El Templo de Piedra [En Juego]

Tema en 'Dados' iniciado por Pali, 18 Ago 2013.

  1. Oye Invitado, te recordamos que no necesitas una cuenta para crear un tema o participar en una discusión en El Palacio.

    Recomendamos crear una cuenta para aprovecharte de nuestro sistema de Rupias y Pegatinas, ademas de personalizar tu perfil y mensajes con avatares y portadas, pero si prefieres permanecer anónimo ¡no hay problema!

    Todo El Palacio esta abierto para ti. ¿Que esperas?

    Descartar aviso
  1. Zafiro Bladen

    Fortianitas recibidas:
    0
    Y entonces, de nuevo, se comprueba la teoría de que pienso con la maldita va..

    Mis ojos se abre un poco al ver al guardia en un charco de sangre.. Doy unos cuantos pasos atrás, sin saber qué demonios hacer. Volteo hacia donde se supone que debe estar kiogh, pero.. Pero no. No está.. Volteo al pasillo. Pasos! Qué demonios hago? Qué hago?! Estoy... Estoy como sirviente pero esto puede llegar a causar algo mayor y.. Y ala mierda. Primero me aseguro que las criadas no estén cerca y no me hayan visto. No me voy a exponer. Uso invisibilidad en mi y busco una zona ciega en el pasillo donde sé que no seré detectada fácilmente, además de ponerme el anillo, por si acaso. Solo espero que el idiota de Kiogh no nos haya metido en problemas.
     
  2. Soria

    Fortianitas recibidas:
    38
    Entrecierro los ojos cuando el chico dice eso. No me gusta lo que dice. Suena a que Ephrym ha decidido hacer algo increíblemente estúpido.

    -Espero que no piense hacer una locura – digo con seriedad –. Esto es mucho más complicado que simplemente enfrentarse a los malos, ganar y adquirir felicidad. Mucho más. Y esto puede terminar en verdadera tragedia.

    Hago un gesto con la mano, como despidiendo al muchacho.

    -Mejor vete – le digo con seriedad. La verdad dudo que este chico vaya a ayudar –. Ya nos las arreglaremos nosotros para ayudar. Mejor si no te involucras en esto.

    Me cruzo de brazos y espero que se vaya. En parte desdeño al muchacho para ver si esto cambia en algo su actitud. Pero, por otra parte, sé que lo que digo es cierto: es mejor si no implicamos a un niño en estos asuntos. Sólo espero que cuando encontremos la manera de entrar al castillo (si la encontramos) no sea demasiado tarde.

    Ya sea que Delvin y Elisia me den alcance, o el chico se vaya y yo vuelva sobre mis pasos, una vez los vea, me encojo de hombros con cierta pena.

    -No me pareció apropiado perseguir al chico - le digo a Elisia -. Parece que Ephrym va a hacer algo en el palacio y, francamente, temo lo peor.
     
  3. Furanku

    Fortianitas recibidas:
    7
    -Es probable que sí, pero es algo que debería probar y con el objeto en mano, no podría hacerlo en batalla ni a distancia.




    Espero a que Brizala nos diga que encontró. Sí no hay peligro, me tiró al agua para cruzar y bajar el puente.

    -Yo iré. Creo que con fuego podríamos asustar a los bichos, si nos atacan.
     
  4. Xavier

    Xavier Xanatos Gambit
    Miembro del equipo

    Fortianitas recibidas:
    106
    Actualización
    Siguiente: Sábado 9 de septiembre
    ANTERIOR | SIGUIENTE

    Tarde del 27 de junio del año 769 de la dinastía de Santral

    A Furanku, Legend, RiaJ y Säbel

    -No tengo idea de qué les podríamos ofrecer -responde Ghislaine cruzándose de brazos-. ¿Cómo negocias con gente como ellos? ¿Cómo los convences de abandonar su trabajo?

    Luego, a la mención de Lenzo, Ghislaine lanza un resoplido.

    -Es parte del Consejo. Se encarga de la vigilancia de los caminos y de ser el contacto entre la Corona y los gobernantes de las ciudades. Que esté involucrado es... problemático. Por sus mismas responsabilidades, él es los ojos de la Corona.




    A Legend

    -Es cierto -dice Dalia mientras comienza a empujar la puerta -por suerte ya estaba abierta.

    Apenas dicho esto, Dalia te toma de la mano y te sujeta con fuerza.

    -Así no nos separaremos.

    -¡¿Qué?! -reacciona Dalia -¿de qué estás hablando, James? N-no, no te dejaré ir solo, vamos a ir juntos de nuevo -dice mientras te aprieta con fuerza la mano.

    Obligado a llevarla contigo, te elevas por el aire junto a Dalia, ambos bien sostenidos del bastón. Conforme van ascendiendo, la situación no cambia mucho, tanto abajo como arriba todo está inundado de oscuridad. Después de subir unos cuantos metros, el bastón comienza a temblar, primero se mueve muy poco pero paulatinamente sus movimientos se van volviendo más bruscos.

    -¡James! ¡Tenemos que bajar! -dice Dalia -el bastón ya no puede hacernos subir más, hay que volver.

