El Templo de Piedra [En Juego]

Tema en 'Dados' iniciado por Pali, 18 Ago 2013.

  1. Oye Invitado, te recordamos que no necesitas una cuenta para crear un tema o participar en una discusión en El Palacio.

    Recomendamos crear una cuenta para aprovecharte de nuestro sistema de Rupias y Pegatinas, ademas de personalizar tu perfil y mensajes con avatares y portadas, pero si prefieres permanecer anónimo ¡no hay problema!

    Todo El Palacio esta abierto para ti. ¿Que esperas?

    Descartar aviso
  1. Pali

    Pali Administrator
    Miembro del equipo

    Fortianitas recibidas:
    103
    #1841 Pali, 16 Mar 2017
    Última edición por un moderador: 16 Mar 2017
    Miniactualización

    A Säbel, Soria, Vicho y Zafiro

    Drayden observa los objetos puestos en el cadáver.

    -Bueno, el collar sana heridas en el cuerpo. Los pendientes curan las enfermedades. Como ves, cada uno tiene una función vital para poder sanar por completo a alguien, incluso a quien está muerto, pero para ello deben usar su poder al máximo.

    -Yo tampoco quiero eso, así que supongo que podemos intentarlo -responde Drayden sin sonar completamente convencido.

    A Todos

    -Si no recuerdo mal, me estaba preguntando qué intenciones tenía contigo. A mí no me gustó mucho lo que preguntó, pero tenía la intención de todos modos de responderle directamente que... que tú y yo estábamos empezando una relación más allá de la amistad. Claro, el viejo nunca me dio oportunidad de responder -el zora finaliza esta frase con un resoplido.

    -¿El-el agua? Yo... está bien -responde débilmente.

    A Säbel

    Al revisar los signos vitales de Drayden, te encuentras con la grata sorpresa de que parece encontrarse bien: Su respiración sucede de manera regular, su corazón está ligeramente acelerado pero probablemente solo es por lo que ha sucedido y su color, aunque todavía parece de alguien enfermo, poco a poco va regresando a la normalidad. Su piel tampoco tiene ya la consistencia extraña de hace unos minutos y su cuerpo apenas se nota hinchado. En definitiva, no solo parece sano y estable, sino que todos los signos de descomposición parecen estar revirtiéndose de manera completa.

    Después te concentras en Detectar Magia y te asustas al sentir de inmediato las mismas presencias de siempre. Sin embargo, tras reponerte y prestar más atención, te das cuenta de que dichas presencias vienen del Drayden que está de pie, el que siempre ha estado contaminado. En cambio, el Drayden que acaba de resucitar parece completamente limpio, sin nada extraño en su interior... una normalidad reconfortante. El hechizo también te permite sentir los objetos curativos que Drayden todavía tiene puestos, aunque ahora se sienten diferentes. Su poder mágico se percibe mucho menos intenso que de costumbre y al centrarte en ellos te das cuenta de que ese poder disminuye rápidamente. No debe faltar mucho antes de que dicho poder cese por completo.

    Pero hay algo más, una presencia poderosa que te tardaste en percibir por estar concentrada en las presencias. Se trata de la inconfundible y poderosa señal de una tabla de piedra que está cerca. Eso te extraña porque Tahmid y Delvin se llevaron antes la mochila en la que estaban guardadas las tablas y las esferas. Concentrándote un poco más, te das cuenta de que dicha señal viene de Fegaer. Intentas encontrarla en su persona, pero no consigues verla. Sin embargo, tu sentido mágico te dice todo lo que necesitas saber: Fegaer tiene una tabla que no tenían con ustedes antes.
     
  2. Säbel

    Säbel Administrator
    Miembro del equipo

    Fortianitas recibidas:
    10
    -Por eso se romperían si se usan para revivir a alguien. Tiene sentido.

    -Si eso no funciona o no se puede, encontraremos alguna forma - respondo, aunque en el fondo su reacción no me agrada del todo. Es decir, ¿por qué se negaría?

    -Todo va a estar bien - le digo, tocando su mejilla con afecto, antes de empezar a revisarlo.

    Sentir sus signos vitales y ver cómo su cuerpo vuelve a ponerse normal me hace sentir estúpidamente alegre, y casi con ganas de llorar del alivio. Y su cuerpo también está limpio de esas presencias que invaden al Drayden con el que he convivido las últimas semanas.

    Respiro profundo, aliviada, conteniendo también mis ganas de abrazar a Drayden y cubrirlo de besos, lo puedo lastimar. Además hay otras cosas qué hacer.

    Los objetos en efecto pierden su poder, quizá se relacione a cómo Drayden se va recuperando poco a poco. Y Fegaer... ¿Fegaer tiene una tabla?!
    Volteo a verlo por un momento, con una mirada interrogante. No sé de dónde la habrá sacado, pero no sé si ahora sea el momento de mencionarlo.

    Miro una vez más al Drayden que está acostado, y luego me dirijo a todos:

    -Efectivamente, los artefactos están perdiendo poder mágico. No sé si al final se rompan pero si sé que funcionaron. - me dirijo a Elisia - ¿Podrías ayudarme un momento con él, mientras termina de recuperarse?

    Miro al Drayden que está de pie y una vez que alguien se quede con el Drayden original, me levanto para ir con el impostor. Cuando llego con él, lo tomo de las manos:

    -Estoy segura de que él eres tú - señalo a Drayden original - Su cuerpo está vivo y no tiene rastro de las presencias que tú tienes. Si la teoría que tengo es cierta, quizá no esté del todo completo porque para que las presencias pudieran crear un cuerpo, en el que estás ahora, tuvieron que tomar algo de tu yo original - acaricio un poco sus manos - Es momento de que me acompañes al agua, debemos aprovechar para hacer esto antes de que quiten otra vez las tablas. No importa lo que pase, no te dejaré solo. Siempre estaré contigo.

    Mentalmente, intentaré hablar a Keaton:

    -Keaton, necesitaré mucho de tu consejo ahora. El momento de la verdad ha llegado. Apóyame, por favor.

    Una vez dentro del agua, vuelvo a usar Detectar Magia sobre el Drayden impostor para medir si hay algún cambio en las presencias. Luego usaré Detectar Maldición/Magia para intentar buscar rastros de la conciencia de Drayden y determinar la naturaleza de las presencias. Si se trata de una maldición, usaré Eliminar Maldición. Si lo de las presencias es más bien un hechizo, entonces probaré con Cancelar Hechizo.
     
    You are not allowed to view the dice result.
  3. Furanku

    Fortianitas recibidas:
    7

    –Ehh… claro. ¿No lo habías pensando? –Respondo, esbozando una muy sutil sonrisa.



    La verdad ni recuerdo cómo eran los baños deku. ¿Qué debería decir?


    –No, pero no es urgente, sólo intenté aprovechar el tiempo.


    –Ok, vamos.


    Dalia va por su cuenta y tomamos caminos separados. La verdad quería irme lo antes posible, supongo que todo salió bien. Camino de regreso nos encontramos con el agua limpia, he de suponer que activaron el santuario para poder buscar mejor. Seguimos andando bordeando el río hasta que finalmente escuchamos ruidos y encontramos al grupo, aunque… algo no cuadra del todo.


    Wow… oh… quedo pasmado unos segundos frente al escenario que veo. Es….difícil de digerir. Estoy viendo DOS Drayden (PLS NO STAPH! D:) y uno de ellos parece… un cadáver.


    Intento acarar mis ideas.


    Ok, entones es peor de lo que siempre creí. El Drayden que nos acompaña, sea o no consciente de esto, es un impostor, uno falso. El verdadero Drayden efectivamente murió en las aguas contaminadas. ¡Por eso no podía quitarle las presencias! Su cuerpo no está contaminado, ES eso. ¡Todo ahora calza! Pobres… no sé cómo se lo estarán tomando Briza y el Drayden falso… ¿Siempre fingió no saber nada o realmente ignoraba su origen?


    Pero las sorpresas no terminan ahí, porque cuando me fijo mejor, noto que toda la joyería de piedra está sobre él, y toma un brillo que no había visto antes. Al acabar el brillo… ¡Despierta! No… no lo puedo creer. Simplemente no puedo… es…


    A lo largo del viaje hemos visto cosas increíbles, ¿pero resucitar un muerto? Un conjunto de artefactos tan especiales y poderosos… es increíble.


    Yo… no sé qué decir. Usualmente soy de pocas palabras, pero esta vez va por sobre eso: no me sale ninguna. Simplemente contemplo la escena, sin perder detalle, porque a mi parecer, estamos presenciando algo completamente único.


    Briza me lanza una mirada interrogante, a lo que yo respondo con otra. No sé qué le ha llamad… ¿habrá sentido la tabla? Sin embargo, no dice nada. Supongo que los dos Drayden son más llamativos en este momento, para mi conveniencia.
     
  4. Soria

    Fortianitas recibidas:
    38
    Sé que el asunto ha dejado de ser difícil y se ha vuelto delicado cuando el príncipe luce ofendido por las palabras y de Brizala. Y cuando le hablo tampoco luce demasiado contento.

    Aprieto mis labios y, con firmeza (y aun tratando de ser amable) le respondo:

    -Hablo de lo que creo que es mejor para esa persona.

    Poco después advierto que quizá he ido demasiado lejos cuando el príncipe parece sumamente herido y ofendido de mis palabras. No esperaba esa reacción, pero ahora comprendo que es natural. Me apena, y me doy cuenta que nadie de los aquí presentes… o al menos yo, podremos consolarle o ayudarle. Darme cuenta de eso me hace sentir triste.

    Cuando observo que el príncipe se lleva la mano al cinto, me hace encender todas las alarmas, tal y como me había sentido cuando recién llegamos. Afortunadamente, Elisia parece darse cuenta y el príncipe abandona su actitud defensiva/ofensiva de hace un momento. Cuando ignora mis disculpas admito que siento mucha decepción, aunque no estoy segura de por qué exactamente. No sé si estoy decepcionada de mi maravillosa lengua o de darme cuenta que no puedo hacer nada por el príncipe en ese respecto, por más… abierta y paciente que he intentado ser. ¿Qué más podría hacer por él? Probablemente ya nada, y quizá es eso lo que me hace sentir mal.

