El Templo de Piedra [En Juego]

Tema en 'Dados' iniciado por Pali, 18 Ago 2013.

  1. Oye Invitado, te recordamos que no necesitas una cuenta para crear un tema o participar en una discusión en El Palacio.

    Recomendamos crear una cuenta para aprovecharte de nuestro sistema de Rupias y Pegatinas, ademas de personalizar tu perfil y mensajes con avatares y portadas, pero si prefieres permanecer anónimo ¡no hay problema!

    Todo El Palacio esta abierto para ti. ¿Que esperas?

    Descartar aviso
  1. Soria

    Fortianitas recibidas:
    38
    Cuando el príncipe asiente a todo lo que decimos, me pregunto qué resolución habrá tomado al respecto y cuando lo veo dejándose caer sonrío para mí misma. Sólo cuando ya hemos bajado, le digo:

    -Presumido – al tiempo que le doy un golpecito en uno de sus brazos.

    Pero al final, el príncipe no dice nada al respecto sobre quién irá con él y hace una seña tanto a Kiogh como a Drina y eso me hace abrir los ojos con sorpresa al tiempo que los veo alejarse. ¿En serio? ¿Van a dejarnos aquí con un desconocido yendo a la casa de otros desconocidos? ¿Qué le pasa al príncipe? Creí que a él le gustaba más moverse por su cuenta, ser discreto y esas cosas de ladrones, ¿y se va con dos personas más? Sí, pero a nosotros que nos den.

    Me cruzo de brazos, suspiro profundo y cuando me vuelvo a los demás, trato de no mostrar mi enojo.

    -Pues andando – digo, encogiéndome de hombros.

    Pero el camino resulta ser lejos de lo ideal. El chico no sabe muy bien cómo guiarse. ¿Por qué mierdas Drina nos dejó tirados? Mejor no hubiera sugerido a su familia y hubiésemos ido a otro sitio. Miro a Elisia, quien comienza a orientar al muchacho. Es muy probable que ella esté preocupada por la situación de Eprhym y quiera buscar noticias por su cuenta, después de todo vivió aquí muchos años, ¿no es así? Quizá podríamos ir con alguno de sus conocidos de confianza, aunque a saber si querrá confiar en nosotros.

    Al final llegamos a la casa, recibidos por soldados de mala cara y todos terminamos solos en una lujosa estancia, con tazas de té que decido no tocar, con una señora desconocida que obviamente está incómoda con nuestra presencia. No puedo evitar cruzar mis brazos y sentirme ahora sí enfurruñada y molesta con Drina y el príncipe: Con Drina por dejarnos abandonados en una situación semejante y al príncipe por no importarle. Se los dije y decidieron ignorarme. Ugh, como sea, yo no puedo estar en este lugar.

    ¿Odaine? Perfecto, el nombre de una familia a la que no conozco ni un poquito. ¿Qué puedo decirle? “Conozco a su… eh, sobrina, señora. ¿O la hija de sus amigos? La conozco de hace… ¿un par de semanas? Fui de compras con ella una vez y luchado codo a codo contra bokoblins. Fuera de ahí, no conozco a la chica ni a la familia ni un poquito” Pft, podría hacerlo, pero la señora no merece mis sarcasmos. Doy un sonoro suspiro y me levanto de mi sitio.

    -Mil disculpas por mi mala cara, señora, no es nada personal. Simplemente estamos cansados. La verdad es que no queremos molestar, sólo vinimos a acompañar al muchacho aquí, que ya es tarde. Seguramente su hermana vendrá más tarde, anda… por ahí. En cuanto a nosotros, ya nos vamos. Agradezco el té y su cortesía.

    Volteo a ver a mis compañeros y les hago una seña para salir.

    Ya estando fuera, porque de verdad no pretendo quedarme en esta casa por más tiempo, es que me doy cuenta de lo que acabo de hacer y volteo a ver a mis compañeros, con una mueca entre apenada y molesta.

    -Discúlpenme, fui grosera al hablar por ustedes y suponer que estaban tan incómodos como yo. ¿Alguno de ustedes quería quedarse? La verdad es que siento que de aquí no vamos a sacar gran cosa, y prefiero dormir en una banca que en un lugar donde seremos bienvenidos a fuerza.