    Tranquilamente, emprenden el camino de regreso hacia abajo. Al comenzar a descender, el bastón se va estabilizando y tiembla menos, hasta que finalmente se mantiene tranquilo.

    -¿Qué hacemos? El bastón no puede llevarnos más allá de esa altura, ni siquiera por separado, y claramente no hay nada allá arriba -dice Dalia una vez que están de vuelta en la plataforma inicial-. ¿Intentamos explorar abajo? ¿Regresamos con los otros?

    Acciones
    -Libres.




    A Säbel

    Te acercas al agua y te inclinas para poder tocarla, pero pierdes el equilibrio y terminas cayendo a ella. Una vez que te sumerges por completo, comienzas a sentirte desesperada por salir a la superficie, así que sin pensarlo mucho, pataleas y manoteas de manera aleatoria. Sientes que te ahogas, que te vas a quedar ahí para siempre, que el agua te va a atrapar como le pasó a Drayden en el pantano. Es hasta después de unos segundos que te das cuenta de que no hay nada extraño en el agua, es agua común y corriente. Comienzas a tranquilizarte y a nadar con calma hasta sostenerte de la orilla. Es entonces cuando informas a tus compañeros que el agua no tiene nada de extraño.

    Aprovechas la calma para hacer tu análisis sobre trampas, pero no arroja resultados de interés. También buscas venenos, y notas que algunos de los insectos poseen cantidades pequeñas de distintos de ellos, pero nada que sea especialmente peligroso. Además, los insectos parecen estar huyendo de ti. Esto también lo informas a tus compañeros.

    A Furanku y RiaJ

    Brizala se inclina sobre el agua para tocarla y hacer un análisis, pero pierde el equilibrio y cae, dándose un chapuzón. La chica comienza a patalear desesperadamente, salpicando hacia todos lados. Eventualmente se calma y se acerca a la orilla, desde donde les explica que el agua parece normal, además de que no hay trampas y que los insectos no son especialmente peligrosos. Además, pueden observar que los bichos se alejan de la chica, tratando de evitarla.

    A Säbel

    Fegaer se ofrece a atravesar la pila, así que se mete también. Tú ya estás en el agua, por lo que lo acompañas.

    A Furanku

    Te ofreces a atravesar la pila y te metes a ella. Brizala ya está en el agua, así que te acompaña.

    A Furanku, RiaJ y Säbel

    Brizala y Fegaer llegan sin problemas al otro lado, con los bichos abriéndose a su paso. Una vez junto a la palanca, la tratan de activar. Al principio parece atorada, pero con la fuerza de ambos logran accionarla, aunque les toma algo de esfuerzo. Una vez que la accionan, observan el puente, pero no ven ningún cambio, éste se mantiene fijo donde estaba, levantado. Miran a su alrededor, buscando algún otro cambio, pero no hay nada. Sin embargo, más o menos medio minuto después, algo comienza a salir desde el centro de la pila, del fondo de la misma. Es una gran plataforma, plana por arriba, que se eleva hasta salir del agua, e incluso se sigue elevando una vez que sale de ella. La plataforma no está sostenida por nada, por lo que es sorprendente que se mantenga sostenida en el aire. Observan cómo sigue ascendiendo hasta perderse en la oscuridad de lo alto de la habitación, pues hasta ahora notan que el techo ni siquiera se alcanza a ver, debe estar muy en lo alto.

    -Eso es una especie de elevador -dice Ghislaine, mirando con interés hacia arriba y hablando con un volumen suficientemente fuerte para que la puedan escuchar del otro lado de la habitación -quizás sea un buen atajo para llegar hasta la cima. Pero es peligroso, ¿y si la roca choca con el techo y aplasta a quien sea que se suba? ¿Alguien se anima a explorar?

    Acciones
    -Libres.




    Noche del 27 de junio del año 769 de la dinastía de Santral

    A Vicho

    Te apresuras a alcanzar a Drina, avanzando por el pasillo a media luz desde el cual escucharon el ruido. A medio camino te encuentras un cuerpo. Es el cuerpo de un guardia con el emblema de la familia real de Ikana en el brazo y un charco de sangre a su alrededor. El sujeto parece haber sido asesinado muy recientemente. Miras alrededor y estás a punto de seguir avanzando cuando escuchas unos pasos cerca de ti. Te apresuras a retroceder y esconderte en las sombras. De un corredor cercano, aparecen dos sujetos jóvenes. Están armados, a pesar de que no traen ningún emblema ni uniforme de soldado. Los sujetos no le prestan ninguna atención al cadaver cuando se paran cerca de él y miran alrededor.

    -Vamos -escuchas a uno decir en voz baja y ansiosa-. Tenemos qué alcanzarlos.

    Y los sujetos se echan a correr en otra dirección.

    Acciones
    -Libres.




    A Zafiro

    Te escondes cuando escuchas pasos, haciéndote invisible y retrocediendo a una zona que te permita observar sin ser detectada. Esperas los pasos que se acercan, pero antes ves venir a Kiogh en la dirección desde la que llegaste. No tienes tiempo de hacerle ninguna seña porque de inmediato nota los mismos pasos que tú escuchaste antes y retrocede para esconderse.