    -Y crees que aprobaría que se usaran esos objetos en sí mismo – digo, bajando la mirada, sin voltearlo a ver –. ¿Realmente crees que aprobaría volver bajo estas circunstancias?

    Y estas últimas palabras me hacen sentir especialmente decepcionada. Siento como si insinuara que todos nosotros somos totalmente dispensables… y quizá sea así. Quizá siempre me di más importancia de la que yo misma creía, quizá nunca fui un apoyo como yo creí que lo era. O quizá sólo lo ha dicho porque está herido, como sea, no es bonito escuchar algo así.

    Veo que da media vuelta y comienza a irse. Verlo alejarse me hace sentir mal. Quisiera seguirlo, no quisiera dejar las cosas así, pero… ¿Qué más puedo decir o hacer? Ya le he dicho todo lo que opino, he sido honesta siempre que puedo y he reafirmado una y otra vez mi compromiso, mi amistad. ¿Qué más puedo hacer? Supongo que no puedo hacer nada más que seguir a su lado, por más dispensable que me considere.

    Quisiera poder hacer más por él, pero ahora mismo, mientras lo veo alejarse, no sé qué más puedo hacer y eso me pone triste, especialmente por él.

    Después de que el príncipe se aleja, vuelvo mi atención (o algo así) a Brizala y Drayden. Pero es extraño, aun cuando veo lo que veo, aunque estamos ante un momento tan importante como la posible resurrección de una persona, yo no dejo de pensar en el príncipe y en que se ha ido solo y molesto. ¿Debí haberlo seguido? ¿No esperaba que fuese con él? Usualmente… a pesar de los malentendidos, tratamos de arreglar las cosas, pero ahora lo he dejado solo con su dolor. ¿Ha sido lo mejor de mi parte? Agh, me siento una pésima amiga… y ahora mismo también una pésima persona por no estar atenta a lo que ocurre.

    Algunos movimientos del agua me obligan a volver la concentración a lo que está pasando. Parece que era verdad y el cadáver ha vuelto a la vida. Me quedo embobada viendo lo que ha ocurrido y casi me echo hacia atrás al contemplar todo. Volteo a ver a Drayden… al Drayden a quien le hice la promesa de ayudarle, y ya que no estoy junto al príncipe al menos acompañándole, trato de mostrar mi apoyo a éste, poniéndole una mano en su hombro, como tratando de decirle que aun mantengo mi palabra a pesar de todo.

    Al final el resultado es que ha pasado lo que supuse que podría pasar. Ahora tenemos dos Drayden. ¿Y ahora qué vamos a hacer? ¿Qué pasará con el Drayden impostor? Esto es muy raro y no hace más que reafirmarme que objetos como éstos no deberían existir. ¿Qué haremos ahora?

    De pronto me doy cuenta que James y Feggy están ya con nosotros. James incluso me pregunta qué es lo que ocurre, por lo que volteo a verlo y me encojo de hombros al tiempo que niego con la cabeza. Sé que podría explicarle un poquito mejor la situación, pero ahora mismo no es el momento.

    Por lo pronto, me quedo atenta a lo que sea que pueda ocurrir.
     
  5. Zafiro Bladen

    Fortianitas recibidas:
    0
    Observo a Tahmid, atónita por lo que acaba de decir. en el fondo, quiero sentir pena por él, pero sus palabras, la forma en la que habla, la CRUELDAD con la que responde.. solo me hace sentir enojo y decepción. ¡Se está comportando como un malcriado!

    frunzo el ceño, molesta en verdad. entiendo totalmente sus sentimientos sobre su maestro y la... importancia que tiene para los asuntos pero.. joder, no son formas. no aquí, no ahora. y la forma en la que habla sobre nosotros, como si le hiciéramos un favor o no nos necesitara. es un... un.. agh. Tahm, eres muy guapo y divertido, pero esta cara es... horrible.

    Volteo a ver hacia los demás, intentando ver sus reacciones, y escuchando como Adyna le responde, pero al final, creo que Briza está determinada a hacer lo que a ella le parece correcto. revivir al.. original, creo. Veo a Tahmid irse, y me dan ganas de ir tras de él, pero siento que solo empeoraría las cosas. suelto un suspiro, poniendo una mueca. al final, solo es un chico herido.. y eso en cierta forma, también me lastima.

    los objetos son puestos, comenzando a brillar.. develando que ciertamente son lo suficientemente poderosos para revivir carne muerta. giro mi anillo de forma nerviosa, preguntándome que hubieran hecho en las condiciones correctas, no para revivir, supongo, por que.. que tal y si tenían otras funciones? dioses, esto es tan... desesperante! pero no hay vuelta atrás.. aunque ahora tenemos dos Drayden.

    Lo primero, parece es que este chico no cayó accidentalmente al agua, y eso me parece terrible. lo mataron?... qué demonios?

    y .. el segundo drayden. me da una pena enorme que tenga que pasar por esto. es que, por más presencias que tenga o no.. esto es demasiado para todos. terminan por llegar los demás y hacen preguntas, a lo que me limito a encogerme de hombros, levemente.

    Brizala sigue convencida que puede eliminar dichas presencias de Drayden puente. niego con la cabeza.. no creo que se pueda. Si él es poderoso como para hacer temblar a la tierra y alebrestar al viento, no creo. No sabemos la verdadera naturaleza de este.. chico..y averiguarlo de una forma incorrecta.. de por sí todo esto traerá consecuencias, quizás, inmedibles. La magia siempre tiene su precio. papá me lo dijo una vez y creo que estoy a punto de presenciarlo por mi misma.

    sin embargo, no pienso abandonarlos.

    es entonces que un pensamiento me cruza.

    Hermano.. estés o no bien... perdóname por no haber dejado que afrontaras las consecuencias.
     
  6. Pali

    Pali Administrator
    Miembro del equipo

    Fortianitas recibidas:
    103
    Miniactualización

    A Säbel, Soria, Vicho y Zafiro

    -¿Y los demás? -cuestiona Tahmid-. La respuesta pragmática es usar el poder de manera estratégica para tocar de manera positiva tantas vidas como sean posibles. Cualquier otra cosa es malgastar el poder y la responsabilidad que nos han sido dados.

    Tahmid se queda en silencio unos momentos, enfrentando a Adyna con la mirada, su postura igual de firme que antes. Tras unos segundos, el príncipe comienza a hablar.

    -No lo sé -dice-, pero cumpliría con su deber sin dudarlo. Y tan solo eso haría una enorme diferencia, de eso estoy seguro.


    A Todos

    -Pero... bien lo dijiste, si tu teoría es cierta. Podemos comprobarlo, pero también está la posibilidad de que... -el muchacho hace una pausa y mira hacia todos lados- bueno, que no sea así...

    A Säbel

    Mientras te internas al agua con el otro Drayden, percibes la presencia de Keaton cerca de ti, como si estuviera flotando sobre el río. Drayden parece algo nervioso, pero su rostro es firme mientras avanza lentamente para introducirse en el agua hasta la cintura. Realizas los hechizos para detectar magia y maldiciones, pero no encuentras absolutamente ninguna diferencia con la información que has recolectado en otros intentos. Las presencias se mantienen igual que siempre, independientemente del agua, y no hay rastros de ninguna maldición en el cuerpo de Drayden.

    "No encontrarás lo que buscas, Brizala Urydi." La voz de Keaton aparece de nuevo en tu mente. "Te prometí, como parte de nuestro contrato, guiarte para volver a encontrar a aquel que deseas y eso es lo que he hecho. A quien buscabas es al joven que acabas de resucitar. El otro que comparte su apariencia es un individuo completamente distinto, aún si comparte la percepción de su identidad y los recuerdos con el otro. No puedes completar aquello que ya está completo ni volver a unir aquellas cosas que nunca estuvieron juntas. Lo que sientes e identificas como presencias son retazos de un tipo de magia muy particular que no existe ya en este mundo fuera de este sitio y los que son semejantes. Esa magia es lo que le ha dado forma a esa persona, lo que le permite existir en el plano físico. Si eso es lo que deseas, puedo ofrecerte mi ayuda para dispersar las energías que lo mantienen unido. Fegaer de Timur, tu acompañante, ha dominado un medio para percibir, tocar y dispersar energía mágica y, si se lo pides, colaborará contigo para usar mi ayuda y dispersar las energías mágicas. Estando aquí, esas energías probablemente volverían al agua de donde se originaron. Dicho esto, y viendo tu estado mental, considero prudente advertirte que es un proceso tan único y absoluto como lo fue la aparición de dicho cuerpo y mente en primer lugar. Esa mente es completamente independiente de tus pensamientos o de los de aquel que acabas de resucitar, un individuo... una persona en toda regla. Dispersarlo sería equiparable al asesinato que tu sociedad parece rechazar la mayor parte del tiempo. Pero habiéndote acompañado este tiempo, puedo hacerme una idea del motivo por el que dispersarlo te podría parecer la mejor opción. La elección es tuya."

    A Todos

    El momento llega y Brizala lleva al otro Drayden al agua. Parece algo nervioso, pues avanza lentamente y busca la mirada de Adyna antes de dar cada paso, pero después de unos cuantos pasos finalmente deja de voltear y se interna hasta que el agua le cubre la cintura. Brizala, posicionada frente a él, comienza a concentrarse en realizar sus hechizos sobre él.

    A Furanku

    Cuando Brizala y Drayden se internan en el agua, percibes de pronto a Keaton flotando suavemente sobre la superficie del río. La extraña criatura observa a Brizala y Brizala la observa, dándote la sensación de que se están comunicando. Sin embargo, en algún momento Keaton voltea ligeramente su cabeza y tienes la seguridad de que ahora se está dirigiendo a ti. Y, como si lo hiciera para confirmar tus pensamientos, la voz de Keaton aparece una vez más en tu mente.

    "Tengo una pregunta, Fegaer de Timur. ¿Crees que alguien que nació a partir de la magia y que existe gracias a ella debería dejar de existir? ¿Opinas que la existencia de un ser así es un atentado en contra al 'orden natural de las cosas'? ¿Te inclinarías por eliminar a un ser nacido a partir de ese origen?"
     
  7. Säbel

    Säbel Administrator
    Miembro del equipo

    Fortianitas recibidas:
    10
    -Si no es así no pasa nada, ya pensaremos qué hacer. Pero lo importante es que descubriremos por fin qué pasa y por qué hay dos tú.