    Doy un suspiro y agacho la cabeza.

    -Perdón.

    Luego coloco ambas manos en mi cintura y, manteniendo mi mirada fija en mis botas, le pregunto a Elisia:

    -¿Conoces a alguien con quien podamos quedarnos? – volteo a verla con decisión en la mirada –. ¿Crees que alguno de tus amigos podría informarnos sobre Ephrym? ¿Confiarías en nosotros?
     
  2. Legend

    Fortianitas recibidas:
    3
    -Pueeeees... que esos bichos de ahi atras son mas resistentes de lo que parecen, y que hay un par de celdas por ese camino... y nada mas, creo- Respondo, tratando de bajarle el perfil al asunto.

    -Oh, ya veo!- Respondo, observando emocionado como emula el actuar de los encapuchados, me tienta ponerme a su lado y jugar tambien a las imitaciones! Pero... no es el momento.





    Aunque la comida que hay ahi es tentadora, prefiero ponerme de cabeza a ver que puedo descubrir y... hey! esto es mas interesante que una salchicha!

    -Hey, chicos! Esas ventanas no son lo unico de cabeza! Tambien hay escaleras y puertas en el techo! Parece que este lugar esta pensado para recorrerse de cabeza tambien!...- ... Esperen, de cabeza? Como diablos es eso posible? A menos que sea una casa de arañas o de alguna clase de pajaro....
     
  3. Säbel

    Säbel Administrator
    Miembro del equipo

    Fortianitas recibidas:
    15
    -Bienvenido al mundo de los curanderos y de improvisar en campo para solucionar las cosas - respondo, sonriendo ampliamente - Claro, la ventaja que tenemos en este caso es que nadie está muriendo, y espero que siga así.

    - - -

    Tuerzo la boca en un gesto de preocupación cuando Saaro le dice a Fegaer que no sólo saben que estamos aquí, además desde el principio estaba planeado que viniéramos.

    Miro a Ghislaine y a Ghalib con el ceño ligeramente fruncido. Definitivamente tenemos que interrogar a este fulano.

    - - - - -

    En el cuarto raro

    -Ah ah, lo hiciste bien - lo tomo de la barbilla con suavidad para hacer que me mire - Eres un mago perfectamente capaz de lograr todo lo que te propongas. Y yo creo en ti. Si te preguntas por qué lo pienso, bueno... lograste hacer magia en un momento complicado, porque eres genial y además porque te amo. Esas son razones suficientes para mi. - agrego, acariciándole la mejilla con el pulgar.

    - - -

    Escucho a Drayden y al resto del grupo hablar sobre la habitación mientras me muevo un poco para explorarla. Y de verdad es extraño: pareciera como si hubiera otra habitación en el techo.

    Si la teoría de Adyna es cierta y esto es un santuario, entonces dudo que las cosas estén puestas al azar. La pregunta sería: ¿por qué lo construyeron asi?

    -Es probable. Debe haber alguna forma de poder caminar sobre el techo y las paredes para ir a otros lugares. La otra opción lógica sería hacer que toda la torre se pusiera de cabeza pero vamos, ¿qué tan posible sería? Es irreal - respondo, encogiéndome de hombros. - De cualquier forma, más adelante quizá podríamos avanzar por ahi - agrego, señalando la puerta del pasador.

    Cuando Ghislaine saca comida me acerco a tomar un poco para mi y para Drayden. Mientras, Fegaer decide empezar con el interrogatorio.

    -Lo haré yo.

    Me acerco hasta donde está Saaro para sentarme frente a él, asi como si fuera a tener una charla amistosa con un amigo de años.

    -Digamos que tengo cierto respeto por Naroh, así que hagamos esto de la mejor forma posible para todos - le doy un mordisco a mi pan - ¿Por qué están Naroh y tus compañeros aquí? ¿Les ofrecieron alguna clase de trato? ¿Si es así, cuál fue? Y lo más importante: ¿qué tanto sabes sobre este sitio?
     
  4. vichoxD

    Fortianitas recibidas:
    0
    En cuanto Tahmid sale corriendo, miro a Drina con un poco de preocupación por un segundo, pues no creo que ella sea muy ágil, pero en vista de que el príncipe no parece querer esperar a nadie, comienzo a correr y lo sigo.