    Del corredor salen dos sujetos jóvenes que están armados a pesar de no tener ningún uniforme ni emblema. Los sujetos no le prestan ninguna atención al cadaver cuando se paran cerca de él y observan alrededor.

    -Vamos -dice uno con voz baja y ansiosa-. Tenemos qué alcanzarlos.

    Y los sujetos se echan a correr en otra dirección.

    Acciones
    -Libres.




    A Soria

    El chico no te responde nada, simplemente da media vuelta y se va corriendo. Empiezas a volver sobre tus pasos y a medio camino te encuentras con Delvin y Elisia, que sí parecen haberte seguido.

    -¿Qué pasó? -pregunta Delvin mirando alrededor con precaución-. ¿Lo alcanzaste?

    -¿Eh? -pregunta Elisia luciendo extrañada-. ¿A qué te refieres?

    Acciones
    -Libres.
     
  5. Soria

    Fortianitas recibidas:
    38
    Sonrío ligeramente, aunque me siento un poco preocupada con las palabras del muchacho.

    -Sí, lo alcancé. No quise hacerle daño, ni seguir la persecución – me encojo de hombros –. No me pareció apropiado. Tampoco se veía muy cooperativo.

    -No pude sacarle mucho más de lo que pudiste sacarle tú, pero… el chico está seguro que Ephrym será un héroe, que habrá fiestas, que no necesita ayuda de nadie, que no le preocupan los soldados de allá afuera ni las posibles traiciones. Viniendo de un adolescente, siento como si me hubiese dicho que Ephrym ha ido al palacio a acabar con los malos de este cuento – me cruzo de brazos –. ¿Derrocar al gobierno, quizá? No sé exactamente cuál es su plan, pero temo que esté ahí metido intentando secuestrar o, peor, matar al rey o a miembros importantes del consejo.

    Doy un gran suspiro y me cruzo de brazos. No sé qué hacer. Estamos en la calle, de noche, con Ephrym probablemente causando desastre. Si debemos hacer algo, quizá debemos actuar ya, pero… El príncipe, Drina, Kiogh…

    Aprieto mis dientes, frustrada.

    -Temo que Ephrym haga algo esta noche y, por lo que el chico dijo, parece que ha dejado instrucciones a tus conocidos de no… escuchar los que tengas que decir – le digo a Elisia –. ¿Será aún prudente seguir intentando con tus contactos?

    Volteo a ver el suelo, pensativa. ¿Deberíamos entrar al palacio? Pero, los demás. No parece una brillante idea meternos sin ningún tipo de precaución, sin antes armar un plan. Pero... ¿y si cuando armemos un plan sea demasiado tarde? Quizá aún podamos conseguir información, quizá podamos encontrar una manera de colarnos al palacio. Doy un suspiro.

    -Creo que sé a dónde podemos ir – digo, bajando la mirada –. Quizá aún podamos recolectar un poco más de información.

    Entonces les hago una seña con la cabeza, para animarlos a seguir y voy a donde fuimos nomás llegamos a Santral por primera vez: a la casa de la nana del príncipe. Había olvidado a esa señora, y no querría involucrarla, pero, si algo está pasando en el palacio, si algo grande se está llevando a cabo justo ahora, quizá no vayamos a tener tiempo para sentarnos a esperar.

    Sólo espero que la señora se acuerde de mí.
     
  6. Legend

    Fortianitas recibidas:
    3
    -Eso es cierto, aunque no deja de ser interesante... porque hacer un edificio al derecho y al reves?- Digo, hablando casi mas para mi mismo que para Dalia, es interesante pensarlo!.

    -Jeje... me parece perfecto-.

    -C-Calma, calma! era solo una broma... claro, iremos juntos- Digo, tratando de calmarla, a la vez que le extiendo el baston con mi mano libre.

    Y comenzamos a subir... primero con calma, pero despues, poco a poco, el baston comienza a vibrar... y Dalia dice que el baston ha llegado a sus limites, por lo que le asiento con la cabeza y nos encaminamos de regreso hacia donde comenzamos.

    -Mmm...- Me acerco con cuidado a la orilla, para examinar, dentro de lo posible, hacia abajo -Quizas intentar descender no sea una idea tan alocada, digo, si este edificio esta pensado para recorrerse de cabeza tambien... quizas si haya algo ahi abajo- Volteo a ver a Dalia -Que dices? Lo intentamos? Pero solo bajaremos la misma distancia que subimos recien con el baston, como maximo. Asi no correremos peligros, te parece bien?-.
     