    Puedo notar el nerviosismo de Drayden cuando entramos al agua, pero debo mantenerme concentrada y enfocarme. Y, otra vez, no hay ninguna diferencia respecto a lo de antes. Tuerzo un poco la boca, sintiéndome frustrada. ¿¡Qué está pasando realmente!?

    Es entonces que escucho la voz de Keaton:

    Abro mucho los ojos de golpe. Esto... esto es... ¿posible? No es Drayden, pero... ¿pero es una persona? ¿¡Las presencias del agua es magia que creó a una persona por completo!?

    Trato de buscar a Keaton con la mirada.

    -¿¡Una persona en toda regla!? Eso... eso cambia mucho las cosas. Si bien es algo que quizá no debería existir... existe, y-y y no... no podría... Ay - me llevo una mano al rostro - Si no es un peligro real y no hay otra opción más que dispersarlo, no podría. No es justo.

    Hago una pausa, humedeciéndome los labios, pensando en qué podría hacer hasta que se me ocurre algo.

    -¿Keaton? ¿Sería posible que, en vez de dispersar esas energías, me ayudes a darle una nueva identidad? ¿Nuevos pensamientos? ¿Algo para que pueda empezar de nuevo en otro lado como una persona diferente y dejando atrás todo esto? Si no es así... por favor, sólo quédate cerca, por si es necesario dispersarlo. Te diré si hace falta.

    Una vez me responda Keaton, dirijo mi mirada a Dray... a-a la persona que tengo enfrente. Respiro profundo antes de empezar a hablar:

    -Tenías razón, mi teoría no era cierta. Pero por fin he descubierto lo que pasó. ¿Te parece si nos sentamos en la orilla del río, fuera del agua, para hablarte de eso?

    Me acomodo en la orilla del río, esperando a que el ser mágico se acomode frente a mi. Luego de eso, apoyo mis manos en las rodillas, me aclaro un poco la garganta y empiezo a hablar, de forma que todos me escuchen:

    -Trataré de ser breve. Mi análisis arrojó lo mismo de siempre: la existencia de las presencias en tu cuerpo y ningún signo de maldición. Esto es porque, como pensaba, tu cuerpo está hecho de ellas, pero hay algo más.

    Miro a Drayden, al real, y luego centro mi atención sobre el que tengo al frente:

    -Por favor escúchame hasta el final. Sé que esto va a sonar extraño y quizá sea muy duro, pero no puedo mentirte: la persona a la que acabamos de revivir es en realidad Drayden. Tu compartes sus pensamientos y parte de sus recuerdos, pero en realidad eres único, alguien completamente diferente. Por eso en realidad no podría unirte ni nada parecido, porque ninguno de los dos está incompleto y no eres parte de Drayden, ni viceversa.

    -Verás, las presencias del agua son remanentes de una magia muy antigua que ya no existe en el mundo, mas que en lugares como éste. No entiendo bien cómo funciona, pero creo que esa energía mágica creó tu cuerpo y tu mente a partir de Drayden cuando cayó al agua y se ahogó. Drina tenía razón en algo - miro un momento a la maga, antes de devolver la mirada - Tu existencia debe tener un propósito, pero yo no creo que sea el vivir por alguien más. Estaré eternamente agradecida contigo por ayudarme a encontrar y a traer de vuelta a la persona que amo, y también por los momentos que vivimos juntos. Y es honrando todo eso que me gustaría ayudarte a empezar de nuevo.

    -Vivir con una identidad y una mente que son una copia de otra persona puede ser algo terriblemente confuso y doloroso, tu viste cómo reaccionaban todos aquellos que conocen a Drayden y lo confundido que terminabas por ello. Y no iré tan lejos, todo lo que estamos pasando ahora es una prueba de ello. Pero si tuvieras una identidad propia, seguro podrías llevar una vida tranquila y sin ese tipo de incidentes. Podrías empezar de cero y encontrar tus propias motivaciones y alcanzar ese propósito por el que existes. En las Tierras Libres podrás lograrlo. En Ikana sería más complicado porque la gente de allá no entiende la magia como lo hacen aqui.

    -Creo poder ayudarte a obtener una nueva identidad para empezar de cero, o si asi lo prefieres, ayudarte a volver al lugar de donde vienes. La decisión final es tuya.

    En caso de que las cosas llegaran a descontrolarse o a salir mal y convertirse en un peligro potencial, usaré magia para tratar de dormir al ser mágico hasta que lo logre.
     
  8. Pali

    Pali Administrator
    Miembro del equipo

    Fortianitas recibidas:
    103
    Miniactualización

    A Säbel

    Keaton permanece en silencio unos momentos, observándote fijamente como si estuviera pensando algo. Entonces su voz resuena de nuevo en tu cabeza.

    "Qué idea tan interesante, Brizala Urydi. Me la replanteo una y otra vez y me doy cuenta de que es una idea perfecta. Admiro tu creatividad y tu capacidad para encontrar una manera de poder decir que no lo has asesinado, incluso si suprimiendo su identidad y enviándolo lejos consigues el mismo resultado práctico desde tu perspectiva. No me equivoqué contigo, verdaderamente eres extraordinaria entre los demás seres pensantes. Respondiendo a tu pregunta, puedo ayudarte, aunque creo que de todas maneras necesitarás la asistencia de Fegaer de Timur, pues su flexibilidad al lidiar con la magia te permitirá lograr mucho. Incluso Ghalib Kiran fue incapaz de penetrar en su mente, pero con mi ayuda, pueden hacerlo."

    Keaton se toma un momento en silencio mientras agita suavemente su cola por encima de la superficie del río sin provocar ningún movimiento en el agua.

    "Sin embargo, mi ayuda solo puede llegar hasta cierto punto. Destruir o quitar es sencillo. Crear y otorgar no lo es. Si así lo deseas y si Fegaer de Timur y tú se muestran a la altura de la situación, puedo ayudarles a quitarle sus recuerdos a ese ser. Sin embargo, la psique de los que son como tú es un misterio que todavía no consigo entender del todo, así que incluso yo tendré problemas intentando crear pensamients y recuerdos de la nada. Temo que lo mejor que te puedo sugerir es dejarlo sin recuerdos para que tenga la oportunidad de crear nuevos por sí mismo. Es una cosa que he visto múltiples veces cuando me he dedicado a observar al mundo. Viviendo dentro de una sociedad, incluso una persona sin memorias termina, por necesidad, haciéndose de una identidad, de sus propios recuerdos y de un propósito. Nadie ha muerto por no tener recuerdos. La muerte real pasa cuando los pierden. No deberías temer porque eventualmente se repondrá y vivirá su nueva vida."

    El ser mágico asiente y te sigue de vuelta a la orilla del río. Durante todo tu discurso, se mantiene pacientemente escuchando, hasta que eventualmente le das oportunidad de hablar. Para este punto, el ser mágico se ve muy confundido.

    -Briza, pero... pero yo... yo te amo... ¿Qué te hace decir que soy menos real que él? ¿Y si él es la copia? ¿Has pensado eso? ¿Con otra identidad te refieres a darme un nombre falso? Supongo que es necesario si somos dos. Y... -observa el río -¿a qué te refieres con "volver a donde vengo"? Por favor dime que no es lo que estoy pensando.

    El ser mágico se masajea los sienes mientras da pasos en círculos, mirando al suelo. Después de unos segundos se acerca nuevamente a ti, te toma ambas manos y te mira a los ojos.

    -Lo que pasó el otro día en Termina... ése no era él -señala a Drayden -era yo. Todo lo que vivimos las últimas semanas, lo viviste conmigo, no con él. Eso es algo que no puedes negar.

    Drayden, que sigue recuperándose en el suelo, comienza a moverse para sentarse en el suelo. Mira alrededor con confusión, pero su mirada se centra finalmente en ti y en el ser mágico.

    -Brizala, ¿cómo que revivir? ¿Me morí? Eso... eso no tiene sentido -Drayden muestra en su rostro una expresión de horror que también se nota en cómo se quiebra su voz.

    A Todos

    Brizala y el otro Drayden regresan a la orilla del río después del análisis, donde ella anuncia lo que descubrió. El zora parece muy confundido con todo lo que le dicen.

    -Briza, pero... pero yo... yo te amo... ¿Qué te hace decir que soy menos real que él? ¿Y si él es la copia? ¿Has pensado eso? ¿Con otra identidad te refieres a darme un nombre falso? Supongo que es necesario si somos dos. Y... -observa el río -¿a qué te refieres con "volver a donde vengo"? Por favor dime que no es lo que estoy pensando.

    Drayden se masajea los sienes mientras da pasos en círculos, mirando al suelo. Después de unos segundos se acerca nuevamente a Brizala, le toma ambas manos y la mira a los ojos.

    -Lo que pasó el otro día en Termina... ése no era él -señala a Drayden -era yo. Todo lo que vivimos las últimas semanas, lo viviste conmigo, no con él. Eso es algo que no puedes negar.

    El Drayden que está en el suelo decide que éste es un buen momento para comenzar a levantarse. El chico se queda sentado en el suelo, los mira a todos ustedes con confusión pero al final su mirada se centra en Brizala y el otro Drayden.

    -Brizala, ¿cómo que revivir? ¿Me morí? Eso... eso no tiene sentido -ese Drayden muestra en su rostro una expresión de horror que también se nota en cómo se quiebra su voz.
     
  9. Furanku

    Fortianitas recibidas:
    7
    Contemplo callado mientras intento decifrar lo que hace Brizala. En eso aparece Keaton, ¿la estará asistiendo? No tarda mucho, y se digire a mí.

    Me detengo un momento... ¿será que de eso se trata? ¿Brizala quiere desaparecerlo?

    No, no creo que deba dejar de existir. Te refieres al Drayden "que no es Drayden", ¿no? Creo que si algo proviene de la magia, no es anti-natural, la magia es parte de la naturaleza. Pueden haber límites para lo que uno considere moral, por las repecursiones que tendría. Si bien su caso es... extraño, lo hecho, hecho está, y a este punto me atrevería a decir que tiene le mismo derecho a vivir que nosotros.

