El Templo de Piedra [En Juego]

Tema en 'Dados' iniciado por Pali, 18 Ago 2013.

  1. Oye Invitado, te recordamos que no necesitas una cuenta para crear un tema o participar en una discusión en El Palacio.

    Recomendamos crear una cuenta para aprovecharte de nuestro sistema de Rupias y Pegatinas, ademas de personalizar tu perfil y mensajes con avatares y portadas, pero si prefieres permanecer anónimo ¡no hay problema!

    Todo El Palacio esta abierto para ti. ¿Que esperas?

    Descartar aviso
  1. Xavier

    Xavier Xanatos Gambit
    Miembro del equipo

    Fortianitas recibidas:
    111
    Actualización
    Siguiente: Sábado 9 de diciembre
    ANTERIOR | SIGUIENTE​

    Noche del 27 de junio del año 769 de la dinastía de Santral

    A Soria

    Te separas de tus compañeros y corres en busca de unas escaleras. Al subirlas, te encuentras en otro pasillo, al final del cual hay un par de enormes puertas. Cuidando esas puertas se encuentra un grupo de soldados.

    -¡Alto! -te dicen-. ¿Quién va ahí?

    De un cuarto lateral sale Ludo en uniforme, luciendo algo confundido al verte ahí.

    -Tú -te dice entrecerrando los ojos-. Te recuerdo.

    Y con un gesto de su mano, los guardias te rodean apuntándote con sus lanzas.

    -¿Dónde está el príncipe?

    Acciones
    -Libres.



    A Vicho y Zafiro

    Retroceden sobre sus pasos con la intención de buscar a Tahmid, pero sin un plan preciso terminan regresando a la bodega donde se cambiaron de ropa, aún sin tener mucha idea de dónde encontrar al príncipe. Sin embargo, mientras están mirándose entre ustedes sin saber qué hacer, Tahmid aparece.

    -Qué bueno que los encuentro -les dice-. Llevo un rato esperándolos, mirando alrededor. Creo que me he enterado un poco mejor de la situación en el Palacio. Deberíamos ir afuera para buscar a Adyna y al resto. Hay mucho qué hacer, y es mejor si lo hacemos esta misma noche.

    Acciones
    -Libres.




    A Säbel

    Ghislaine hace una mueca.

    -No entiendo por qué Rae tendría interés en esas cosas -dice muy seriamente -aunque tampoco imaginé que Padre lo tuviera. Hay muchos motivos escondidos, cuando todo esto acabe quiero interrogarlo y conocer toda la verdad.




    Drayden solamente baja la cabeza y suspira. Después, responde a tu abrazo y a tu beso con algo de resistencia.

    -¿Harías eso por mí? Gracias -te dice, y te da de nuevo un beso rápido en los labios.

    A Legend

    -¿Una raza que pueda caminar por las paredes? Eso es algo que nunca se me hubiera ocurrido, pero puede ser, este lugar es muy antiguo. Creo que algo así tiene más sentido, porque si fuera para gente que vuela, las cosas estarían en lo alto, pero no al revés. Además, no habría elevadores ni escaleras.

    El zora hace una pausa.

    -¿Alguna vez imaginaste que verías todo lo que hemos visto en las últimas semanas? -te pregunta mientras mira fijamente algún punto frente a él-. Porque yo no, todo lo que había conocido era Barat, algunos lugares cercanos, Santral, Launa y alguna otra ciudad de Ikana. Quién diría que esta torre ha sido visto por tanta gente por fuera, pero no por dentro, y menos a la altura a la que estamos.

    A Säbel

    Ghislaine asiente.

    -Eso es exactamente lo que pienso. No deja de ser triste -dice con tono lúgubre.

    -Nunca noté algo raro, no sé qué cambió. Digo, a pesar de que no es un secreto que mi familia es descendiente de la antigua dinastía que reinaba en Ikana, no veía a mi padre con grandes ambiciones de recuperar el trono, no creí que fuera el tipo de persona que le da tanta importancia a hechos históricos de un pasado tan remoto. Además, siempre ha sido un buen amigo del Rey, no sabía que sería capaz de traicionarlo de esta manera.

    Mañana del 28 de junio del año 769 de la dinastía de Santral

    A Legend y Säbel

    Cuando están recogiendo sus cosas para seguir explorando la torre, ven a alguien llegar desde la puerta de la izquierda. Es Ghalib, quien se acerca lentamente mientras niega con la cabeza.

    -Claro, yo trabajando duramente para llegar a la cima lo antes posible y ustedes descansando. No podía esperar otra cosa.