  7. Säbel

    Säbel Administrator
    Miembro del equipo

    Fortianitas recibidas:
    18
    Me acerco a Ghislaine, buscando hablar en voz un poco más discreta con ella:

    -¿Qué ofrecerles? Una cantidad mayor de dinero, aunque puede que no estén del todo metidos por eso - hago una pausa, recordando algo de golpe - Estos sujetos estaban atrapados en la Fortaleza Pirata, sólo Naroh y otro de su gente, porque estaban buscando un "artefacto mágico antiguo que sería peligroso en las manos equivocadas", cosa que se refería a las tablas y sé que se llevaron una esa vez. No digo que se les compre a base de jugar con esas reliquias, pero... ¿qué tal si su interés por ellas es genuino, y por eso aquello de "conocer estas tierras"? Podrían tener más información de las tablas, y puede que aceptaran el trato con una falsa promesa de recuperarlas y cuidarlas. ¿Qué tal si a ellos también los están usando valiéndose de eso? Si Lenzo los traicionara o no estuviese cumpliendo con toda su parte del trato, quizá se pueda sacar algo útil.

    -Qué conveniente - respondo, haciendo una mueca - ¿Qué podrían querer hacer Lenzo y tu padre para contratar mercenarios, perseguirnos y hacer nosequé en la Torre? La misma que, por cierto, figura en la leyenda.

    Hay una cosa más que quisiera preguntarle a Saaro, asi que en cuanto me desocupe, vuelvo a acercarme a él.

    -Una última pregunta. El otro medallón que hace juego con el que abrió el portal donde llegaste. ¿Dónde está? ¿Quién lo tiene?

    - - -

    ¡Agh! ¿Es que no puedo ser más torpe?

    ¡Me cai en esta porquería de agua!

    Me va a atrapar y no voy a poder salir... yo también me voy a morir...

    mevoyamorirmevoyamorirmevoyamorir...

    ¿?

    ¿Y las presencias raras que se supone se comerían mi mente y mi alma? ¿No hay nada?

    No, porque... porque sólo es agua común y corriente.

    Nado hacia la orilla, sintiéndome avergonzada y muy estúpida. Siento la cara caliente y, de momento, prefiero no cruzar mirada con nadie.

    -Eh... el agua está limpia. Bueno, solo un poco sucia pero limpia de otras cosas... ustedes entienden y... bueno, eso. - respiro profundo, tratando de enfocarme en mis otros análisis - No hay trampas ni veneno salvo en los insectos, y éstos parecen estar huyendo.

    Cuando Fegaer salta al agua para ir a investigar decido seguirlo, aunque antes miro un momento a Dray sin poder evitarlo. Discúlpame por favor, por ser tan estúpida y torpe, debo haberte asustado. Trato de sonreirle antes de dar media vuelta y acompañar a Fegaer. Espero que se vea como un gesto tranquilizador en vez de una mueca nerviosa.

    Al fin accionamos la palanca y el puente no se mueve, aunque una plataforma enorme sale del fondo y empieza a flotar arriba hasta que se pierde.

    -¿Alguien aquí puede usar magia para flotar? - pregunto, mirando a mis compañeros - La otra cosa que se me ocurre sería poner alguna fuente de luz que nos permita ver desde aqui sin-... ¡Claro! ¡Tengo una idea! - agrego, centrando mi atención en vigilar el movimiento de la platafoma.

    Cuando vuelva a bajar, me acercaré lo suficiente para tocarla y usar un hechizo de Luz Mágica sobre esta, con suerte, cuando suba podemos ver con un poco de mayor claridad. Si la plataforma empieza a subir y yo estoy encima o cerca de ella, trataré de bajarme saltando al lugar más seguro que encuentre, de preferencia dentro del agua.
     
    You are not allowed to view the dice result.
  8. Zafiro Bladen

    Fortianitas recibidas:
    0
    ¿Qué demonios significa esto? dios, y kiogh! hm! mierda! ya lo vi! pero tambien decide esconderse. trato de respirar de forma silenciosa, observando los movimientos de estos hombres. no parecen ser de la guardia ni de otra parte, pero sí que van armados.

    además, estos tipejos no parecen inmutarse ante la presencia del cadaver, pero sí que parecen estar persiguiendo a alguien.. y no me gusta la forma en la que lo dicen, ya que me hace pensar que a quienes están siguiendo, son a nosotros.

    y si somos nosotros?

    Frunzo el ceño, y en cuanto ellos se ponen en marcha y me aseguro que se adelantaron un poco, corro hacia kiogh y desvanezco el hechizo - deberiamos seguirlos ahora que estamos a tiempo, pero primero.. qué hacemos con esto? - pregunto, señalando al cadaver, con la mirada - esto podria traer problemas de forma rapida y acabar con nuestra pequeña excursión. - menciono - ¿qué hacemos? ¡rapido!.
     
  9. vichoxD

    Fortianitas recibidas:
    0
    ¡Mierda, un cuerpo! ¿Quién?... Agh, tengo que esconderme ya.
    Una vez escondido, veo que dos tipos se acercan al lugar del cadáver, pero no le prestan ni atención. Tampoco parecen ser de por aquí... Los observo con atención.

    Así que andan buscando a alguien... ¿Será que a nosotros? Es posible, pero no se puede estar seguro.

    De la nada, veo que algo sale de entre las sombras. ¡Es Drina!

