El Templo de Piedra [En Juego]

Tema en 'Dados' iniciado por Pali, 18 Ago 2013.

  1. Oye Invitado, te recordamos que no necesitas una cuenta para crear un tema o participar en una discusión en El Palacio.

    Recomendamos crear una cuenta para aprovecharte de nuestro sistema de Rupias y Pegatinas, ademas de personalizar tu perfil y mensajes con avatares y portadas, pero si prefieres permanecer anónimo ¡no hay problema!

    Todo El Palacio esta abierto para ti. ¿Que esperas?

    Descartar aviso
  1. Xavier

    Xavier Xanatos Gambit
    Miembro del equipo

    Fortianitas recibidas:
    109
    Actualización
    Siguiente: Sábado 9 de diciembre
    ANTERIOR | SIGUIENTE​

    Noche del 27 de junio del año 769 de la dinastía de Santral

    A Soria

    Te separas de tus compañeros y corres en busca de unas escaleras. Al subirlas, te encuentras en otro pasillo, al final del cual hay un par de enormes puertas. Cuidando esas puertas se encuentra un grupo de soldados.

    -¡Alto! -te dicen-. ¿Quién va ahí?

    De un cuarto lateral sale Ludo en uniforme, luciendo algo confundido al verte ahí.

    -Tú -te dice entrecerrando los ojos-. Te recuerdo.

    Y con un gesto de su mano, los guardias te rodean apuntándote con sus lanzas.

    -¿Dónde está el príncipe?

    Acciones
    -Libres.



    A Vicho y Zafiro

    Retroceden sobre sus pasos con la intención de buscar a Tahmid, pero sin un plan preciso terminan regresando a la bodega donde se cambiaron de ropa, aún sin tener mucha idea de dónde encontrar al príncipe. Sin embargo, mientras están mirándose entre ustedes sin saber qué hacer, Tahmid aparece.

    -Qué bueno que los encuentro -les dice-. Llevo un rato esperándolos, mirando alrededor. Creo que me he enterado un poco mejor de la situación en el Palacio. Deberíamos ir afuera para buscar a Adyna y al resto. Hay mucho qué hacer, y es mejor si lo hacemos esta misma noche.

    Acciones
    -Libres.




    A Säbel

    Ghislaine hace una mueca.

    -No entiendo por qué Rae tendría interés en esas cosas -dice muy seriamente -aunque tampoco imaginé que Padre lo tuviera. Hay muchos motivos escondidos, cuando todo esto acabe quiero interrogarlo y conocer toda la verdad.




    Drayden solamente baja la cabeza y suspira. Después, responde a tu abrazo y a tu beso con algo de resistencia.

    -¿Harías eso por mí? Gracias -te dice, y te da de nuevo un beso rápido en los labios.

    A Legend

    -¿Una raza que pueda caminar por las paredes? Eso es algo que nunca se me hubiera ocurrido, pero puede ser, este lugar es muy antiguo. Creo que algo así tiene más sentido, porque si fuera para gente que vuela, las cosas estarían en lo alto, pero no al revés. Además, no habría elevadores ni escaleras.

    El zora hace una pausa.

    -¿Alguna vez imaginaste que verías todo lo que hemos visto en las últimas semanas? -te pregunta mientras mira fijamente algún punto frente a él-. Porque yo no, todo lo que había conocido era Barat, algunos lugares cercanos, Santral, Launa y alguna otra ciudad de Ikana. Quién diría que esta torre ha sido visto por tanta gente por fuera, pero no por dentro, y menos a la altura a la que estamos.

    A Säbel

    Ghislaine asiente.

    -Eso es exactamente lo que pienso. No deja de ser triste -dice con tono lúgubre.

    -Nunca noté algo raro, no sé qué cambió. Digo, a pesar de que no es un secreto que mi familia es descendiente de la antigua dinastía que reinaba en Ikana, no veía a mi padre con grandes ambiciones de recuperar el trono, no creí que fuera el tipo de persona que le da tanta importancia a hechos históricos de un pasado tan remoto. Además, siempre ha sido un buen amigo del Rey, no sabía que sería capaz de traicionarlo de esta manera.

    Mañana del 28 de junio del año 769 de la dinastía de Santral

    A Legend y Säbel

    Cuando están recogiendo sus cosas para seguir explorando la torre, ven a alguien llegar desde la puerta de la izquierda. Es Ghalib, quien se acerca lentamente mientras niega con la cabeza.

    -Claro, yo trabajando duramente para llegar a la cima lo antes posible y ustedes descansando. No podía esperar otra cosa.

    -Al menos imagino que encontraste algo útil -responde Ghislaine, de brazos cruzados y con un tono de antipatía.

