar.

    Siguieron caminando por un pasillo largo hasta llegar a una puerta pequeña, que les condujo a una torre con una escalera de caracol inmensa. Tras un rato casi eterno de subir escalones llegaron a otra puerta, que esta vez les llevó directamente a la planta en donde se encontraban los aposentos del rey. Entraron por una puerta al frente de su habitación, a una sala acogedora que usaba como biblioteca y estudio privado. Shadow le hizo pasar, le invitó a tomar asiento y cerró la puerta en cuanto Saberjewel hubo cruzado el umbral.

    Dicho lugar tenía estantes que llegaban al techo de la habitación, repletos de libros y papeles. Había también una mesita circular de madera rojiza con sus sillas acojinadas a juego, que en ese momento lucía lleno de pergaminos y viales con pociones y otros líquidos extraños que no supo identificar. La pared tras la mesita lucía una pintura enorme: un Shadow de proporciones naturales, coronado y vestido con sus mejores galas, le devolvía una mirada pícara desde el lienzo.

    La vampira se sentó, mirando de vez en cuando la pintura. Shadow tomó asiento frente a ella y en un intento por despejar la mesita, movió todo lo que tenía encima hacia la orilla que daba a la pared. Tras varios minutos de silencio incómodo, el vampiro tomó la palabra.

    -Habla de una buena vez

    -A grandes rasgos creo que Caruman está involucrado en la destrucción de Crystalia. Me parece que esto va más allá del usar a Trielvie para completar el ritual de Crevldlor porque lo podría hacer con cualquier Anghym, hasta conmigo.

    -Pero quitándose a la princesa de encima lograría mucho, para empezar dejar al reino sin sucesión clara y generar una guerra civil, lo cual es muy de su estilo.

    -Si, pero hay algo que no me cuadra en todo esto. ¿Qué pintaba él en mi reino antes del ataque? Porque estoy segura de haber notado esa presencia, pero hablamos de una época en donde yo no tenía mucho de haber sido adoptada por la familia real. Al menos… - Saberjewel hacía cuentas con los dedos – han pasado unas cuatro o cinco décadas desde entonces.

    -No es posible, por entonces él estaba en Nod, en una campaña del tipo “te unes a mi o mueres”.

    -¿Cómo lo sabes?

    -Digamos que antes éramos amigos, pero yo no veía las cosas con claridad – Shadow, meditabundo, miraba por la ventana – Ahora que lo pienso, siempre dudé de lo que hizo con nosotros.

    -¿Qué cosa?

    -Pues de alguna forma a mi, a mis hermanos y mis compañeros nos hechizó para controlarnos y que hiciéramos lo que le viniera en gana. Como arrasar aldeas de humanos porque quería pasar el rato; eso no era propio de él. – el vampiro la miró – Me refiero, claro, al uso de hechizos. Nunca había demostrado interés por la magia hasta entonces, y me sorprendió enterarme de que buscaba hacer un ritual mágico tan complejo como este.

    -Yo nunca lo vi en Crystalia; sin embargo, de alguna forma, estuvo ahí el día que secuestraron a Trielvie. Con todo esto de la cacería pensaba ir a investigar.

    -¿Y qué hacías colándote en donde no debías entrar?

    -Supuse que ahí podría encontrar alguna respuesta, como alguna vez él y su familia vivieron en este castillo…

    -Mejor no lo hagas. Si llegas a perderte adentro y se hace de día morirías calcinada; el lugar se ilumina todo con luz del sol, como si fuera el exterior. Y si te toca tiene el mismo efecto que si lo hiciera en la intemperie.

    -¿Y qué hay de lo demás?

    -Bah, si de cualquier forma vas a quedarte tendrás que saberlo. Hay un pasadizo secreto al fondo de la armería que si recorres te llevará fuera del castillo, cerca de los pantanos en donde Rimzet suele dormir.

    -¿Por qué te tomarías tantas molestias por un dragón? No creo que necesite tu ayuda para defenderse.

    -El problema es que por fin se ha apareado con una hembra y están incubando un huevo.

    -Los dragones son terribles con todo lo que se refiere a atentar contra sus crías. He oido historias de gente que ha intentado robar huevos de dragón y de quiénes solo encuentran algunos huesos, mucho tiempo después, si es que quedan restos. – Saberjewel arqueó una ceja – No entiendo por que te preocupa tanto, más si están ambos reptiles custodiando el huevo.

    -Si Caruman se interesó por magia a ese nivel, podría hacer cosas peores si se apodera del huevo. Y si ha logrado aliarse con esa Synithra que mencionó Orpheus le sería mucho más fácil conseguirlo.

    -Eso tiene más sentido, en especial si atacan estando sólo uno de tus amigos en el nido.

    -Exactamente. Rimzet no está en Nod ahora.

    -Mierda

    -Si todo quedó más claro te pediré que te retires– Shadow se levantó de la mesa, dirigiéndose a la puerta – Mientras esté fuera puedes entrar aquí y leer cuanto se te antoje: hay libros con crónicas sobre el reinado de los Slipher que podrían aclararte las cosas. Pero si me entero de que intentaste investigar en el arsenal o saliste de este castillo, no seré bueno contigo. Y tengo muchas formas para enterarme si eso sucede.
     
  9. Zeldas Arakeist

    Fortianitas recibidas:
    7
    Y dices que no tienes inspiración, mujer? xDDD

    Como sea, me ando poniendo al corriente, eso si, no te voy a negar que el diálogo entre tu y Linkaín me inquieta...necesito un diccionario para lo de "Dracólito" aunque ya lo haya dicho en son de broma.

    Jo..me cuesta tanto trabajo recordar la diferencia entre las clases...snif.

    Por cierto, cómo le hacías para inventar buenos nombres? xD
     
  10. Edil

    Fortianitas recibidas:
    109
    #30 Edil, 28 May 2018
    Última edición: 28 May 2018
    Y bien, Saberjewel recuperó el corazon de Triaht ? Trielvie fue la sucesora al trono de Crystalia? @Säbel
     
  11. Säbel

    Säbel Administrator
    Miembro del equipo

    Fortianitas recibidas:
    27
    Aun no lo sabemos, quizá en un futuro salga pero no se aun si en texto o en versión gráfica :P
     
    Edil le dio Fortianita a este mensaje

Compartir esta página