    -No podemos hacer mucho. Hay que esconderlo en algún lugar sombrío cercano. Vamos, ayúdame. Ya tendremos tiempo para seguir a nuestros dos amigos.
     
  10. Pali

    Pali Administrator
    Miembro del equipo

    Fortianitas recibidas:
    117
    Al ver a Briza caer, mi primer instinto es saltar a salvarla, pero nuevamente vienen a mí recuerdos de lo que pasó en el pantano, prácticamente vuelvo a vivir aquella escena en que salté al agua, cómo comenzó a contaminarse y cuando traté de salir, lo último que vi fue al anciano realizando un hechizo sobre mí. Eso me trae sensaciones horribles, recuerdo el agua metiéndose en mi sistema, es tan asqueroso que siento un enorme impulso de vomitar, así que me agacho y por poco suelto todo lo que traigo en el estómago.

    Para cuando se me pasa, veo que Brizala está bien, tal parece que el agua era completamente normal, por lo que nos dice. Cuando Briza me sonríe, no sé ni comó contestarle, no me siento capaz de devolverle la sonrisa, así que sólo agacho la cabeza.

    Me mantengo alejado, observando nada más cómo es que atraviesan hasta el otro lado, sintiéndome inútil. Ya podría ir con ellos, sé que el agua no tiene nada de malo, pero sigue resultándome disgustante la idea de hacerlo. Me quedo quieto y observo, esperando ver si el plan de Briza funciona.
     
  11. Pali

    Pali Administrator
    Miembro del equipo

    Fortianitas recibidas:
    117
    Actualización
    Siguiente: Sábado 16 de septiembre
    ANTERIOR | SIGUIENTE​

    Furanku pierde turno

    Tarde del 27 de junio del año 769 de la dinastía de Santral

    A Legend

    -No lo sé -dice Dalia -pero yo pensé que sería normal o algo así, todas las construcciones que he visto fuera del bosque me parecen tan extrañas que esto no me resulta más raro.

    -Me-me parece bien, tengo miedo pero... confío en ti -dice sonriendo.

    Ambos toman el bastón y comienzan a bajar. El descenso es lento y poco a poco todo se va volviendo más oscuro, así que es difícil saber qué hay a su alrededor.

    -Ja-James -dice Dalia nerviosamente después de un rato -creo... creo que ya nos pasamos. ¿Y si mejor volvemos?

    No estás seguro de si ya bajaron lo mismo que subieron antes, o si sólo es el miedo de Dalia hablando, pero lo que sí sabes es que los resultados hasta el momento son los mismos de antes, el lugar parece completamente vacío.

    Acciones
    -Desciendes más, al creer que todavía no recorren la misma distancia.
    -Desciendes más sin pensar en las consecuencias.
    -Regresas.




    A Furanku, RiaJ y Säbel

    -Muchos "podría ser" y "quizá" en tus ideas -responde Ghislaine sin parecer ni remotamente impresionada-. Si armas un plan construido sobre supuestos, todo se vendrá abajo en el momento en el que uno resulte ser falso. Y, no sé tú, pero yo creo que los asuntos con los que estamos tratando son muy delicados. Y estos sujetos no parecen tontos -la mujer le echa una mirada a Saaro-. Lo que necesitamos son ideas sólidas, información, planes que nos permitan tomar la ventaja.




    Esperan un rato después de que la plataforma sube, pero no notan ningún cambio, sigue desaparecida en lo alto de la habitación. Es entonces cuando Brizala decide activar la palanca de nuevo, lo que hace que unos segundos después, la plataforma regrese y vuelva a sumergirse en la pila.

    -Si se tiene que activar para que comience a subir, entonces vamos a tener que ser rápidos si queremos subir todos -reflexiona Ghislaine -o alguien tendrá que quedarse atrás, pero esa opción no me gusta.

    A Säbel

    Viendo cómo funciona la plataforma, te acercas y pones en marcha tu plan. Para alcanzarla, necesitas sumergirte, y al hacerlo descubres que la pila no es muy profunda. Tocas la plataforma y en cuanto lo haces, se ilumina tal como esperabas. Regresas a la superficie y accionas la palanca otra vez, esperando ver los resultados de tu experimento.

    A Furanku y RiaJ

    Brizala se vuelve a meter al agua y se sumerge en la pila, justo donde desapareció la plataforma. Cuando está abajo, una luz que proviene desde el fondo aparece. La zora regresa hasta la superficie y activa nuevamente la palanca.

    A Furanku, RiaJ y Säbel

    La plataforma emerge nuevamente, esta vez emitiendo una intensa luz a su alrededor. Gracias a esta luz, cuando se eleva, es posible ver más alto de lo que se podía antes. Lo primero que ven es que hay algunos vitrales en las paredes, y que mientras más asciende la plataforma, más se van estrechando las paredes, hasta que sólo queda un hueco en el que la plataforma cabe de manera perfecta. Al atravesar este hueco, la luz se esconde y de nuevo es imposible ver.

    -Interesante -dice Ghislaine -esto definitivamente tiene que ser un elevador, aunque ya no sé si lleva a la cima de la torre, quizás sólo lleva a otro piso.