    Lo que me preocupa a mí, respecto a él, no tiene que ver con su origen sino con sus intenciones. La contaminación de estas aguas, de lo que está hecho, es maligna y destruye la vida. Entonces... no sé qué es lo que realmente quiere hacer él, consciente o inconscientemente. Tengo la fuerte sospecha de que él fue quien saco las tablas del santuario en la bahía y temo que no haya sido con buenas intenciones. Es algo que me preocupa y no puedo saber.

    Pero al final qué uno es no determina quién es... no sé si me entiendes. No me inclinaría a eliminar a nadie por su origen, y tampoco puedo "eliminarlo" simplemente por temor a que sea un peligro para nosotros. No seré quien arroje la primera piedra.

    En todo caso, ¿tu no serías tambien un "ser creado de la magia"? No en el mismo sentido que Drayden, claro está. Y no creo que tu vida sea menos valiosa que cualquiera de nosotros.
     
  10. vichoxD

    Fortianitas recibidas:
    0
    Mis sospechas son confirmadas. El segundo Drayden es una creación mágica del pantano. El poder de la magia no deja de asombrarme, ¿Se puede realmente "crear" una nueva forma de vida a partir de magia y un molde en el que basarse? La evidencia dice que sí, sin embargo debe de ser una magia muy exclusiva y compleja, tanto que ni el alcalde consigue entenderla bien... Eso hace darme cuenta de lo serio que es este asunto.

    Ante la idea de Brizala de crearle una nueva identidad al segundo Drayden, asiento ligeramente. Es realmente una muy buena idea, aunque puede que lo difícil sea que este Drayden acceda...

    Siento que en realidad no hay mucho que nosotros debamos opinar sobre qué hacer con el ser mágico. Es algo, creo yo, que Brizala y él deben resolver.

    Ante lo último que dice el verdadero Drayden, decido hablar.

    -Aparentemente, sí... Moriste. Cuando caiste al pantano inconsciente, este debió de aprovecharse de tu estado de indefensión y creó al otro Drayden. Créeme que nadie entiende esto- le digo con toda la empatía posible-, pero al menos estás vivo y de vuelta con todos.
     
  11. Säbel

    Säbel Administrator
    Miembro del equipo

    Fortianitas recibidas:
    10
    Sonrío un poco, aunque termina siendo un gesto más como de boca torcida. Se siente bien cuando alguien reconoce tus capacidades, pero no estoy tan segura de si se deba hacer con la idea de cómo matar a alguien sin matarlo realmente. No es lo más correcto tampoco.

    -Tampoco es una solución que me guste mucho, pero parece la mejor opción que tenemos. Por favor mantente cerca, en cualquier momento podríamos ocupar tu ayuda.

    -Estoy totalmente segura de que Drayden no es la copia, analicé su cuerpo y obtuve resultados que obtendría en cualquier persona, no tiene ningún rastro de la magia que está en el tuyo. -respondo tranquilamente - Yo no dije que seas menos real, es obvio que lo eres tanto como yo o cualquiera de los presentes.

    Respiro profundo, tratando de mantenerme firme, aunque me está costando bastante trabajo lograrlo.

    -Con lo de la identidad no me refiero precisamente a un nombre falso. Es algo más que eso y... - aprieto los labios cuando responde a lo del agua - Y lo demás no importa, no es una posibilidad a considerar.

    Cuando el ser mágico me toma de las manos y me recuerda lo de Termina, me empiezo a sentir mal. Pero me tengo que mantener firme y fuerte, no me puedo poner a llorar otra vez.

    -Lo sé y no lo negaría nunca - miro a Drayden mágico - Pero... todos esos sentimientos y cosas que pasaron se dieron porque yo creía que eres Drayden. Porque el amor que tengo en mi corazón se gestó por ese chico que está ahi, tratando de recuperarse. Chico del cual la magia del agua tomó su identidad y recuerdos para crearte. -aprieto un poco sus manos - No me parece justo. No es bueno a la larga vivir la vida de alguien más. ¿No te gustaría vivir sin que te miren raro? ¿Vivir con un nombre nuevo, que nadie más tenga? ¿Vivir tu propia vida, formar tus propios recuerdos y experiencias? Es eso lo que te ofrezco con una nueva identidad.

    Ver la expresión de horror de Drayden hace que el estómago se me vaya a los pies, es algo muy doloroso y que no me habría gustado explicar asi. O al menos no en este momento. O al menos no hasta no haber resuelto antes lo del ser mágico, pero... pero ya no puedo hacer otra cosa.

    Hago una seña al Drayden mágico para que me siga y luego me dirijo hacia Drayden, arrodillándome frente a él y tomándolo suavemente de las manos..

    -Todo indica que Duncan te hizo algo en el santuario y te dejó a tu suerte en el agua contaminada, y aún no comprendo por qué haría algo así pero vaya que se esforzó por ocultarlo, echándote la culpa de no se cuántas cosas. Casi a la tarde del día siguiente volvieron todos, incluido él - señalo al Drayden mágico -, que como dije antes, fue creado por la magia que había en el agua. Tiene tu identidad y tus recuerdos, y todos creímos que eras tú -me muerdo un labio, compungida - El viaje continuó y pasamos por aquí porque vamos de regreso a Ikana, buscando el anillo mágico que tienes puesto. Asi fue como te encontramos.

    -Dray... se que esto es horrible, pero desde entonces han pasado cerca de dos semanas. Afortunadamente logramos encontrarte y gracias a los objetos mágicos del santuario estás de vuelta. Todo indica que estarás bien y que no tendrás ninguna secuela - le acaricio las manos con afecto - Igual hay algo importante que deberías saber. Fuimos a Barat en estos días y encontramos a Robin. Robin está bien y está viva, y fue ella quien me hizo notar que algo raro pasaba y quien construyó el artefacto que finalmente me ayudó a encontrarte.

    Suspiro, con tristeza:

    -Mucha de la gente allá está bien, pero tuvimos un problema con el santuario del océano y nos atraparon las piratas. No sé si sea muy seguro volver allá, pero... pero yo entiendo la importancia que Robin tuvo en tu vida y respeto eso. - bajo la mirada - A mi... a mi me encantaría que te quedaras con nosotros, aun con todo y que volver a Ikana implicaría básicamente los mismos riesgos o un poco más... - trago saliva - ¿Qué... qué quieres hacer ahora?
     
  12. Pali

    Pali Administrator
    Miembro del equipo

    Fortianitas recibidas:
    103
    Miniactualización

    A Todos

    El Drayden mágico mira a Brizala con el ceño un poco fruncido y un aspecto general de tristeza.

    -No... no entiendo lo que quieres decir. ¿Un nombre falso? ¿Te refieres a... que me haga pasar por alguien más?

    Drayden le suelta las manos a Brizala, luciendo compungido. Luego voltea hacia sus propias piernas y se queda viéndolas unos momentos antes de volver a levantar la mirada para clavar sus ojos la zora.

    -No te creo -expresa con tristeza-. Yo... no te creo. Lo que tuvimos, los momentos que pasamos, fueron especiales y los pasamos tú y yo, y nadie más. Al final no importa quién creías que era y quién yo creía que era, porque eso no cambia lo que ambos sabemos que sentíamos en... en esos... momentos que pasamos juntos. En... todos los momentos. Yo me siento Drayden, me siento tu Drayden. Y apuesto a que si lo piensas, en el fondo sabes que de quien de verdad estás enamorada es del Drayden con el que pasaste estas semanas. Pero... no puedo forzarte a verlo así si tú no quieres. Si me miras a los ojos y me dices que ya no quieres estar conmigo, lo aceptaré. Te debo esa libertad.

    Drayden se queda pensando unos momentos y luego sigue hablando, su voz más firme.

    -Pero no quiero cambiar. Quiero seguir siendo yo. No me importa si ahora mismo no hay un lugar en el mundo. No sería la primera vez que me veo obligado a arreglármelas solo... o... no sé... -a la voz del Drayden mágico le entran dudas- al menos no lo es desde mi percepción de mí mismo. Si de verdad ya no me quieren aquí, me iré por mi propio pie y sin mirar atrás ni una vez. Si no, intentaré ayudar como llevo todo este tiempo intentando hacerlo. Pero no me voy a ir mientras no esté seguro de que no me amas, de que no quieres estar conmigo. Porque si hay al menos una pequeña posibilidad de que quieras estar conmigo, de que algún día puedas volver a verme con los mismos ojos con los que me veías hace unos días... bueno, estoy dispuesto a arriesgar lo que sea por esa oportunidad.

    El Drayden que está de pie suelta un suspiro, luciendo bastante desanimado.

    -Quizá de verdad algo pasa conmigo... -dice mientras vuelve a bajar la mirada-. A veces... a veces siento cosas raras y... y... no sé cómo describirlo. Al principio pensé que no era nada, que era mi imaginación, pero después... -el Drayden mágico suspira de nuevo y voltea a ver a Brizala-. Desde el inicio, desde que... "volví", o supongo que desde que "aparecí", de vez en cuando siento que... veo cosas raras. Son solo instantes, como si viera de pronto sitios o rostros que no alcanzo a distinguir muy bien. Primero pensé que era mi imaginación o alucinaciones, pero con toda esta información... ¿crees que podrían ser... recuerdos? ¿Que podría... ser alguien real?

    La expresión del Drayden que está en el suelo es de horror al escuchar las palabras de Kiogh. Por un momento los músculos de su rostro se contraen de manera que parece que va a llorar, pero poco a poco se relajan y su expresión se torna seria.

    -¡Duncan! -dice el chico en cuanto puede-. Él... creo que me durmió, y no recuerdo nada después de eso.

    Mira al Drayden que está de pie cuando Brizala lo menciona.

    -De verdad se parece a mí -dice, luego mira el anillo -¿qué le pasó al anillo?

    El anillo, así como todos los objetos que lleva puestos, han perdido por completo su color, volviéndose tan grises como una piedra. Drayden, por otro lado, se ve al fin completamente sano, ha recuperado su color normal y parece tener más energías.

    -¡Robin! -el chico se pone de pie casi de un salto ante la mención de este nombre-. Tú... ¿sabes de ella? ¿La conociste? ¿De verdad está bien? Qué bueno que ayudó a que me encontraran.

    El chico sonríe y se queda en silencio con la mirada perdida en algún punto frente a él.

    -Me alegra saber que está bien. ¿Qué hay de los demás? ¿Mi padre y mi hermano? -mira expectante a Brizala.

    Ante esto el chico baja un poco la mirada y suspira.