    -Al menos imagino que encontraste algo útil -responde Ghislaine, de brazos cruzados y con un tono de antipatía.

    -Evidentemente. Llegué a lo que parece ser el lugar donde hay que poner las tablas. Claro, volando es mucho más fácil llegar, pero gracias a ustedes nos tomará algo de tiempo.

    -¿Siempre tienes que ser tan desagradable? -pregunta Dalia con desagrado.

    -No tengo que, pero es divertido -responde Ghalib, encogiéndose de hombros-. Pero no perdamos más tiempo, síganme -dice, regresando por donde llegó.

    A Legend

    Entran a un pasillo estrecho que está perfectamente iluminado. Volteas hacia arriba y notas que las paredes son muy altas, y que el sol entra sin problemas porque no tiene techo. Al avanzar un poco más ves que la habitación es una interconexión de un montón de pasillos, de manera que forman un laberinto.

    A Legend y Säbel

    Siguen a Ghalib a través del laberinto, quien los conduce sin ningún problema, avanzando a paso rápido. El mago avanza de manera tan natural que es casi como si llevara recorriéndolo toda su vida. A mitad del trayecto, tienen que subir unas escaleras muy altas para llegar a otra sección.

    -Sin mí, quién sabe cuántas horas habrían perdido aquí -dice Ghalib mientras van subiendo.

    -Volando, cualquiera -dice Ghislaine con desdén.

    Ghalib se encoge de hombros.

    -Si tan sólo pudieras volar, hermanita -dice en tono de burla.

    -Compórtate, por favor, esto es serio.

    -Aburrida... -finaliza el mago.

    Llegan a la salida del laberinto para encontrarse con una largo puente colgante de madera, tan largo que es difícil ver el otro extremo. Hay dos problemas con este puente: el primero es que está al aire libre, y el fondo, aunque se alcanza a ver, está muy lejano, sería difícil sobrevivir una caída a esa altura; el segundo es que es un puente muy viejo y deteriorado, así que le faltan algunos tramos y todo el apoyo derecho.

    -Y es aquí donde no puedo ayudarles más, ustedes tienen que arreglárselas solitos. Los veo del otro lado -dice Ghalib, comenzando a volar por encima del puente.

    -¡Hey! ¿Estás seguro de que no hay un mejor camino? -grita Ghislaine a su hermano, que se va alejando.

    -Es el único que encontré -responde sin darle mucha importancia a la preocupación de Ghislaine.

    -¿Quién quiere ser el primero? -les pregunta Ghislaine con tono de resignación.

    Acciones
    -Arman una estrategia para cruzar el puente.
    -Exploran la habitación en busca de otro camino.
    -Usan sus propios medios para cruzar.
    -Regresan.
    (Sea lo que sea que hagan, por favor hagan una tirada de 20d6)
     
  2. Säbel

    Säbel Administrator
    Miembro del equipo

    Fortianitas recibidas:
    26
    Si ya me sentía estúpida por la caída, ahora la sensación es mayor porque Dray vuelve a rehuir de mi, no creo que sólo sea por el mal recuerdo del agua contaminada. Y también porque caigo en cuenta de que realmente no lo conozco tanto. Es decir, nunca se me ocurrió que quizá a él no le gustan las muestras de cariño efusivas, o que en general es reservado, más que... que... Ay...

    ¿Por qué tuvo que pasar eso? ¿Por qué no me di cuenta antes?

    Pero ya no tiene caso que me lamente. No se puede cambiar lo que ya pasó. Igual... igual me siento triste, y un poco miserable.
    Un poco no, diría bastante. Que alguien querido te rechace y se esfuerce por disimularlo no es nada agradable.

    -Haría eso por ti, y mucho más, porque te quiero - respondo, con una sonrisa algo cansada - Que tengas buena guardia. Si necesitas algo, lo que sea, puedes despertarme - agrego, acariciando su brazo con afecto, antes de irme a dormir.

    Mientras preparo todo viene a mi cabeza el recuerdo sobre lo que pasó en Laver. Al encontrarlo, antes de emprender la huida casi arrastrándolo y, poco después, esa tarde en el santuario de Ambura. Ese momento en el que me sentía tan feliz como si flotara en una corriente cálida de agua, y nada más a mi alrededor importara.

    Ese momento es por lo que todo esto tiene que valer la pena. Todo el esfuerzo, las noches sin dormir y el horror de vivir la experiencia del pantano ya son algo pasajero, algo que quedó atrás. Algo que ya no tiene caso seguir reviviendo. Lo que importa es que estamos vivos, y quizá siempre podamos volver al punto de partida cuando perdamos el camino, como siento que está sucediendo ahora.