    Acciones
    -Libres.




    Noche del 27 de junio del año 769 de la dinastía de Santral

    A Soria

    -Eso fue... raro -dice Elisia llevándose una mano a la cabeza-. Izzat usualmente no es así.

    Elisia pone una cara como de quien se acaba de enfermar, a la vez que se cruza de brazos y mira al suelo.

    -Me cuesta creer que sería tan estúpido como para intentar algo así, pero... cielos, no soy capaz de asegurar que no lo hará. Ephrym siempre ha... soñado grande, pero... -la muchacha suelta un suspiro-. De verdad, de verdad espero que no sea eso.

    -Tampoco es como que tengamos una enorme red de contactos en la ciudad -responde Elisia haciendo una mueca-. Tenemos a unos cuantos conocidos. Si Ephrym los contactó, es posible que todos reaccionen más o menos igual. Creo que necesitamos un cambio de estrategia y necesitamos actuar rápido. Necesitamos enterarnos de lo que está pasando e ir tan pronto como podamos. No me voy a perdonar si dejo que Ephrym... intente cosas imprudentes.

    -De acuerdo -responde Elisia-. Guíanos.

    Tus dos compañeros te siguen a través de calles casi desiertas hasta el área cercana al mercado. Te cuesta ubicarte en la oscuridad, pero luego de dar unas cuantas vuelta consigues dar con la que crees que es la casa de la nana de Tahmid. Tocas a la puerta y después de un par de minutos sale la señora en cuestión, vestida con ropa de dormir y con aspecto adormilado. La señora no parece reconocerte al mirarlos a ti y a tus acompañantes.

    -¿Qué sucede...? -pregunta la nana luciendo extrañada-. ¿Necesitan algo?

    Acciones
    -Libres.




    A Vicho y Zafiro

    Entre los dos arrastran al cadaver hasta uno de los corredores cercanos, dejándolo en una esquina que, esperan, resulte menos visible para quien pase por ahí. Sin embargo, a pesar de sus cuidados, no consiguen hacer mucho para evitar que se note la sangre que el cuerpo dejó en el sitio donde cayó.

    Decidiendo que no pueden hacer al respecto, continúan su camino, tratando de seguir a esos sujetos, pero terminan llegando a un pasillo del que salen más corredores y puertas, algunas abiertas y otras cerradas. Mirando alrededor, les resulta imposible imaginarse por cuál de estos sitios pudieron haber ido los dos sujetos a los que vieron.

    Acciones
    -Continúan por el pasillo, esperando que los sujetos hayan seguido en línea recta.
    -Prueban con una de las puertas abiertas, esperando que quizá se hayan metido en una habitación.
    -Prueban con alguna de las puertas cerradas (¿quizá incluso forzando la cerradura si tiene candado puesto?), asumiendo que quizá se hayan encerrado en alguna habitación.
    -Prueban con alguno de los corredores laterales, esperando dar con el sitio que fuera al que iban.
    -Desarrollan alguna estrategia para hacerse una idea de la ruta que los sujetos tomaron.
    -Se dan por vencidos, ignoran a los sujetos y vuelven sobre sus pasos para tratar de hacerse con información en otro lugar.
     
  12. Legend

    Fortianitas recibidas:
    3
    -Pues desde que viajo con Adyna y los demas he tenido la fortuna de ver construcciones Humanas, Dekus, Gorons... hasta Zoras pero de lejos, y aunque todas eran particulares a su manera... creo que ninguna es comparable a esto...- En verdad este misterio me intriga, se que no es el momento para pensar en cosas asi pero... diantres, mi proposito al viajar era ver y descubrir cosas como esto!.

    Asiento con con una sonrisa propia, aunque me ponga mas nervioso el tener que ser el responsable de su seguridad (aunque a ella no le guste esto).

    -Gracias por confiar en mi, vamos!-.

    Comenzamos a descender con el baston y, como era evidente, vemos cada vez menos, y mientras menos se ve, Dalia mas miedo siente, al punto que ya no se si el baston vibra por si mismo o por los nervios de mi chica.

    Veo a Dalia a los ojos (dentro de lo posible con esta oscuridad creciente) y despues hacia abajo, es dificil saber si en verdad estamos cerca de algo, o peor, si en verdad el baston esta llegando a sus limites como al subir, sere tan egoista de arriesgar su vida con tal de descrubrir algo? Y si en verdad no hay nada mas que oscuridad y nos estoy conduciendo a una desastrosa muerte segura? Si asi fuera, nadie sabria que nos paso, nuestros sacrificios serian tan inutiles... pero... argh!

    -Acerquemonos a una de las paredes y bajemos un poco mas, asi, en el peor de los casos, podre sujetarnos de ella- ... o eso espero.

    Despues de bajar otro poco, me entra una duda, que espero que Dalia pueda contestar, sobre este baston.

    -Hey, Dalia... si encontraramos una saliente o algo donde poder pararnos sin necesitar del baston... este se... recargaria?- Me detengo un momento, tratando de encontrar las palabras para explicarlo de un mejor modo -A lo que me refiero es que, si logramos pararnos en algun lado, despues podriamos seguir bajando con el baston desde cero? Y asi? Se me entiende- Diantres, espero que si.
     