    -¿No ibas a acompañarme a Barat? Supongo que las cosas ya cambiaron ahora que ustedes fueron. No quiero ir solo, nunca fue el plan... la verdad prefiero acompañarlos y volver a Barat después.
     
  13. Säbel

    Säbel Administrator
    Miembro del equipo

    Fortianitas recibidas:
    10
    -N-no es tan sencillo - suspiro - Necesito... necesito ordenar mis ideas.

    Ver a este Drayden así de triste me parte el corazón. Es decir, yo sé que no es él, pero... pero se ve como él y... ay...

    -Yo... yo... - miro un momento a Drayden, a todos, a un punto en el suelo, y luego al Drayden mágico - No se pueden negar esas cosas. Nunca podría negarlas, pero... pero no es así. Es complicado de explicar...

    ¿Pero cómo le digo que, aunque si tuve sentimientos por él, los tuve porque pensé que era mi novio? Eso no parece entenderlo. Además... además la magia de la que está formado puede ser peligrosa. Y la gente no lo entendería. no puedo hacer que se quede conmigo porque en Ikana no lo entenderán. Y nos puede llevar a un riesgo mayor por las tablas.

    -Esto es muy difícil, pero... pero no puedo mentirte. Mis sentimientos hacia ti se deben a que creí que eras Drayden. Lo siento muchísimo -suspiro con tristeza- Yo... yo lo amo a él. Todo lo que ha pasado hasta ahora ha sido pensando en él. Desde... desde el principio nunca dejé de hacer ni de pensar en mil y un formas para encontrarlo cuando supe que había algo mal, aunque no tuviera nada concreto. No descansaba bien en las noches dándole vueltas al asunto. La sola idea de no saber exactamente lo que había pasado era algo que me estaba volviendo loca, ya no sabía qué más hacer. Y cuando... cuando lo encontramos en el río yo... yo sentí que el corazón se me partía en dos. Sentí que el mundo a mi alrededor se detenía. Ahora que por fin lo encontré y está de regreso, quiero pasar tiempo con él. Yo... de verdad lo lamento. Lamento que estemos en una situación asi - bajo la cabeza apenada.

    Levanto la mirada de golpe, poniendo mi atención al Drayden mágico.

    -¿Por qué no me dijiste eso antes? Eso... ¡eso es muy importante! Si, si podrían ser recuerdos. ¿Puedes decirme algo sobre esos sitios o esos rostros? - espero a que me responda, y luego sigo hablando - Creo que puedo ayudar a ver de qué se tratan esos recuerdos o por qué los tienes, pero... pero para eso necesito entrar en tu mente. Bueno, necesitamos, porque es algo complicado de hacer y Fegaer sería una gran ayuda para mi -miro a Fegaer, tratando de pedirle con la mirada que no se niegue a eso, antes de volver a poner mi atención en Drayden mágico - ¿Me permitirías hacerlo?

    Es entonces que Drayden empieza a recuperarse y Kiogh empieza a explicar lo sucedido. Por lo que debo dejar a Drayden mágico para acercarme a mi novio.

    -¿Entonces te durmió?... Así que eso hizo, dormirte y dejarte ahi inconsciente... - noto algo de rabia en mi voz, así que meneo la cabeza. No es momento para esto.

    Miro el anillo cuando Drayden lo menciona. Igual que el resto de los objetos, no brilla y no luce como algo más extraordinario que un objeto hecho de piedra común y corriente.

    -Parece que al final perdió todo su poder mágico, como los otros objetos - miro a Dray - Es algo que al parecer pasaba si se usaban los objetos al mismo tiempo para... bueno, para revivir a alguien.

    Sonrío a medias, verlo así de animado me hace sentir bien por primera vez en las últimas horas.

    -Si. Bueno... supe de su existencia porque la noche que te perdiste tiré tus cosas por accidente y al guardarlas encontré una tarjeta de cumpleaños muy bonita. - suspiro - La conocimos en Barat y fue quien nos dio alojamiento. Es una chica fantástica y me da pena admitir que al principio me comporté de una forma horrible por... bueno... por razones muy tontas. Ella está bien y al principio se alegró muchísimo de verte... em, de verlo a él. Pero seguro notó algo fuera de lugar y más tarde, en la noche, se acercó a mi y me lo dijo. Fueron muchas cosas las que pasaron antes de acordarme que tenía planos para construir un artefacto que ella identificó como un rastreador mágico. Supongo que intuyó que lo usaría para buscarte y quizá eso contribuyó a que decidiera ayudarme con eso.

    -Ay... Lo siento Dray, pero tu padre no logró sobrevivir el ataque de las piratas - le tomo el brazo por afecto - De tu hermano sinceramente no sé nada, pero... pero eso no significa necesariamente algo malo.

    Suelto todo el aire de mis pulmones, aliviada. Drayden... Drayden aun quiere seguir aqui. Aun quiere seguir conmigo y eso... eso hace que todo esto valga la pena.

    -Es una situación complicada. Em... exploramos un poco el santuario del océano y nos encontramos a las piratas. Nos terminaron apresando y tuvimos que salir de ahi de una forma bastante más escandalosa de lo que me habría gustado. Dudo que pase a mayores porque en realidad ninguno de nosotros estaba relacionado con Barat y el pueblo nuevo está bastante alejado de la fortaleza, pero quizá sea mejor esperar un tiempo antes de volver. - me encojo de hombros - Ahora mismo hay una urgencia en Ikana que necesitamos atender, pero prometo que cuando todo eso acabe, te acompaño a Barat como te había dicho antes. Por lo demás, dame un momento y te pongo al tanto de todo lo que ha pasado en este tiempo.

    Una vez todo esté listo, llamo a Keaton para empezar con el proceso de entrar en la mente del Drayden mágico, ver qué pasa con sus recuerdos y... y empezar a borrar lo que haga falta. Si fuera necesario lo dormiré, pero espero no tener que llegar a ese punto.
     
  14. Xavier

    Xavier Xanatos Gambit
    Miembro del equipo

    Fortianitas recibidas:
    90
    Actualización
    Siguiente: Sábado 1 de abril
    ANTERIOR | SIGUIENTE

    Tarde del 25 de junio del año 769 de la dinastía de Santral

    A Furanku

    "¡Ah, la moral! Hace mucho tiempo viajé con un hombre apasionado con la idea de la moral. En aquellos tiempos discutimos durante largas horas sobre sus ideas de lo que está bien y lo que está mal. La verdad nunca terminé de entender sus ideas, pero creo que era por nuestra diferencia de perspectivas. No lo sé. Este tipo de cosas son las que siempre me han dado más problemas al tratar de entender a los que son como tú. Eso es algo que me gusta de Brizala Urydi, que me es más fácil entenderla que a la mayor parte de las personas."

    "¿Y qué es lo que te lleva a creer que destruir la vida hace a algo maligno, Fegaer de Timur? Entiendo tu preocupación sobre que las acciones de ese ser no sean conscientes, pero, ¿por qué temer sus acciones más que las de cualquier otra persona? ¿Es por su poder? ¿Le temes porque es poderoso? ¿Le temes porque te es desconocido?"

    "Esa es una sospecha muy inteligente de tu parte. Pero dices que temes que no haya sido con buenas intenciones, y aún así al mismo tiempo temes que sus intenciones no sean conscientes. ¿Qué temor pesa con más fuerza en tu mente?"

    "¿Y qué hay de sus recuerdos y de sus experiencias? ¿Le quitarías su consciencia de sí mismo? ¿La idea de que es Drayden Misaib, al igual que el otro zora que Brizala Urydi ha resucitado? ¿Crees que le estarías haciendo un... "bien" con esas acciones?

    A Todos

    El chico observa a Brizala todo el rato con una expresión de tristeza en su rostro que cada vez se va volviendo más intensa. Para el final, el chico suspira y agacha la cabeza.

    -Entiendo -dice con un volumen muy bajito.

    -Como dije, pensaba que era mi imaginación, por eso no lo mencioné. Por otro lado, creo que estuve tratando de negármelo a mí mismo... No sé, no es algo bonito y para admitirlo ante ustedes tendría que admitir, digamos, un par de cosas más.

    Ante lo último, el chico mira a Fegaer con incredulidad. Está a punto de responder, pero es entonces cuando el otro Drayden interviene.

    -Sí, eso creo -dice -estaba preguntándome cuáles eran mis intenciones contigo. Ni siquiera me dio oportunidad de responder.

    El chico levanta una ceja y luego mira hacia la nada.

    -Me... me revivieron. Me cuesta mucho creer eso -dice casi como para si mismo.

    -No es peor que lo que imaginaba. Aunque me gustaría tener confirmación sobre mi hermano, quiero saber si no... si sobrevivió.

    -Sobrevivió -interviene el otro Dray-. Robin me lo dijo, sólo que se fue del pueblo y desde entonces no ha sabido nada de él. Quizás esté vagando todavía por las Tierras Libres, o por Ikana.

    El Drayden recién revivido no responde nada, sólo mira con completa extrañeza a su copia.

    -Está bien. Si vas conmigo entonces iré contigo antes -el chico mira alrededor y ve a todos los presentes. Sus ojos se posan en Drina un rato, el chico la mira confundido-. ¿No faltan varios? Bravlio y... Falan-. Luego mira a Elisia y parece sorprendido por su presencia -Elisia... ¿Qué-qué haces tú aquí?

    De pronto alguien se aclara la garganta de manera muy sonora, es el otro Drayden que quiere llamar su atención. El zora ya no está junto a Brizala, sigue en la orilla del río pero se alejó algunos pasos. Una vez que todos lo están viendo, el chico aprovecha para hablar.

    -Lo de las presencias resultó ser algo que ninguno de nosotros esperaba -su tono de voz es muy serio y su expresión es sombría-, pero veo que todo se resolvió para ustedes, tienen de vuelta a su verdadero compañero -mira al otro Drayden y mantiene su mirada en él durante unos segundos-. No quiero más intrusiones en mi cabeza, ni causar más molestias, así que me iré. Briza, sólo te doy un último consejo. No te fíes tanto del resplandor dorado, no me da buena vibra. No me busquen, quizás nos volvamos a ver, pero tengo que resolver mis propios asuntos yo solo.

    Se da media vuelta, dispuesto a irse, pero antes gira la cabeza y les echa un vistazo una última vez.