    En fin, mañana será otro día.

    - - - - -

    Con Ghislaine

    -Oh, ¿Tu familia desciende de la antigua dinastía? Eso quizá pudo influir - me cruzo de brazos, pensativa - Quizá ahora solo podamos lanzar conjeturas al aire. Es probable que tu padre tuviera una ambición que ocultó durante años hasta que las condiciones fueran apropiadas. Pero instigar una rebelión no es algo que se pueda lanzar al aire y mucho menos solo, necesitarías formar alianzas por debajo del agua, durante mucho tiempo, y asegurarte de que no te traicionarían. ¿Por qué tu padre invertiría tanto tiempo y esfuerzo con ello?

    -Algo que no me cuadra es justo que fuera un buen amigo del rey quien estuviera involucrado en esto. Digo, si bien eso te puede dar muchísima información de primera mano, supongamos que no había intenciones oscuras de su parte. ¿Qué pudo haber cambiado? ¿Quién pudo influir para instigar una rebelión? No sería muy difícil sembrar las semillas adecuadas en alguien que descendiera de una dinastía que ya gobernó con anterioridad. "Está en tu sangre", "Tu tienes el derecho legítimo", "Tu puedes hacer que esto vuelva a la grandeza de antes". No sé, ¿Hay alguien en el reino que no estuviese satisfecho con los modos actuales y deseara volver a los tiempos de la antigua dinastía?

    - - -

    Al siguiente día

    Ver que Ghalib ha vuelto me alegra y a la vez no, creo que no estoy tan de humor como otros días, como para hacer caso omiso de su acidez habitual.
    Al menos ha encontrado dónde poner las tablas y visto que sabe el camino, empieza a guiarnos y nosotros a seguirlo. Nos lleva a cruzar el laberinto hasta que llegamos a un puente que apenas sigue en pie, y como era de esperarse, el muy idiota simplemente vuela hasta el otro lado, dejándonos con todo el problema a nosotros.

    -Creo que puedo ayudar con magia. Mi poder no alcanza para todos, pero algo se podrá hacer. Puedo hacer que alguien, además de mi, pueda caminar en el aire. Y asistir a los otros para cruzar. - miro el puente - Quizá James y Dalia puedan pasar caminando sin tanto problema, pero los demás somos un poco más pesados. Sugiero que quien vaya en el aire, como yo, lo haga cerca del puente, por si en algún momento se necesitara apoyo.

    Voy a usar Caminar sobre el Aire en Ghislaine y en mi misma. Usaré Plegaria en James, Dalia y Drayden para facilitar un poco más sus movimientos. Mientras vaya cruzando, iré apoyando desde el aire a quien pueda necesitarlo en el puente, siendo Drayden mi prioridad.
     
    You are not allowed to view the dice result.
  3. Zafiro Bladen

    Fortianitas recibidas:
    0
    Lo primero que hago es cambiarme de ropa rápidamente. Una vez termino, volteo hacia Kiogh, preocupada, pensando en cómo le comunicamos esto a Tahmid.

    Más tarde en pensar como hablar, que él en aparecer. Mi corazón comienza a latir con fuerza, mientras lo escucho hablar. ¿Qué hacer?... ¿¡Qué hacer?!

    - Eh.. Sí. Si. De.. Debemos salir de aquí. - menciono, apresuradamente. Volteo a ver a kiogh, en plan de "no digas nada aún" ; las razones? Temo que si le decimos a Tahmid la situación, terminará por intentar hacer una locura. Quizás una vez lejos del Palacio... Sí. Eso intentaré.

    Apresuro a Kiogh y a Tahmid a irnos, quizás con una distancia prudente entre el palacio, podamos hablar.

    Una vez que hayamos alcanzado una distancia aceptable, me volteo hacia Tahmid, intentando respirar de forma calmada.

    - Tahmid.. Necesito que me escuches. Nos encontramos con Adyna en el palacio. Estaba siendo atacada por unos sujetos que no traían uniforme ni insignias. Además de ser amenazada por uno de los encapuchados que nos encontramos anteriormente. Todo pasó muy rápido.. Logré ayudarla y ella está bien. Sin embargo, nos distrajo la visión de algo cayendo. - Tomo una ligera pausa, intentando mantener un tono de voz calmado - Tahmid.. No sé como...pero.. La figura que cayó al suelo desde una de las ventanas.... Era el Rey. No pudimos acercarnos a cerciorarnos, no podíamos permitirnos tal cosa, pero la capa que traía puesta, nos hace pensar que es así. Adyna se quedó a investigar y no tardará en salir de ahí y encontrarnos, si nos quedábamos corríamos riesgo de ser acorralados o incluso acusados. - advierto. Inhalo aire levemente, asustada y nerviosa. No sé qué esperar.