    Y ¡Vaya! ¡Extrañaba muchísimo todo esto! Me preocupaba un poco el haber perdido la práctica, pero no estoy nada oxidado. Y el príncipe tampoco es malo, de hecho es muy bueno, y hacía tiempo que no veía a alguien que me hiciera competencia real en esto. Al saltar, correr y trepar, me siento libre nuevamente, me siento como un niño en su patio. Mi corazón vibra como no lo hacía hace mucho. A ratos, cuando puedo, aprovecho también de intentar hacer algún truco o gesto asombroso para impresionar a los demás.

    Tahmid no es nada malo, no, pero ya parece que es hora de detenerse. Tahmid nos dirige una sonrisa, y... ¡Qué! ¡Se lanza al vacío! ¡Jajajaja! ¡Qué confianza!

    Miro hacia abajo y veo un gran fardo de heno al que Tahmid ha saltado, y acto seguido, me lanzo yo también. Je... Y yo pensaba que era el único que hacía ese tipo de locuras. Ya abajo, el príncipe nos indica que deberemos nadar un poco. No será un problema, mi padre también me entrenaba en la natación.

    Asiento.

    -No será un problema.

    Una vez nos cambiamos ambos, Tahmid se separa de nosotros y comenzamos a caminar. Al otro lado del pasillo se escuchan a dos sirvientas hablando bajo y viniendo hacia nosotros.

    -Drina-le digo a mi compañera susurrando lo más bajo posible-, intentemos pasar inadvertidos aquí. No les dirijamos la palabra a ellas dos simplemente seguimos caminando y de paso escuchamos lo que hablan. Si escuchamos algo interesante, las seguimos.
     
  5. Zafiro Bladen

    Fortianitas recibidas:
    0
    #1965 Zafiro Bladen, 6 Ago 2017
    Última edición: 6 Ago 2017
    Mala idea como siempre, Drina! Mala idea! Solo espero que mi hermano sea lo suficientemente educado para presentar a todos, por que si no, lo voy a matar yo misma. Ghislaine no tendrá que hacer nada.

    De repente, entre la urgencia de no perderles la vista, y no tropezar, mi ansiedad crece. Y si algo pasó? Oh.. Ahora mismo debo enfocarme en esto.

    Llegamos a un punto donde este par de CABRAS se lanzan al puto vacío y al asomarme, me doy cuenta que había una carreta con Heno. Bueno, al menos no se dañaron la cara.

    Yo, como persona decente, decido bajar de forma calmada y consienzuda. No me voy a aventar!

    Cuando al fin los alcanzo, lanzo un pequeño bufido - Cuando no tengan deseos de morir, me avisan. Cabras. - susurro, al ponerme a su par, un poco asombrada y enfadada a la vez.

    Tahmid finalmente nos dice que irá a ver a un amigo, hago una mueca, pero nos da una tarea interesante a mi y a Kiogh. Hacernos pasar por sirvientes! Por suerte, me gustaba mucho hablar con los de casa, así que no me será tan difícil adoptar actitud de una.

    Aunque claro, yo no soy la que vive en un palacio.

    Asiento, y cuando llega la hora de cambiarnos, entrecierro los ojos hacia Kiogh y me salgo. No quiero ver nada. No de él.. Por supuesto. Así que me cruzo de brazos, y espero a que salga, para cambiarme yo de forma rápida, cuando me toque. Lo único que conservo, por si acaso, entre estas ropas, es mi varita y el anillo, guardado en un pequeño bolsillo.

    Asiento y bajo la mirada, adoptando una posición corporal servicial y un tanto sumisa, para no levantar sospechas... Y sonrío levemente. Esto será BASTANTE divertido.
     
  6. Furanku

    Fortianitas recibidas:
    7
    Somos parte de su plan… lo saben todo. O tienen un excelente estratega… o nos están espiando. Necesito interrogarlo adecuadamente después.






    Detenidos, Ghislaine despliega un mantel y nos ofrece comida. Briza es la primera en venir y le hace una pregunta a Saaro. Mientras ella hace algunas preguntas, sin dejar de escuchar, tomo algo para comer. Como tranquilo y cuando ella acabe, también quiero preguntar algo.