    -Adyna, Elisia... gracias por todo, por hacer el esfuerzo de que esto no doliera. Briza, nunca te olvidaré. Los demás, cuídense.

    -Cuídate tú también -responde Elisia con algo de preocupación en su rostro pero una pequeña sonrisa-. Espero que encuentres respuestas a tus preguntas y... tu lugar en el mundo. Si algún día nos volvemos a encontrar, puedes contar con mi apoyo.

    Drayden le dedica a Elisia una sonrisa cálida. Después, el chico mira hacia el frente nuevamente, se queda así por unos instantes y, eventualmente, su cuerpo comienza a desaparecer, mezclándose poco a poco con la vista al fondo hasta que es imposible verlo. Justo después escuchan pasos alejarse rápidamente mientras se marca un camino de hojas y ramas que se van aplastando al mismo ritmo. Eventualmente el camino de hojas está muy lejos para poder ser visto y los pasos se alejan demasiado para poder ser escuchados.

    -Deberíamos movernos ya... -dice entonces Elisia mientras señala con la cabeza la agua del río que poco a poco parece irse volviendo más turbia-. Parece que las tablas ya fueron retiradas.

    -¡ESPEREN!

    Una voz entre los árboles hace que se sobresalten, pero la dueña de dicha voz aparece en un instante después, colgada de una rama y jadeando.

    -Creí que no los alcanzaría... -Dalia se deja caer al suelo y se acerca a James, mirándolos interrogantemente-. ¿Todo... está bien? Por sus caras pareciera que alguien se acaba de morir.

    Pronto todos empiezan a moverse en dirección a la salida del bosque.




    Al salir del bosque encuentran ya a Tahmid y a Delvin esperándolos en el punto en el que inicia el camino hacia el bosque. El zora parece muy contento de verlos y se acerca de inmediato a Adyna para rozar suavemente su brazo. Tahmid, en cambio, permanece un poco alejado, actitud seria y brazos cruzados.

    -¿Cómo les fue? -pregunta animado Delvin-. ¿Encontraron lo que buscaban? ¿Pudieron...? -el zora se interrumpe a media frase, pero su mirada hacia Drayden deja claro que le interesa saber el estado de Drayden.

    Drayden, sin embargo, no parece especialmente cómodo con esa atención, por lo que simplemente desvía la mirada y toma el brazo de Brizala. Delvin se encoge de hombros y se vuelve hacia Adyna, aparentemente dispuesto a dejar el tema ir, pero el intercambio ha captado la atención de Tahmid.

    -¿Qué pasó? -pregunta sin moverse de su posición-. ¿Los... los objetos no funcionaron?

    Tras un poco de conversación, el Príncipe, todavía mostrándose bastante serio, les indica que deben partir ya para aprovechar las horas que les quedan antes del anochecer. Ninguno tiene ninguna objeción, así que parten rápidamente en dirección al noreste, cada uno en su montura, a excepción de Drayden que se ve obligado a cabalgar junto con Brizala.

    El camino la mayor parte del trecho es bastante tranquilo, a paso tranquilo para minimizar el cansancio de los caballos. El aire gradualmente enfriándose conforme el sol va descendiendo y la luz alrededor se va reduciendo. Tahmid ha ido la mayor parte del tiempo en silencio, solo hablando lo básico y manteniéndose el resto del rato perdido en sus pensamientos.

    Cuando el cielo ya muestra apenas una franja naranja en el horizonte, Elisia se aclara la garganta para llamar la atención de todos.

    -Creo que deberíamos detenernos pronto -dice la muchacha-. No creo que sea muy buena idea seguir en la noche. Esta región no está muy cuidada y es mejor descansar bien. No sabemos lo que vayamos a encontrar.

    -Un poco más -responde Tahmid todavía sin mirar a nadie en específico-. Tenemos que aprovechar cada momento de luz. El llamado de Ghalib era urgente y ya perdimos bastante tiempo con este rodeo.

    Elisia mira interrogantemente a todos los presentes, pero su única respuesta es soltar un pequeño suspiro, encogerse de hombros y seguir el camino.

    Un rato después, cuando en el cielo queda ya nada más un leve destello de luz, escuchan ruido de caballos cerca. Tahmid, que ha ido todo el rato al frente, detiene a su caballo y les hace una seña para que hagan lo mismo. El Príncipe mira alrededor a la vez que desenvaina lentamente su espada.

    El sonido de cascos golpeando el suelo poco a poco se vuelve más fuerte, hasta que ven aparecer en la noche a un grupo de diez caballos, todos ellos montados por criaturas con algunos rasgos humanoides, pero orejas enormes y rostros prominentes. Todos ustedes conocen ya a estas criaturas, los bokoblins, pero las últimas veces que se encontraron con ellos no los vieron montar caballos ni localizaron ningún tipo de montura cerca de ellos. Tres de los bokoblins están armados con enormes garrotes de madera, mientras que otros cinco traen machetes afilados. Los últimos dos tienen arcos. Los bokoblins con armas de cuerpo a cuerpo los han rodeado, mientras que los dos arqueros se han mantenido un poco alejados, preparando sus flechas para atacarlos desde cierta distancia.

    Luciendo preocupado y quizá algo molesto, Tahmid alza su espada con una mano a la vez que maneja las riendas de su caballo con la otra.

    -No creo que nos vayan a dejar pasar sin pelear -les dice el Príncipe a la vez que mantiene sus ojos en el par de arqueros-. Tendremos qué abrirnos paso a la fuerza de una manera u otra. ¿Deberíamos tratar de escapar, incluso si nos persiguen con esos arqueros, o intentar matarlos?

    A Tahmid parecen habérsele olvidado ya todos los problemas de antes, sus sentidos claramente enfocados en los atacantes.

    A Vicho y Zafiro

    Dos de los bokoblins armados con machetes tienen su atención especialmente centrada en ustedes dos. No están muy seguros (honestamente, todas estas cosas se ven más o menos iguales), pero tienen la sensación de que se trata de lo que pasó antes de que llegaran la primera vez al pantano.

    A Todos

    Acciones
    -¡Una pelea en honor a los viejos tiempos! Tiren 60d6 (ya se pueden tirar todos los dados juntos) y armen sus estrategias bonitas y todo =)
     
  15. Soria

    Fortianitas recibidas:
    38
    La situación que se produce entre los dos Drayden y Brizala es cuando menos incómoda, y lo es aún más porque sé que no puedo opinar al respecto. Incluso siento que no debería estar presente, por lo que, mientras hablan, mis pensamientos están en otro sitio. Me pregunto qué debería decirle al príncipe cuando vuelva a verlo, ¿debería disculparme? ¿debería darle su espacio? ¿forzarlo a que me hable?

    En algún momento, Drayden… el Drayden que nos estuvo acompañando los últimos tiempos, carraspea la garganta para llamar nuestra atención.

    Cuando dice todo eso me siento triste por este Drayden. Cuando veo que está dispuesto a irse, me acerco a él con la intención de detenerlo, al menos para despedirme, pero como si adivinara mis intenciones, se da media vuelta para agradecernos. No me detengo y me acerco a él para extenderle una mano.

    -No te detendré – le digo en voz baja, con pena en el rostro –. No convivimos demasiado pero aún sostengo mi promesa. Si necesitas ayuda, cuantas conmigo. Espero que volvamos a vernos.

    ***

    Una vez emprendemos la retirada del bosque, nos encontramos a Delvin y al príncipe esperándonos. Bueno, al menos el príncipe no nos ha dejado, aunque su actitud seria y distante me apena un poco. Aún así le sonrío a Delvin cuando se acerca a mí, aunque la pregunta que nos hace me deja un poquito confundida. ¿El príncipe le habrá contado algo?

    -Bien, creo – le digo con voz un poco baja –. Al menos podemos decir que… hemos terminado con este asunto pendiente.

    Luego escucho la pregunta del príncipe y no siento ánimos de responder. Aun así, doy un suspiro y cerrando los ojos le respondo:

    -Sí, funcionaron.

    Pero no añado más. Creo que no hay más qué decir. Con esto el príncipe se molestará aún más, pero es mejor que dejarlo con la duda. Al final todos emprendemos el camino. En determinado momento me acerco a Elisia y, con un poco de duda, le pregunto si puede regresarme el disco de piedra que le di.

    -Me interesa mucho el objeto – le digo, guardándolo de nuevo entre mis ropas –. Me gustaría estudiarlo en un futuro, por lo pronto simplemente lo traigo por si nos puede resultar útil.

    Cuando ya comienza a oscurecer, Elisia sugiere parar, a lo que yo asiento mostrando mi apoyo. Sin embargo el príncipe, que no ha abierto la boca para casi nada, dice que debemos seguir un poco más, por lo que suspiro ruidosamente casi sin darme cuenta. Volteo a ver a Elisia, quien tiene la misma resignación en el rostro. Sin embargo, la cosa parece ponerse peligrosa, pues que de la oscuridad salen bokoblins a caballo. ¿En serio? Ah, pero el príncipe quería aprovechar hasta el último rayo de sol. ¡En fin!

    Mientras dice eso, me inclino un poco hacia Delvin y le murmuro:

    -Traes la daga, ¿verdad? ¿Podrías atacar a uno de los caballos? – le pregunto, mirando a los bokoblins que tenemos al frente.

    Después respondo al príncipe.

    -Escapar es la mejor opción. Los diestros en caballo al frente – digo, volteando a ver a Kiogh y al príncipe. Los humanos suelen ser más diestros en las batallas ecuestres –, los magos a los arqueros, yo y quien desee en la retaguardia. ¿Les parece? Una vez abierto el paso, es mejor huir a toda velocidad.

    Yo no soy buena peleando sobre una montura, por eso creo que seré más útil si me quedo un poco atrás a asistir a los compañeros que lo necesiten, especialmente a los magos. Usaré mi espada para desarmar y derribar a los enemigos que se acerquen a nosotros. Si por alguna razón caigo del caballo, me dedicaré a herir a los caballos de los enemigos (con la espada o en el último de los casos el escucho eléctrico) para intentar derribarlos. Mi intención no es quedarme en una batalla campal, simplemente cubrir a quien lo necesite y huir.
     