    -Yo.. Lo siento. De verdad lo siento. - musito, observando con tristeza, pero sin perder la cautela, los movimientos del Príncipe.
     
  4. Soria

    Fortianitas recibidas:
    40
    No le despego la mirada a Ludo cuando me dice esto. Es imposible mostrar un rostro amistoso cuando el rey ha caído por la ventana y todos los soldados están a las puertas de sus aposentos, creyendo que está seguro. No me dejo intimidar, hay cosas más importantes que temer por mi propia seguridad o inocencia.

    -Qué bueno que me recuerdes – digo con seriedad, sin contestar su pregunta –. Entré al palacio de manera legal, para venir precisamente a buscarte. Un grupo de hombres ha entrado al palacio y ha dejado un rastro de asesinatos. La situación es grave y tendrás que hacerte cargo.

    Hago una seña a las puertas de los aposentos.

    -Han entrado a través de la ventana. Los mismos sujetos que liberaron a nuestro prisionero en el funeral del general Rae.

    Y no digo más. Ludo tendrá que hacer sus comprobaciones… y yo también. Después me interrogará y quedaré a su merced. Pero ahora ya poco importa lo que piense de mí. Lo que sigue será planear qué hacer con el ejército allá afuera y evitar más muertes.
     
  5. vichoxD

    Fortianitas recibidas:
    0
    Miro a Drina intentando disimular lo más posible todo. ¿Cuándo planea contárselo? Ver a Tahmid en estos momentos me produce tanta pena... Se ve tan inocente, no conoce la horrible verdad. ¿Cómo irá a reaccionar?

    Luego nos vamos. Al parecer Drina no quiere contárselo todavía por miedo a que intenté volver al castillo... si fuese así, es bastante razonable.

    No digo nada durante el trayecto, me quedo totalmente callado y mirando el suelo. ¿Cómo irá Drina a decirle? Tiene que escoger bien sus palabras, de lo contrario Tahmid podría derrumbarse.

    Al comenzar a hablar, miro a Drina y Tahmid alternadamente, observando con especial atención al príncipe.

    -Lo sentimos mucho, no pudimos hacer nada por protegerlo -le digo mientras pongo mi mano sobre su hombro, en señal de apoyo-. Lo sentimos.
     
  6. Legend

    Fortianitas recibidas:
    3
    -Eso creo... no se me ocurre otra alternativa... aunque cuando me pare de cabeza en cierto momento al llegar aqui pense en esto como una torre que pueda girarse igual que como hice yo... pero eso es estupido, no tendria sentido-.

    -Igual me sorprende... yo jamas habia salido del bosque... y ahora estoy aqui, en lo alto... he conocido muchos lugares y mucha gente... ha sido un viaje interesante-.



    Mientras nos preparabamos para partir al amanecer, aparece Don Amabilidad a dar fuerza a ese nombre, asi que encontro donde van las Tablas, pero se llega volando? Una pena que no se hayan acabado sus poderes de vuelo.... Pero bueno, seguimos al señor hacia una especie de... laberinto que Ghalib parece conocer demasiado bien (y no teme en recordarlo con su tipico tono) hasta llegar a un puente en pesimo estado que, como no, no se molesta en ayudarnos a cruzar.

    Asiento a la propuesta y miro a Dalia, supongo que le asustara la idea y no la culpo.

    -Si ese es el caso... deberiamos cruzar de primeros? Por si el puente cayera o algo mientras cruzan los demas, no?-.
     
  7. Pali

    Pali Administrator
    Miembro del equipo

    Fortianitas recibidas:
    122
    Actualización
    Siguiente: Sábado 13 de enero
    ANTERIOR | SIGUIENTE​

    Noche del 27 de junio del año 769 de la dinastía de Santral

    A Vicho y Zafiro

    Tahmid los acompaña de regreso a la ciudad. Cuando se encuentran a una distancia prudente, Drina empieza a hablar por fin de lo sucedido. Tahmid escucha con atención, luciendo algo preocupado. Y a la mención del Rey, su rostro se ensombrece, pero no muestra de forma evidente emociones de otro tipo. El Príncipe espera a que ambos terminen de hablar antes de responder, usando una voz baja que casi parece una amenaza.