    –¿Cómo saben que te capturamos?
     
  7. Xavier

    Xavier Xanatos Gambit
    Miembro del equipo

    Fortianitas recibidas:
    102
    Actualización
    Siguiente: Sábado 19 de agosto
    ANTERIOR | SIGUIENTE​

    Tarde del 27 de junio del año 769 de la dinastía de Santral

    A Furanku y Säbel

    -Si tanta confianza tienes, pues adelante, nadie te está atando las manos -dice Ghalib con un dejo de resentimiento en su voz.

    A Furanku, Legend y Säbel

    -¿Había algo importante en esas celdas? ¿Algo que llamara tu atención? -pregunta Dalia.




    A Säbel

    Drayden te dedica una sonrisa que se ve forzada. Luego toma la mano con la que lo estás tocando, la acaricia suavemente y la separa de su cara.

    -Sólo espero que no haya sido un golpe de suerte, una sola vez no significa nada -responde sin mucho ánimo.

    A Furanku, Legend y Säbel

    A Furanku

    Al ver a James de cabeza, diciendo esto, decides voltear hacia arriba para saber de qué habla. En efecto, ves que el techo de la habitación es muy extraño. No sólo tiene puertas al revés en las paredes superiores, también tiene unas escaleras de madera que van desde un agujero en la pared hasta el techo.

    A Furanku, Legend y Säbel

    -No es tan irreal como piensas -dice Ghalib -siempre podrías invertir nuestra percepción y la forma en la que funciona la torre. ¿Y si hubiera una fuerza invisible que nos atrajera hacia el techo?

    Ghalib parece tan interesado en el asunto que comienza a levitar hasta meterse al agujero en la pared donde está la escalera de madera.

    -Oye, no te separes del grupo -reprocha Ghislaine -no podemos seguirte.

    -Por favor, sé cuidarme solo -responde el mago con desinterés, antes de adentrarse más en el agujero y desaparecer de su vista.

    -Agh, y nada más se fue sin decir nada -dice Ghislaine con frustración.

    -¿Quién dijo que ellos están aquí? -responde Saaro-. Por supuesto que nos ofrecieron un trato, a eso nos dedicamos, a hacer tareas difíciles a cambio de una buena recompensa. Yo no sé mucho del sitio, sólo que es una torre antigua que actualmente se utiliza como base militar. Quizás Naroh podría decirte más.

    Saaro no responde al instante, hace una pausa en la que parece que se está deteniendo a pensar.

    -No lo sé -responde finalmente, encogiéndose de hombros.

    -Mi hermano ya se tardó en volver -dice Ghislaine después de un rato, recogiendo sus utensilios y doblando el mantel-. ¿Qué dicen? ¿Deberíamos esperarlo? ¿O continuamos sin él? -finaliza, mirando la puerta que señaló antes Brizala.

    Acciones
    -Se quedan esperando a que regrese Ghalib.
    -Continúan explorando el lugar.
    -Tratan de seguir a Ghalib.




    Noche del 27 de junio del año 769 de la dinastía de Santral

    A Soria, Vicho y Zafiro

    Tahmid le guiña un ojo a Adyna, pero no responde nada.




    A Soria

    La señora que los recibió en la casa parece realmente alivida cuando revelas que tú y tus compañeros no planean quedarse. Una vez que Elisia, Delvin y tú están al aire libre y fuera del rango de visión de los guardias de la puerta, Elisia suelta un suspiro.

    -Nos salvaste -dice la muchacha mirándote.

    -Aw, la señora parecía agradable -comenta Delvin encogiéndose de hombros-. Y tengo la sensación de que Eidan nos irá a buscar en unos minutos. Espero que esté bien por su cuenta...

    Cuando te disculpas por "haber sido grosera" tus dos compañeros le quitan de importancia de inmediato.

    -Era lo mejor -responde Elisia-. Seguro esa mujer tiene información, pero sin Drina aquí era poco probable que nos la diera. Esto no nos correspondía a nosotros. Estoy segura de que podemos ser útiles de otra manera...

    Elisia te mira en silencio unos momentos, como estudiando tu rostro.