  13. Säbel

    Säbel Administrator
    Miembro del equipo

    Fortianitas recibidas:
    18
    Mmm... parece que la plataforma no sube y baja sola, hay que activar la palanca siempre que la queramos mover.

    -Podríamos simplemente nadar hasta estar sobre la plataforma, asi, cuando se active no habrá fallo. Eso siempre que no les importe mojarse - me rasco la cabeza - Aunque, si de cualquier forma alguien tiene que activar esto y correr para saltar a la plataforma antes de que se eleve demasiado, quizá sea lo mas simple.

    Sonrío, satisfecha, viendo que mi idea con la luz funciona. La plataforma iluminada se eleva y eso nos permite ver, además de varios vitrales, que esta cosa parece encajar perfectamente en una especie de pabellón angosto antes de desaparecer de la vista. Por lo menos sabemos que no nos aplastará.

    -De cualquier forma tenemos que subir. Es probable que encontremos a los demás una vez subamos. ¿Vamos?
     
    You are not allowed to view the dice result.
  14. Zafiro Bladen

    Fortianitas recibidas:
    0
    Ah... Creo que fue mala idea. Bueno, no del todo. El cadáver puede atraer atención inmediata si lo encuentran las personas equivocadas.

    Volteo a ver a Kiogh, suspirando - Creo que deberíamos seguir con lo que veníamos. No creo que los vayamos a alcanzar... A menos de que nos topemos con ellos de nuevo, claro está. Te parece? - bueno, más bien la pregunta es algo... No tan literal. Si no dejar por la paz la persecución de los tipos, de cualquier forma yo me pondré a lo que venimos, investigar. Así que, tomaré de nuevo los pasillos, y si encuentro algún sirviente, intentar escuchar lo que considere importante.
     
  15. vichoxD

    Fortianitas recibidas:
    0
    Bueno, parece que los perdimos. Sin embargo, el dejar el cadáver oculto puede salvarnos el trasero en el futuro. Ojalá así sea, y la nuestra haya sido una sabia decisión.

    Drina es la que habla primero.

    -Sí, tienes razón. Vamos, te sigo.

    No hay más opción. Tenemos que seguir investigando.
     
  16. Soria

    Fortianitas recibidas:
    38
    Al ver a la anciana medio dormida, me apeno un poco el haberla despertado, pero creo que la situación en la que nos encontramos lo vale. Así pues, me acerco un poco a la luz para que alcance a ver mi rostro, y le contesto:


    -Perdón por despertarla, acabamos de llegar a la ciudad. Quizá no me recuerda, soy Adyna. Nos conocimos hace poco, cuando el... príncipe vino a verla. Yo era una de sus acompañantes - volteo a ver a mis compañeros y los señalo -: Ellos son Elisia y Delvin.


    Y espero a ver su respuesta para saber cómo proceder.
     
  17. Xavier

    Xavier Xanatos Gambit
    Miembro del equipo

    Fortianitas recibidas:
    106
    #1997 Xavier, 24 Sep 2017 a las 07:45
    Última edición: 24 Sep 2017 a las 07:50
    Actualización
    Siguiente: Sábado 30 de septiembre
    ANTERIOR | SIGUIENTE​

    Furanku pierde turno

    Tarde del 27 de junio del año 769 de la dinastía de Santral

    A Legend

    -Está bien -dice Dalia con una voz quedita y desganada.

    Bajan otro poco, pero esta vez te aseguras de estar tanteando la pared. No notas plataforma alguna, pero sí hay alguna que otra saliente, quizás se podría descansar si se quedaran colgados un rato de una de ellas.

    -James, eso... James, volvamos, ¡ya! -dice Dalia con urgencia.

    La deku toma el control y hace que el bastón los lleve lo más rápido que puede de vuelta a la entrada. Una vez ahí, la deku se echa sobre el suelo firme y suspira con gran profundidad.

    -James, no sé cómo funciona el bastón -te dice exaltada -nunca lo usé mucho y mi abuela no me lo explicó. No creo que deba recargarse con magia ni que cuente la distancia que te mueves. Creo que sólo puede elevarte por cierto tiempo y luego necesita descansar, o eso es lo que siempre he imaginado. No... no sé qué hacer, es claro que no hay camino hacia ningún lado, y no sé si arriesgarnos a probar que el bastón funcione como digo. ¿Qué opinas tú?

    Acciones
    -Libres.




    A Furanku y Säbel

    Ghislaine se queda unos momentos mirando fijamente a Fegaer, pero no obtiene respuesta de él. También mira a Drayden un segundo y finalmente suspira.

    -¿En serio ninguno de ustedes puede hacer un puente? ¿Congelar el agua o algo? -dice Ghislaine -ni creo estar diciendo esto pero quisiera que Ghalib estuviera aquí.

    -Yo puedo intentar -dice Drayden, acercándose a la orilla a paso lento.