    -¿Entonces decidieron sacarme del Palacio y solo dejarme saberlo hasta que estuviera demasiado lejos como para regresar? ¿Qué planeaban exactamente que hiciera ahora? ¿Sentarme mientras espero pacientemente a que Adyna regrese? ¿Cómo se les pasó por la cabeza que el mejor plan era hacernos perder tiempo con esto mientras que la persona que hizo eso tiene oportunidad de sobra para perderse? ¿Quién les dio el derecho de decidir en mi lugar lo que es mejor para mí?

    El Príncipe se da media vuelta y les da la espalda, estudiando con detenimiento la silueta del Palacio en la lejanía. Si se mueven lo suficiente como para ver su cara, lo pueden ver concentrado, moviendo los labios como si estuviera murmurando algo para sí mismo. Entonces, sin previo aviso, Tahmid da un salto para colgarse de la pared de una casa cercana y la usa como apoyo para subirse al techo, desapareciendo de su vista. Kiogh lo intenta seguir, pero para cuando llega arriba, el Príncipe parece haber desaparecido completamente.

    Acciones
    -Libres.




    A Soria

    Ludo parece extrañado cuando señalas a la puerta y hablas sobre las ventanas. Sin embargo, no pierde ni un instante pidiendo más explicaciones. A un gesto rápido con su mano, los soldados que te amenazaban retiran sus armas de ti y te permiten seguir al Capitán en dirección a las puertas detrás de las cuales se encontraba el Rey. Del otro lado hay una especie de antesala completamente vacía y con otro par de puertas en el fondo. Más allá de esas otras puertas está la habitación donde debía haber estado el Rey.

    El sitio es la escena de una masacre. A juzgar por lo que ves, había cuatro soldados con lanzas cuidando al Rey. Los cuatro se encuentran ahora alrededor de la habitación; uno degollado limpiamente, otro con un cuchillo atravesándole un ojo y los otros con enormes heridas sus cuellos que te hacen pensar que fueron víctimas de un cuchillo lanzado. Una ventana en el fondo está abierta. Luciendo tan pálido como un cadáver, Ludo se asoma por la ventana y mira hacia abajo. Tú no necesitas acercarte para entender lo que está viendo. Ludo se demora un par de segundos en alejarse de la ventana y, para cuando les da la cara de nuevo a ti y a los asustados soldados, parece haber recuperado la compostura.

    -Tú -le dice a uno de los soldados-. Organiza entre los soldados de la otra sala un grupo pequeño y rápido para recorrer el Palacio. Su misión es reunir a todos los que todavía están aquí, empezando por el Consejo, y llevarlos a las habitaciones en el piso de abajo -Ludo entonces se voltea hacia otro-. Tú, llévate a cuatro o cinco y salgan a los jardines para recoger, respetuosamente, el cadaver de Su Majestad. Por ahora cúbranlo con algo y deposítenlo en algún sitio discreto en el primer piso. Quédense con él y cuídenlo con sus vidas de cualquier persona que no sea yo. No tenemos tiempo de hacer ninguna otra cosa mientras no tengamos más información de cómo pasó. Los demás, conmigo. Nadie hable sobre lo que pasó aquí con absolutamente nadie. A cualquier pregunta, están actuando bajo mis órdenes y no saben nada más.

    Ludo voltea a verte a ti.

    -Y tú -te dice con la misma voz de comandante que usó con sus soldados -vas a venir conmigo y mientras caminamos me vas a explicar todo lo que sabes, especialmente en relación a la persona que se coló por la ventana e hizo esto sin crear el menor ruido. Y también me vas a decir en dónde demonios está ese Príncipe y por qué estás aquí en vez de estarlo cuidando personalmente. ¡Andando todos!

    Acciones
    -Libres.




    A Säbel

    Drayden te responde acariciándote el brazo de vuelta y sonriendo.

    -Gracias.

    -Si algo te puedo asegurar es que los Kiran somos muy buenos en lo que hacemos -dice Ghislaine levantando la cabeza con orgullo -así como yo me desempeño de manera intachable en Antigua Ikana y Ghalib es un excelente mago, creo a Padre completamente capaz de haber planeado esto por años sin que nadie se diera cuenta.

    Luego niega con la cabeza.

    -Quizás sí haya influido la sangre que llevamos por nuestras venas, pero dudo que haya sido el factor principal. Si padre hizo esto es porque tiene un plan grande en mente, o eso creo, no es la clase de persona que haría algo sólo por el orgullo de sus antepasados.

    -¿Alguien que no esté satisfecho con los modos actuales? Déjame pensarlo -dice Ghislaine con sarcasmo, exagerando una pose pensativa -cientos de personas, mira a los rebeldes, hasta donde sé hasta ellos podrían estar relacionados con todo esto. Ahora, alguien de alto poder en el reino que podría estar ayudándole, no hay otro que Lenzo, y viendo lo que nos dijo el encapuchado esto es algo casi seguro. Pero no sabría decirte otro nombre, podría ser cualquiera.