    -Evidentemente. Llegué a lo que parece ser el lugar donde hay que poner las tablas. Claro, volando es mucho más fácil llegar, pero gracias a ustedes nos tomará algo de tiempo.

    -¿Siempre tienes que ser tan desagradable? -pregunta Dalia con desagrado.

    -No tengo que, pero es divertido -responde Ghalib, encogiéndose de hombros-. Pero no perdamos más tiempo, síganme -dice, regresando por donde llegó.

    A Legend

    Entran a un pasillo estrecho que está perfectamente iluminado. Volteas hacia arriba y notas que las paredes son muy altas, y que el sol entra sin problemas porque no tiene techo. Al avanzar un poco más ves que la habitación es una interconexión de un montón de pasillos, de manera que forman un laberinto.

    A Legend y Säbel

    Siguen a Ghalib a través del laberinto, quien los conduce sin ningún problema, avanzando a paso rápido. El mago avanza de manera tan natural que es casi como si llevara recorriéndolo toda su vida. A mitad del trayecto, tienen que subir unas escaleras muy altas para llegar a otra sección.

    -Sin mí, quién sabe cuántas horas habrían perdido aquí -dice Ghalib mientras van subiendo.

    -Volando, cualquiera -dice Ghislaine con desdén.

    Ghalib se encoge de hombros.

    -Si tan sólo pudieras volar, hermanita -dice en tono de burla.

    -Compórtate, por favor, esto es serio.

    -Aburrida... -finaliza el mago.

    Llegan a la salida del laberinto para encontrarse con una largo puente colgante de madera, tan largo que es difícil ver el otro extremo. Hay dos problemas con este puente: el primero es que está al aire libre, y el fondo, aunque se alcanza a ver, está muy lejano, sería difícil sobrevivir una caída a esa altura; el segundo es que es un puente muy viejo y deteriorado, así que le faltan algunos tramos y todo el apoyo derecho.

    -Y es aquí donde no puedo ayudarles más, ustedes tienen que arreglárselas solitos. Los veo del otro lado -dice Ghalib, comenzando a volar por encima del puente.

    -¡Hey! ¿Estás seguro de que no hay un mejor camino? -grita Ghislaine a su hermano, que se va alejando.

    -Es el único que encontré -responde sin darle mucha importancia a la preocupación de Ghislaine.

    -¿Quién quiere ser el primero? -les pregunta Ghislaine con tono de resignación.

    Acciones
    -Arman una estrategia para cruzar el puente.
    -Exploran la habitación en busca de otro camino.
    -Usan sus propios medios para cruzar.
    -Regresan.
    (Sea lo que sea que hagan, por favor hagan una tirada de 20d6)
     
  2. Säbel

    Säbel Administrator
    Miembro del equipo

    Fortianitas recibidas:
    24
    Si ya me sentía estúpida por la caída, ahora la sensación es mayor porque Dray vuelve a rehuir de mi, no creo que sólo sea por el mal recuerdo del agua contaminada. Y también porque caigo en cuenta de que realmente no lo conozco tanto. Es decir, nunca se me ocurrió que quizá a él no le gustan las muestras de cariño efusivas, o que en general es reservado, más que... que... Ay...

    ¿Por qué tuvo que pasar eso? ¿Por qué no me di cuenta antes?

    Pero ya no tiene caso que me lamente. No se puede cambiar lo que ya pasó. Igual... igual me siento triste, y un poco miserable.
    Un poco no, diría bastante. Que alguien querido te rechace y se esfuerce por disimularlo no es nada agradable.

    -Haría eso por ti, y mucho más, porque te quiero - respondo, con una sonrisa algo cansada - Que tengas buena guardia. Si necesitas algo, lo que sea, puedes despertarme - agrego, acariciando su brazo con afecto, antes de irme a dormir.

    Mientras preparo todo viene a mi cabeza el recuerdo sobre lo que pasó en Laver. Al encontrarlo, antes de emprender la huida casi arrastrándolo y, poco después, esa tarde en el santuario de Ambura. Ese momento en el que me sentía tan feliz como si flotara en una corriente cálida de agua, y nada más a mi alrededor importara.

    Ese momento es por lo que todo esto tiene que valer la pena. Todo el esfuerzo, las noches sin dormir y el horror de vivir la experiencia del pantano ya son algo pasajero, algo que quedó atrás. Algo que ya no tiene caso seguir reviviendo. Lo que importa es que estamos vivos, y quizá siempre podamos volver al punto de partida cuando perdamos el camino, como siento que está sucediendo ahora.

    En fin, mañana será otro día.