    El zora se acerca a la pila, se inclina cuidadosamente y toca el agua con la punta de su dedo índice. Al inicio se puede ver cómo el agua alrededor de su dedo comienza a congelarse, y poco a poco el área congelada va creciendo. Al final queda una especie de plataforma de hielo que puede servir fácilmente como puente entre el lugar donde está Ghislaine y el centro de la pila.

    Ghislaine observa el bloque y luego pone un pie sobre él con cuidado, probando la resistencia. Finalmente arroja al encapuchado a él, luego se sube ella también. El bloque se tambalea un poco cuando están ambos encima y comienza a moverse.

    -Activen rápido la palanca -dice mirando al suelo poco firme que pisan sus pies-. Como tengo que saltar y no hay tanto espacio, él y yo subiremos primero, ustedes pueden seguirnos en otra vuelta.

    Fegaer activa la palanca. Antes de que aparezca la plataforma, Ghislaine arroja al prisionero al agua, más o menos hasta el lugar donde debe. Una vez que aparece la plataforma, ésta eleva al encapuchado casi a la perfección, y Ghislaine se une a él subiéndose de un salto. Una vez ahí, la mujer se cubre los ojos, protegiéndose de la luz de Brizala. Ambos desaparecen cuando la plataforma asciende lo suficiente. Después de un rato, bajan la palanca y la plataforma regresa.

    -Activen la palanca de nuevo -dice Drayden, subiéndose a su bloque de hielo de un salto -yo me subiré desde este lado.

    Brizala se posiciona cerca del ascensor, esperando a que aparezca. Fegaer activa nuevamente la palanca y se apresura a juntarse con Brizala. Cuando la plataforma está saliendo del agua, escuchan una leve explosión en el piso superior, seguida de un grito femenino. El suceso los desconcierta por un instante, pero no les impide subirse al elevador. Durante el ascenso, necesitan voltear hacia arriba para que la luz de la plataforma no les moleste. Les resulta inevitable sentir claustrofobia cuando las paredes se van cerrando para ajustarse al tamaño del bloque, y tienen mucho cuidado de no tener las extremidades por fuera, pero eventualmente atraviesan el agujero y llegan sanos y salvos a la habitación superior.

    Lo que se encuentran es un lugar lleno de humo en el que apenas se puede ver, aunque cerca de ustedes se puede apreciar la silueta de una mujer en el suelo. Se acercan y pueden ver que es Ghislaine.

    -Había otro -dice la mujer desde el suelo, sosteniéndose la pierna con una mano y mostrando dolor en su rostro, y abrazando fuertemente su mochila con su otro brazo -le ayudó a escapar. No esperaba esto. Pero no pudieron llevarse nada.

    Una vez que el humo se dispersa, pueden ver que se encuentran en una habitación grande e iluminada, pues tiene varios tragaluces en la parte superior. Esta habitación tiene varias salidas, hacia atrás de ustedes hay un agujero que parece dar al exterior, a la izquierda y a la derecha hay puertas cerradas, al frente hay un puente y al cruzarlo hay una puerta. Unos dos metros por encima de la puerta que está cruzando el puente, está otra puerta cuyo marco está adornado por la figura del mismo rostro extraño que vieron en la entrada de la torre, pero no parece haber ningún modo de llegar hasta ella. Debajo del puente hay un agujero, pero desde donde están no se puede apreciar bien qué hay ahí.

    Acciones
    -Libres.




    Noche del 27 de junio del año 769 de la dinastía de Santral

    A Vicho y Zafiro

    Toman un pasillo al azar, esperando encontrar algo de valor en él. El Palacio les parece extrañamente vacío, incluso considerando la hora. No hay absolutamente ningún ruido, ninguna seña de actividad nocturna, absolutamente nada. A diferencia de los lugares por los que caminaron antes, aquí no hay ni siquiera antorchas encendidas en las paredes. La única fuente de iluminación es la luz de la luna que entra tenuemente a través de las ventanas, dándole a todo el lugar un aspecto peligroso.

    Es por culpa de la poca iluminación que no distinguen un par de bultos en el suelo hasta que están prácticamente a su lado. Al fijarse con atención, se dan cuenta de que se trata de los cadáveres de otros dos soldados, rodeados de sangre que parece haber sido derramada hace ya un rato. Les basta avanzar solo un poco más para encontrar un tercer cadáver. El pasillo que estaban siguiendo termina un poco más adelante con una pared y ninguna otra salida aparente.

    Acciones
    -Libres.




    A Soria

    La señora te mira confundida cuando le dices su nombre y puedes ver que no te reconoce. Sin embargo, al mencionarle que eres una acompañante de Tahmid, la anciana abre mucho los ojos.

    -¡Aaaaah! ¡Te recuerdo! ¡Venías con aquel apuesto muchacho y con... esa cosa! ¿Qué fue de ellos?

    La señora le echa una mirada a Elisia y a Delvin y entonces te voltea a ver a ti de nuevo.

    -¿...qué haces en mi puerta tan tarde, muchacha?

    Acciones
    -Libres.
     

Compartir esta página