    A Legend

    Drayden se ríe con este comentario.

    -De verdad suena estúpido y no tiene sentido, creo que si esta torre diera vueltas ya todo el reino la habría visto hacerlo -dice y luego hace una pausa en la que luce pensativo-. Aunque... podría ser que sólo las habitaciones giren, de alguna manera. Sólo algunas, ya que las que estaban en la base eran perfectamente normales. ¿Crees que algo así tendría sentido?

    -Lo mismo digo, a pesar de que he estado menos tiempo con ustedes, he visto cosas que nunca imaginé ver, y también he pasado por cosas que... que me hubiera gustado no pasar. Aun así me gusta estar aquí y me gustaría seguir viajando luego de esto. ¿Tú qué piensas hacer cuando termine esto?




    Mañana del 28 de junio del año 769 de la dinastía de Santral

    A Legend y Säbel

    Dalia asiente.

    -Yo voy detrás de ustedes -dice Drayden.

    Después de que Brizala usa sus hechizos en todo el equipo, están listos para cruzar al otro lado.

    A Legend

    Dalia es la primera en subir al puente y tú detrás de ella. Miras cómo sostiene el bastón con fuerza y asumes que es para flotar si algo pasara, pero también notas que a cada paso va tocando con él las tablas para asegurarse de que puede pisarlas. Sigues sus pasos sin problemas, pero más o menos a la mitad del trayecto, pisas una tabla por la que Dalia acaba de pasar y al instante sientes algo extraño, la resistencia del suelo se pierde y este suceso es acompañado del sonido de la tabla quebrándose. Intentas retroceder, pero es muy tarde, tu pie se va hacia abajo y estás a punto de perder tu equilibrio.

    -¡James! -escuchas a Dalia gritar.

    Antes de que la deku regrese a ayudar, sientes una mano sostenerte con mucha fuerza por el hombro, lo que te ayuda a recuperar el equilibrio.

    -Cuidado, casi caes- dice Drayden soltándote lentamente, asegurándose de que estás fuera de peligro.

    Frente a ti, está Dalia, quien luce preocupada.

    -Es mi culpa, trataré de ser más cuidadosa con el camino que elijo -dice apenada.

    Saltas con cuidado por el agujero que quedó en el puente y, al caer del otro lado, haces que éste se mueva un poco y comience a mecerse ligeramente, lo cual te hace estremecerte. Luego sientes que detrás de ti, Drayden causa lo mismo, y de nuevo te pones nervioso. No es un movimiento tan brusco como para ser grave, pero el resto del camino cada mínimo movimiento te hace sentir miedo. La segunda mitad del puente te parece mucho más larga, pero finalmente llegan al otro lado sin ningún otro incidente. Casi envidias a Brizala y Ghislaine, que cruzaron caminando por el aire sin problemas aparentes.

    A Säbel

    Tus compañeros que no alcanzaron tu hechizo se van por el puente con cuidado, y tú te aseguras de ir al lado de Drayden. Él te mira y te sonríe antes de subirse al puente, pero deja de mirarte en cuanto se sube a él, está muy atento a los pasos de los deku. Tu novio avanza sin problemas y eso te mantiene tranquila, aunque en algún momento te asustas al escuchar una tabla quebrarse, seguido de un grito de Dalia; miras al frente y ves que James, el mencionado en el grito, está a punto de caer. Antes de que alcances a llegar, Drayden ya lo ayudó a mantenerse de pie al sostenerlo.

    -Cuidado, casi caes -le dice el zora.

    -Es mi culpa, trataré de ser más cuidadosa con el camino que elijo -dice Dalia apenada.

    Ghislaine, una vez que ve que están a salvo, comienza a caminar más rápido a tu lado, dejándolos atrás muy pronto. Tú te mantienes al lado de Drayden, caminando lento, temiendo que otro suceso pueda ocurrir. Sin embargo, esto no pasa y llegan al final del recorrido sin más problemas.

    A Legend y Säbel

    Ghalib los recibe del otro lado, mostrando una expresión de enojo.

    -¿Qué les tomó tanto tiempo? -dice, negando con la cabeza -bueno, no me respondan, síganme -y, sin esperar respuesta, da media vuelta y cruza una puerta.