    - - - - -

    Con Ghislaine

    -Oh, ¿Tu familia desciende de la antigua dinastía? Eso quizá pudo influir - me cruzo de brazos, pensativa - Quizá ahora solo podamos lanzar conjeturas al aire. Es probable que tu padre tuviera una ambición que ocultó durante años hasta que las condiciones fueran apropiadas. Pero instigar una rebelión no es algo que se pueda lanzar al aire y mucho menos solo, necesitarías formar alianzas por debajo del agua, durante mucho tiempo, y asegurarte de que no te traicionarían. ¿Por qué tu padre invertiría tanto tiempo y esfuerzo con ello?

    -Algo que no me cuadra es justo que fuera un buen amigo del rey quien estuviera involucrado en esto. Digo, si bien eso te puede dar muchísima información de primera mano, supongamos que no había intenciones oscuras de su parte. ¿Qué pudo haber cambiado? ¿Quién pudo influir para instigar una rebelión? No sería muy difícil sembrar las semillas adecuadas en alguien que descendiera de una dinastía que ya gobernó con anterioridad. "Está en tu sangre", "Tu tienes el derecho legítimo", "Tu puedes hacer que esto vuelva a la grandeza de antes". No sé, ¿Hay alguien en el reino que no estuviese satisfecho con los modos actuales y deseara volver a los tiempos de la antigua dinastía?

    - - -

    Al siguiente día

    Ver que Ghalib ha vuelto me alegra y a la vez no, creo que no estoy tan de humor como otros días, como para hacer caso omiso de su acidez habitual.
    Al menos ha encontrado dónde poner las tablas y visto que sabe el camino, empieza a guiarnos y nosotros a seguirlo. Nos lleva a cruzar el laberinto hasta que llegamos a un puente que apenas sigue en pie, y como era de esperarse, el muy idiota simplemente vuela hasta el otro lado, dejándonos con todo el problema a nosotros.

    -Creo que puedo ayudar con magia. Mi poder no alcanza para todos, pero algo se podrá hacer. Puedo hacer que alguien, además de mi, pueda caminar en el aire. Y asistir a los otros para cruzar. - miro el puente - Quizá James y Dalia puedan pasar caminando sin tanto problema, pero los demás somos un poco más pesados. Sugiero que quien vaya en el aire, como yo, lo haga cerca del puente, por si en algún momento se necesitara apoyo.

    Voy a usar Caminar sobre el Aire en Ghislaine y en mi misma. Usaré Plegaria en James, Dalia y Drayden para facilitar un poco más sus movimientos. Mientras vaya cruzando, iré apoyando desde el aire a quien pueda necesitarlo en el puente, siendo Drayden mi prioridad.
     
    You are not allowed to view the dice result.
  3. Zafiro Bladen

    Fortianitas recibidas:
    0
    Lo primero que hago es cambiarme de ropa rápidamente. Una vez termino, volteo hacia Kiogh, preocupada, pensando en cómo le comunicamos esto a Tahmid.

    Más tarde en pensar como hablar, que él en aparecer. Mi corazón comienza a latir con fuerza, mientras lo escucho hablar. ¿Qué hacer?... ¿¡Qué hacer?!

    - Eh.. Sí. Si. De.. Debemos salir de aquí. - menciono, apresuradamente. Volteo a ver a kiogh, en plan de "no digas nada aún" ; las razones? Temo que si le decimos a Tahmid la situación, terminará por intentar hacer una locura. Quizás una vez lejos del Palacio... Sí. Eso intentaré.

    Apresuro a Kiogh y a Tahmid a irnos, quizás con una distancia prudente entre el palacio, podamos hablar.

    Una vez que hayamos alcanzado una distancia aceptable, me volteo hacia Tahmid, intentando respirar de forma calmada.

    - Tahmid.. Necesito que me escuches. Nos encontramos con Adyna en el palacio. Estaba siendo atacada por unos sujetos que no traían uniforme ni insignias. Además de ser amenazada por uno de los encapuchados que nos encontramos anteriormente. Todo pasó muy rápido.. Logré ayudarla y ella está bien. Sin embargo, nos distrajo la visión de algo cayendo. - Tomo una ligera pausa, intentando mantener un tono de voz calmado - Tahmid.. No sé como...pero.. La figura que cayó al suelo desde una de las ventanas.... Era el Rey. No pudimos acercarnos a cerciorarnos, no podíamos permitirnos tal cosa, pero la capa que traía puesta, nos hace pensar que es así. Adyna se quedó a investigar y no tardará en salir de ahí y encontrarnos, si nos quedábamos corríamos riesgo de ser acorralados o incluso acusados. - advierto. Inhalo aire levemente, asustada y nerviosa. No sé qué esperar.

    -Yo.. Lo siento. De verdad lo siento. - musito, observando con tristeza, pero sin perder la cautela, los movimientos del Príncipe.
     

Compartir esta página