    You are not allowed to view the dice result.
  16. Säbel

    Säbel Administrator
    Miembro del equipo

    Fortianitas recibidas:
    10
    No pensé que esto resultara tan difícil. Ver al Drayden mágico asi de triste me hace sentir terrible. No puedo corresponderle. No así. No cuando está Drayden, mi Drayden, de por medio.

    Bueno... el Drayden real. No sabría decir si es más mío o no que el mágico, pero... agh... Mejor... mejor no pienso en eso.

    -¿Qué cosas? ¿A qué te refieres con eso? - pregunto, algo desconcertada, mirándolo con interés

    -¡No lo puedo creer! - me llevo una mano a la cara - ¿Quién carajo se cree ese viejo? Solo... ¿solo porque quizá conoció a la abuela se siente con derecho de meterse? Ay... ayayayayay... Mejor que no lo volvamos a ver...

    -Yo no lo creí posible. Pero me alegra haber estado equivocada con eso - le sonrío un poco, con afecto

    Luego Dray pregunta por su familia y el Drayden mágico le dice que su hermano sobrevivió. A esto no tengo mucho qué decir, ojalá podamos buscarlo entretanto o después que se solucione lo de Ikana.

    Ah, cierto, tengo que explicarle lo que ha pasado.

    -Bravlio fue al santuario, volverá pronto. Falan, bueno... Falan se fue y poco después de eso llegó Elisia. Pero no te preocupes, no pasa nada nada malo, ahora viajamos juntos y nos hemos estado apoyando.

    No se en qué momento el Drayden mágico se aparta, pero se aclara la garganta y me imagino que dirá algo, así que me giro un poco para verlo.

    La forma en la que mira a Drayden y lo que dice me hace poner en alerta, e inconscientemente me pongo un poco al frente de Dray como para protegerlo. Aqui hubo un cambio importante, no sabría decirlo, pero algo definitivamente cambió.

    -Lo tendré en cuenta, gracias por el consejo - respondo, mirándolo con cierta curiosidad.

    -Yo... yo tampoco te olvidaré. Gracias por todo - digo, levantándome para mirarlo - Mucha suerte con tu camino. Y si... y si algo puedo hacer por ti, a pesar de todo, también puedes contar conmigo.

    Cuando veo que Drayden mágico empieza a desvanecerse frente a mis ojos siento que estoy cometiendo un error. Siento que no debería permitir que se vaya. ¿Qué tal si tenía razón? ¿Qué tal si en realidad debería estar con él? ¡Todo lo que pasó, todo lo que viví fue con él! ¡Y ahora lo estoy perdiendo!

    Pero... pero quizá sea mejor asi. Quizá es mejor que se vaya. Es mejor porque la gente no lo entendería, y tampoco quiero que sufra. Tampoco quiero que le hagan algo que pueda lastimarlo. Y... y en Ikana no lo entenderían. No entenderían una energía mágica como la que lo ha formado.

    De cualquier forma, yo quería encontrar a Drayden sin importar el precio, ¿no? Ahora lo he encontrado y el precio a pagar es este. Es sentirme miserable por pensar siquiera en la idea de borrar las cosas incómodas. En pensar que matar a alguien sin matarlo era la mejor solución a no sentirme asi.

    Pero... pero por fin se acabó.

    Suspiro profundamente cuando Elisia nos insta a movernos. Tomo la mochila de Drayden, me acerco a él, le quito los artefactos de piedra para guardarlos, luego lo ayudo a ponerse de pie y entonces lo abrazo con todas mis fuerzas.

    -Dame... dame un momentito asi, por favor - le digo en voz bajita - Estoy tan feliz de que hayas vuelto...

    La vocecita de Dalia termina por devolverme a la realidad. La cual es que me siento terriblemente cansada y quisiera acostarme a dormir, pero no se puede. No ahora.

    -Si, todo está bien ahora.

    - - -

    Ver a Tahmid y a Delvin sólo me hace sentir cansada y acordarme de la conversación que tuvimos antes por el tema de los artefactos y revivir a la gente. No tengo ánimos para pelear.

    Abrazo a Drayden cuando siento que se acerca a mi, buscando algo de apoyo o cómo esconderse, no importa. Yo siento la boca terriblemente seca, pero debo responder. Adyna le dice que funcionaron, ante lo cual asiento.

    -El Drayden que había viajado con nosotros resultó ser una persona creada a partir de la magia del agua, tomando los recuerdos y la identidad del Drayden real - respiro profundo - Al final se fue y dudo que nuestros caminos se crucen en un buen tiempo. Así que puedes estar tranquilo porque ya no hay peligro por ese lado.

    Me pregunto si algún día se le pasará que no se hayan usado los objetos para revivir a Gladius. El cambio en la actitud de Tahmid es notorio y me hace sentir bastante incómoda, porque algo se rompió con todo esto. Algo definitivamente cambió y a mi me sigue doliendo que el señor insinúe que fue nuestra culpa que Gladius se muriera. Que nosotros provocamos que se sintiera miserable.

    Al menos... al menos tener a Drayden cerca me hace sentir un poquito más tranquila. No siempre es tan cómodo cabalgar asi, menos cuando siento que me quedaré dormida en cualquier momento, pero lo puedo tolerar. No es la primera vez que lo hacemos.

    La huida de Laver... ¡qué lejano parece todo eso ahora! Se siente como si hubieran pasado meses, pero sólo han sido algunas semanas. Y aun quedan muchas cosas que Dray debería saber. Pero se las diré cuando paremos para descansar. Entiendo la urgencia, pero tampoco podemos cabalgar toda la noche. Nosotros necesitamos descansar y los animales también.

    -¿Dray? ¿Te importaría si hablamos más al rato? ¿O prefieres descansar y hablar más adelante?

    Tras un rato, nos vemos rodeados por jinetes. ¡Lo único que nos faltaba! ¡Bokoblins armados y organizados!

    -Entendido -respondo, mirando a Adyna - Puedo ayudar a cubrir la huida si hace falta.

    Me dirijo a Dray:

    -¿Tienes cómo defenderte? - le digo en voz bajita - Tengo un cuchillo en el cinturón si necesitas un arma. No te desgastes mucho, sólo tenemos que abrirnos paso para huir. - me humedezco los labios - Si hace falta toma las riendas, yo nos cubro.

    Usaré Muro de Aire sobre los arqueros para entorpecer sus movimientos si deciden disparar. Si hace falta, uso también Rayo de Descarga para ponerlos fuera de combate y, si logramos poner distancia entre nosotros y ellos, usaré Agujero detrás de nuestro grupo para cortarles el paso a los bokoblins.
    Si alguno de nuestros compañeros es herido me enfocaré en curarlo. Si me llegan a atrapar, usaré el Escudo Zora para intentar zafarme o, si no me queda más remedio, la magia reversible de curación para dañar a los bokoblins.

     
    You are not allowed to view the dice result.
  17. vichoxD

    Fortianitas recibidas:
    0
    Al final, todo el asunto con el Drayden mágico parece saldado. La verdad, presenciar todos estos diálogos, los lamentos, las frustraciones, las penas… Me decae un poco, y me hace sentir algo incómodo. Qué misteriosa y compleja es la vida, la existencia. Hasta hace unas horas, tenía entendido que la naturaleza era la única capaz de otorgar la vida, de crear seres y darles la chispa de la vida, darles una personalidad, un alma… Pero ahora todo parece ser radicalmente. ¿Es la magia otra expresión de la naturaleza misma? Parece ser que sí. Pareciera como si ambas tuviesen un pacto de complicidad que funda las reglas de nuestro universo…


    Podría parecer que son lo mismo, incluso.


    ¿Cuál es el sentido de todo esto? ¿Fuimos nosotros hechos para la naturaleza, o es la naturaleza una herramienta más para el hombre? ¿Dónde están los límites que definen esto? ¿De verdad deberíamos utilizar la magia para mejorar nuestra condición de vida, o realmente nunca debimos haberla descubierto? No hay nadie que pueda responder con total seguridad estas preguntas, sólo pueden existir deducciones, razonamientos, ligamentos entre idea e idea, pero nada más.


    La despedida del ser mágico me causa cierta compasión por él. Pobre… Fue dotado de una identidad que le pertenecía a otro, y recién ahora lo sabe. Cuando se despide de nosotros, me limito a asentirle, como diciéndole “buen viaje”.


    ***


    Finalmente, nos devolvemos a Ikana… Tahmid se mantiene distante y serio, lo que deja en claro que sigue afectado por lo que pasó. Debe de estar dolido por haber tenido la posibilidad de revivir a su maestro, y no haberlo hecho. Qué doloroso es cuando se te presenta una oportunidad de cambiar las cosas, pero tu entorno no te lo permite, y tienes que resignarte a esperar otra oportunidad más adelante, oportunidad que quizás jamás vuelva.


    Tras viajar mucho, Elisia propone que nos detengamos, cosa que yo agradecería profundamente, pero Tahmid argumenta que debemos aprovechar cada minuto de luz que nos quede para avanzar, y que por lo tanto es mejor seguir todo lo que podamos. Tras un rato de continuar, ya no queda nada de sol, y se escuchan ruidos de caballos y bokoblins.


    Mierda, ¿Otra vez estas cosas?


    Adyna propone que huyamos, sin embargo no me parece la mejor elección.


    -No, no podemos huir tan fácilmente. No debemos subestimar a estas cosas, han llegado a un nivel de organización que no hemos visto antes. Es muy probable que este grupo no esté solo, y hayan más de ellos en los alrededores esperando a emboscarnos. Hay que escarmentarlos, y si es necesario, acabar con todos ellos. Que los magos aquí distraigan a los arqueros, yo intentaré teleportarme detrás de ellos y atacarlos por la espalda.


    Lo que haré será intentar matar uno dos de los bokoblins que estén rodeándonos, y tras eso transportarme justo detrás de uno de los arqueros, dar un salto en su caballo dirigiéndome hacia el otro, y con el impulso cortarle horizontalmente el cuello o la espalda al primero. Cuando esté detrás del segundo, intentaré acabar con él de la forma que sea. Una vez lo logre, galoparé para ayudar a mis compañeros. Espero que las botas de pegaso me ayuden a obtener la fuerza y velocidad necesarias para hacerlo todo lo suficientemente rápido.
     