    Entran a una habitación que también está al aire libre, y que es muy parecida a la que tenía un elevador, pues se podría decir que son del mismo tamaño y en el centro hay una enorme pila de agua, aunque es agua mucho más limpia que la de la otra habitación. A pesar de esto, aquí parece que tendrán un problema para cruzar, pues sobrevolando la pila hay unas cuantas de las libélulas de rostro feo con las que se toparon antes. Justo en el centro de la pila y a un par de metros de altura está un puente de piedra que conecta la pared a su izquierda con la pared a la derecha. La mayor parte de las libélulas, unas 10 u 11, están del otro lado del puente, lejos de ustedes, mientras que 3 están de su lado, muy cerca.

    Ghalib se detiene en seco al notar la presencia de las criaturas.

    -Antes no estaban aquí, supongo que salen con la luz del sol.

    El mago suspira mientras explora la habitación con la vista. Sus ojos se fijan finalmente en una escalera de madera que está en la pared derecha de la habitación. Esta escalera está posicionada de manera que permite subir a lo alto del puente. Hay una libélula volando muy cerca de esa zona.

    -Nuestro objetivo es llegar al puente, y podemos lograrlo yendo con mucho cuidado por allá -dice señalando la escalera -aunque nos arriesgamos a que una nos vea y alerte a las otras. Yo digo que eliminemos a la que está cerca y luego subamos, pero tampoco debemos hacer mucho ruido. Es riesgoso, sí, pero si algo sale mal, yo me puedo escapar muy fácilmente. Claro, soy muy bueno y no actuaría de una manera que los ponga en riesgo sin consultarlo, así que les doy la oportunidad de sugerir otra cosa. Pero sean rápidos porque podrían atacarnos en cualquier momento.

    Acciones
    -Libres.
    (Tirada de 20d6 para lo que sea que decidan hacer).
     
  8. Soria

    Fortianitas recibidas:
    40
    Ludo decide sensatamente que es más importante verificar la seguridad del rey que perder el tiempo conmigo, cosa que agradezco enormemente. Lo sigo con pasos largos y firmes al interior del aposento y veo la horrible escena. ¿Esto lo hizo Ephrym? No pudo hacerlo sólo, ¿o sí? Esto parece obra de un lanza-cuchillos, pero ¿de dónde salió? Si tan sólo hubiese ido tras él en lugar de quedarme a luchar. Aunque de nada sirve lamentarme ahora, muy probablemente intentar eso hubiera significado mi muerte y entonces sí que no sería útil para nadie.

    Veo a Ludo acercarse a la ventana y yo aprieto mis puños al tiempo que respiro profundamente. Los momentos que Ludo se tarda en observar el exterior, son los momentos que yo misma tengo de duda. ¿Y si decide simplemente arrestarme y hacerme responsable de esto? ¿Y si decide alguna estupidez?

    Ludo se vuelve y, al ver su rostro y el tono con que profiere sus órdenes, suelto el aire contenido en mis pulmones, lenta e imperceptiblemente. Bien, ahora sí puedo decir que me honra estar ante el Capitán de la Guardia.

    Cuando se dirige a mí, hago un serio y respetuoso asentimiento, sintiéndome una vez más soldado. Voy muy cerca de él y cumplo con su orden.

    -Responderé a tu última pregunta: me separé de él por sugerencia suya cuando logramos entrar a la ciudad. Gracias a la información que pude reunir en las calles, me enteré que uno de los rebeldes, precisamente el prisionero que trajimos desde Daiton, se había infiltrado en el palacio y que parecía tener intenciones de asesinar al rey. Entonces no hubo tiempo de buscar al príncipe. Entré gracias a un contacto del príncipe al castillo y pedí a uno de tus soldados que me guiaran a ti. Entonces los encontré, tal y como habían dicho, los rebeldes acompañados de mercenarios hábiles. Tú lo has visto, esos soldados fueron asesinados por un lanza-cuchillos. Nos hemos encontrado con ellos a través de nuestro viaje: se mueven como la sombra, tienen armas especiales y han sido contratados por Ghilan Kiran, al parecer.

    Doy un resoplido.

    -No sé exactamente dónde está el Príncipe. Algunos de mis compañeros fueron a buscarlo. Espera…

    Saco entonces el espejo de mis ropas.

    -Quizá te interese ver esto – se lo tiendo –. Tengo que verme reflejada en él y… ya verás lo que pasa. Podrás hacerte una idea de la situación.

    Una vez Ludo vea el espejo, y me haga las preguntas que quiera, le digo:

    -Creo que lo mejor ahora es buscar al príncipe. Hasta donde sé, él había venido también al palacio, pero no lo seguí porque es mucho más ágil y bueno escabulléndose que yo, y no he querido ser un lastre. No debe estar lejos.

    Volteo a ver a Ludo con seriedad y respeto.

    -Quedo a tu disposición.
     
  9. Säbel

    Säbel Administrator
    Miembro del equipo

    Fortianitas recibidas:
    26
    Aun con Ghislaine

    Ladeo un poco la cabeza al escuchar a Ghislaine, parece que la presunción ya es mal de familia.

    -¿Por qué querría tu padre hacerse con el control del reino y conspirar en contra del rey? Si hubiera una razón más allá de eso, ¿cuál podría ser?

    -Si, los rebeldes seguro tienen que ver, aunque quizá no todos estén involucrados. Sospecho que hay grupos de ellos divididos, porque en Launa hubo gente de la propia Resistencia actuando a espaldas de otras personas con mayor rango, por decirlo asi. - me cruzo de brazos - De cualquier forma es un gran problema. ¿Cómo planean detener a tu padre?

    - - - - - - -

    Me tranquiliza ver que Dray no tiene mayor problema para cruzar, aunque por un momento me asusto al ver que James estuvo a punto de caer. Al otro lado, para variar, Ghalib nos recibe haciendo uno de sus comentarios desagradables, cosa que trato de ignorar.

    Nos lleva a un lugar similar a donde encontramos el puente y la plataforma que subía, aunque hay bastantes más libélulas raras que antes.

    -Vimos más de estas cosas antes pero no se acercaron a nosotros, de hecho las ahuyentamos pero no recuerdo si fue por el movimiento o por el hechizo de luz que usé. -miro al grupo - Podría crear un área de silencio sobre nosotros, y eso ayudaría a pasar desapercibidos, aunque los efectos no nos permitirían hacer ruido a nosotros, lo que es un inconveniente si quisiéramos hablar.

    Una vez se decida el plan de acción y si están de acuerdo con mi propuesta, usaré Silencio II sobre todos par cruzar. Si alguno de los bichos nos ataca, trataré de usar Aturdir/Calmar para frenarlos, al fin que lo importante es pasar.
    Si no hubiera otra opción mas que matar a los bichos, los atacaría usando Rayo de Descarga o arrojando las aletas, en caso de quedarme sin poder mágico suficiente.
     
    You are not allowed to view the dice result.
  10. Zafiro Bladen

    Fortianitas recibidas:
    0
    Mi cara de la pena, pasa al asombro. Escucharlo hablar así es como si me hubieran dado una bofetada con tela mojada. Entonces siento como todos los colores se me suben a la cara, de coraje, por que menosprecia y cree que es con razones estúpidas. Pero a la vez, siento tristeza.

    - Tiene razón, Príncipe Tahmid. - contesto, con tono molesto - No deberíamos procurar por su seguridad ni considerarlo amigo. No fue una decisión sabia. - contesto. Al demonio. Sé que esto le duele, lo pude notar, pero tiene que dejar salir esa cabezota tan fea llamada "soy un imbécil que no piensa el por qué".

    Así que, dado que soy una inútil sin magia y no pienso arriesgar mi trasero más de la cuenta, me doy media vuelta y comienzo mi camino para ir a buscar a mis hermanos.
     
  11. vichoxD

    Fortianitas recibidas:
    0
    Paso de estar triste a quedar sorprendido. Tahmid se tomó esto de muy mala manera... Entiendo que tenga el derecho de elección en esto, pero si no hacíamos lo que hicimos, quizá ya estaría muerto. Pero... No creo que a Tahmid le importe morir... quizá por su padre, quizá por el reino, quizá por la situación actual... quién sabe. Y sin embargo, sigue teniendo un punto. ¿Quiénes somos nosotros para tomar una decisión por él? Sigo convencido de que lo que hicimos fue por su bien, pero ¿habrá sido lo mejor? ¿Qué otra elección teníamos?

    La reacción de Drina era esperable. Todo lo que hicimos lo hicimos pensando en él, pero parece no entenderlo.

    Y mientras pienso todas estas cosas, me quedo expectante mirando al príncipe. Obviamente está turbado, y quiere hacer algo, será mejor que esté listo por si trata de... ¡Mierda! Trato de seguirlo, pero se ha esfumado.

    Miro a Drina.

    -¿Irás a buscar a tus hermanos, cierto? Yo tengo que intentar alcanzarlo para que no le pase nada. Luego nos reuniremos. Cuídate hasta entonces.

    Y sin decir mucho más, me doy media vuelta y comienzo a correr rápido en la dirección que fue Tahmid. Intentaré rastrearlo en el camino.
     
    You are not allowed to view the dice result.

Compartir esta página