    You are not allowed to view the dice result.
  18. Furanku

    Fortianitas recibidas:
    7
    #1858 Furanku, 2 Abr 2017
    Última edición: 2 Abr 2017
    Creo que la moralidad viene, en muchos aspectos, en base a la empatía: “no hacer a otros lo que no desearías que te hagan a ti”. Es parte de vivir en comunidad, en definitiva. Son normas no escritas para una mejor convivencia.


    Por supuesto, existen otros aspectos que no tienen tanto que ver con la convivencia, sino con los límites auto-impuestos de hasta donde es o no correcto llegar, y eso tiene que ver con otro tema.


    Tú también debes tener una moralidad, Keaton, aunque no le llames así. ¿Qué crees al respecto? ¿Qué es para ti “el bien y el mal”?



    Porque es un deseo propio de los seres mortales tratar de conservar nuestra existencia. Vivir lo más posible y tratar de asegurar que esta continúe a través de generaciones. La “maldad” no es más que un adjetivo arbitrario. Destruir vida no es realmente algo malo, la vida y la muerte son parte de un ciclo, en donde una lleva a la otra. Sin embargo, si tachamos de “malo” aquello que rompa ese círculo, destruir por destruir, sin llegar a crear algo nuevo.


    ¿Por qué temo de sus acciones más que de otros? Sí, es innegable que su poder mágico es un factor, pero la razón principal de que él me importe y no otros, es el conocimiento de su existencia y la cercanía a esta. No puedo dudar o preocuparme de algo que no sé que está. Habrá muchísimas cosas allá afuera que podría considerar “peligrosas”, pero mientras no conozca ninguna en particular, no puedo ni preocuparme sobre ello ni tratar de tomar acciones al respecto.



    No lo sé. Por un lado no me gustaría sentirme traicionado, que haya fingido todo este tiempo, si fuera el caso de que es consciente de todo; y en el otro, si ”algo” lo ha conducido a esas acciones sin que se dé cuenta, mi preocupación es que se volvería impredecible y difícil de lidiar, no podría tacharlo de “enemigo”.


    Yo… no lo sé, mucho tendría que ver con lo que él mismo desee. No quisiera imponer mi voluntad sobre temas que no son sobre mí, sino sobre él. Si acaso es “bueno” o “malo” está muy relacionado a sus propias decisiones.

    En cualquier caso, ahora que ya sabe la verdad creo que es importante que sepa qué es. No creo que haya problemas con los recuerdos “prestados” que tenga, pero olvidar de dónde viene podría traerle problemas, y tarde o temprano querrá saberlo.


    ¿Por qué me preguntas eso? ¿Acaso… matarlo o borrar su memoria es una posibilidad real?


    Pero realmente no necesite una respuesta sobre esa última pregunta. Brizala y el “otro” Drayden siguen hablando y me queda claro de quién es la idea. Ella me mira cuando menciona mi nombre, como esperando aprobación, a lo que reacciono abriendo un poco los ojos, incrédulo, y encogiéndome de hombros. No sé hasta qué punto quiere hacerme parte de eso, pero yo me negaré si él no quiere.


    Como sea, ni siquiera hay oportunidad, porque tras una simple despedida –a la que respondo alzando la mano a la altura de mi hombro y agitándola suavemente una vez– Drayden se va. Se hace invisible y nos deja atrás, marcando su propio rumbo. Es… triste que se vaya así. Quiero creer en él como persona, incluso si tengo sospechas, quiero creer que se va triste. Debe ser duro, pero creo que es mejor que se vaya así, no necesita perder sus memorias, porque si bien son su conflicto ahora, también son la base que necesita para empezar de nuevo. Si no es por mis dudas sobre él, diría que es mejor persona que el Drayden original.


    Nosotros también comenzamos a movernos, en la que de un grito aparece Dalia y se une al grupo. Buscamos nuestras monturas y nos preparamos para marchar. Guardo lo que llevo en el equipaje y, lo más disimulado que pueda, también guardo ahí la tabla, si va dentro de un bolso nadie la verá. Cuando llegue la noche y estemos lejos ya podré mencionar que la traigo.

    Cabalgamos, durante largo tiempo, sin pausa, incluso cuando Elisia lo sugiere. Todo el tiempo voy callado, pensando en lo que fue y en lo que viene, me tiene preocupado la urgencia de Ghalib y lo que nos espera en Ikana.


    Ya en el ocaso, pronto a detenernos, somos asaltados por un grupo de… bokoblins. Se ven bastante hostiles y nos rodean. Habrá que pelear.


    Estrategia

    Adyna menciona que lo mejor es escapar y estoy de acuerdo. No hay que gastarse en peleas innecesarias. Basta con neutralizarles lo suficiente para que no nos sigan.


    Me haré cargo primero de los que portan arco, son los más peligrosos en primera instancia. Usaré Dormir sobre ellos, en ambos, para quitar la amenaza que suponen sus flechas. Luego, Rayo de Hielo sobre aquellos enemigos que estén en nuestro paso, para poder avanzar. No quiero usar rayos de descarga porque son demasiado llamativos a estas horas. Si nos siguen, usaré un Bola de Fuego. Tiene un poder bastante alto y su área de efecto es amplia, ideal para frenar la persecución.
     
    You are not allowed to view the dice result.
  19. Legend

    Fortianitas recibidas:
    3
    Ese pobre Drayden... es como si toda su vida le hubiera dado la espalda en un momento...

    Finalmente opta por irse y se despide de todos, yo no alcanzo a nada mas que despedirme con un movimiento de mano, es una pena que sea el quien deba abandonarnos, llegue a relacionarme con el mucho mejor que con el Drayden real, quien siempre se me ha hecho algo... de actitud poco agradable.

    Finalmente se va, desapareciendo entre los arboles... y Elisia nos insta a movernos, momento en el que llega Dalia.

    -E-ehh... te cuento despues si?- Respondo, instandola a avanzar -No es el mejor momento- Le digo, dejandole ver que no era nada serio.


    Al rato nos encontramos con el principe, quien luce muy serio, habra pasado algo en el Santuario? De todos modos nadie parece con animos de hablar asi que preguntare luego, supongo. Finalmente el camino continua hacia fuera del bosque.

    Durante el tenso viaje (que Tahmid se encargo de hacer mas tenso) me acerco a Brizala, haciendole un gesto de saludo al Drayden original, le hablo a la Zora:

    -Oigan... no seria mucha la molestia si me quedo con el collar?- Digo evitando ver a Drayden, enfocandome en Briza -Me gustaria conservarlo como recuerdo, ya que ahora solo es piedra normal no?-.

    ______________________________________

    El viaje tenso se acaba haciendo aun peor con la aparicion de esos Bokoblins a caballo. Todos parecen dispuestos a escapar, pero Kiogh en cambio busca pelea, y dado que soy sumamente tosco en combate sobre monturas, lo mejor sera tratar de usar mi Daga de Viento contra los arqueros, espero que logre hacerlos caer de sus monturas con el viento a esta distancia, mientras cabalgo junto a los demas, tratando de huir.
     
  20. Zafiro Bladen

    Fortianitas recibidas:
    0
    La despedida de "no-Drayden" me parece un tanto triste y angustiosa. este chico no deberia ir solo por ahí, pero, no podemos hacer nada y no me atrevo a hablar totalmente. solo alcanzo a hacer un pequeño gesto con la cabeza, para despedirlo.

    Cuando al fin nos encontramos con Tahmid, puedo notar lo tenso y ofendido que está. alzo las cejas levemente, haciendo una mueca, callandome, tecnicamente. Tahmid está siendo injusto con todos nosotros, y comprendo su... molestia, pero si comienza a ponerse peor, es entonces que tendré que abrir mi bocaza.

    le dirijo una mirada discreta a Elisia, en plan de "está imposible, dejalo".

    volteo nuevamente a ver a Tahmid. mierda, quiero hablar con él.. pero siento que seria impertinente. y ese mismo sentimiento se me hace tan tonto.. niego levemente con la cabeza, tratando de pensar en otras cosas, pero sigue apareciendo el rostro de mi hermano. respira, drina, respira..

    tengo la sensación de que debimos haber hecho caso a Elisia..

    y casi maldigo mis pensamientos, por que es entonces que se escucha algo amenazador acercandose.. Tahmid nos indica detenernos, cosa que todos hacemos de inmediato. ahí es donde veo qué demonios es lo que está a punto de cruzarnos.

    Oh mierda. oh mierda. mierda, mierda, mierda. LO QUE FALTABA. UNA PUTA HORDA DE BOKOBLINS! JA! POR QUÉ NO ME MORÍ CUANDO PEQUEÑA, EH? NO, TENIA QUE SALIRME ESTE PUTO MECHÓN BLANCO. Y DE NOCHE, VIAJAR DE NOCHE, JAJAJA! MALA IDEA! MALA IDEA!

    - Escapar no suena a mala idea. - replico. entonces dirijo la mirada a mis compañeros, y me detengo en seco. oh, dios, la forma en la que nos ven esas cosas... nos reconocen. NOS RECONOCEN!

    El pánico vuelve a mi cuerpo y comienzo a recordar el como inicié esta raro viaje. Volteo a ver a Kiogh, quien, por supuesto, no parece aprender que no todo EL MALDITO TIEMPO SE DEBE ATACAR!

    Tomo del brazo de forma fuerte a Kiogh y lo volteo a ver, furiosa - Tu te mueves y te electrocuto los testiculos, Kiogh. se te OLVIDA lo que pasó la ultima vez? por que A MI NO. - luego, volteo a ver a adyna, quien ha dicho lo que quiere hacer, y asiento - me parece sensato. - suelto a kiogh con un "haz caso o juro que te haré picadillo" y me preparo.

    de acuerdo con el plan de adyna, me dispongo a hacer lo siguiente:

    los arqueros son los que necesitan atención, con previa advertencia hacia mis compañeros, lanzaré "Luz repentina" para aturdirlos y eso nos dé una ventana de oportunidad, si esto no funciona o solo nos da unos cuantos segundos de ventaja, optaré por intentar en ellos "Dormir", si ninguna de las dos cosas funciona, lanzaré "Rayo de descarga II" sobre ellos.

    en algun momento y si puedo, uso, "Muro de aire" sobre quienes lo necesiten o incluso sobre mi, si así lo requiero. tambien trataré de esquivar ataques.
     
    You are not allowed to view the dice result.

Compartir esta página