    -Confío en ustedes -dice al final-. Y conozco a alguien, quizá. Ephrym también acudiría a él, así que...

    Elisia los conduce con rapidez y seguridad a una zona en el extremo este de Santral que parece de mucha menos categoría que cualquier otro sitio que hayas visitado antes en la capital. Las casas son pequeñas, las calles están sucias y hay en general un aura depresiva que no se siente en el Palacio o en la zona de casas ricas.

    El sitio, por supuesto, está completamente vacío, dadas las horas. Sin embargo, eso no parece impedir que Elisia camine con paso firme, asomándose en cada recoveco en busca de algo que no se detiene a explicarles qué es. Luego de unos minutos, la muchacha aprece dar con lo que buscaba. Es una persona que vigila algo desde una esquina, aparentemente intentando permanecer escondido. Elisia se para justo detrás de esa persona y se aclara la garganta.

    La persona se voltea, revelando ser un jovencito humano que a tus ojos debe tener quizá 14 años. Su ropa vieja y su falta de zapatos te da la idea de que probablemente vive en las calles.

    -Ephrym -dice Elisia sin molestarse en presentarlos. ¿Está en la ciudad?

    -¿Yo qué sé? -responde el muchacho encogiéndose de hombros con indiferencia-. ¿Por qué sabría eso yo?

    -¡Izz! -Elisia levanta la voz de una manera que te suena a amenaza.

    -Quizá estuvo aquí, quizá lo vi. Da igual. Lleva aquí bastante rato. No pueden detenerlo. Me advirtió que si te veía, no me fiara de ti.

    Elisia frunce el ceño.

    -¿Qué está haciendo aquí, Izz?

    El muchacho se encoge de hombros de nuevo.

    -¿Yo qué sé? Dejaré que él te cuente cuando haya terminado. Seguramente habrán fiestas. ¡Será un héroe!

    El muchacho hace ademán de irse y Elisia lo retiene del brazo. Entonces, el chico se planta firmemente en el suelo y empuja a tu compañera, derribándola y aprovechando la oportunidad para salir corriendo.

    Acciones
    -Libres.




    A Vicho y Zafiro

    Tahmid esboza una amplia sonrisa que le da una expresión traviesa.

    -No tengo ningún deseo de morir. Simplemente soy tan extremadamente hábil que puedo hacer estas sin riesgo de morir. Kiogh, por otro lado... -Tahmid voltea a ver a Kiogh alzando una ceja, pero aún parece divertido por la situación-. ¿Alguna vez habías hecho este salto en específico? Porque yo sí y lo tenía perfectamente calculado. Tú, en cambio, pudiste haberte roto el cráneo si hubieras calculado tan solo un poquito mal. Me impresiona tu valor... o tu deseo de morir.




    Una vez que están disfrazados, empiezan a seguir discretamente a las sirvientas que parecen estar hablando sobre algún chisme.

    -...y no quiso volver a hablar con ella -está terminando de contar una de las sirvientas, luciendo bastante emocionada.

    -¡Vaya! Pero... ¿qué van a hacer, si trabajan juntos? ¿Tan solo ignorarse?

    -Yo qué sé. Supongo que la muralla es lo suficientemente grande, aún si están en la misma cuadrilla.

    -Sí, no creo que quieran estar juntos todo el día. ¿Te imaginas?

    Entonces un ruido sobresalta a las muchachas e interrumpe su conversación. Dicho ruido proviene de un pasillo cercano que comienza justo frente a ellas, aún lejos de donde ustedes dos están. Se trata de un golpe, como si un bulto pesado hubiera golpeado el suelo.

    -¿Qué fue... eso? -pregunta una de las muchachas luciendo asustada.

    -¿Deberíamos... deberíamos ir a ver?

    Acciones
    -Libres.
     
  8. Säbel

    Säbel Administrator
    Miembro del equipo

    Fortianitas recibidas:
    15
    Oh. ¡Oh! ¿Ghalib está sentido por lo que dije? ¿Porque no me molestó su comentario? ¿O porque me dijo algo en serio y parece que no lo tomé en cuenta? Ay, con él es difícil saber cuándo dice algo en serio y cuando no.

    -Pues asi de tener mucha confianza... no precisamente, pero no me quiero quedar sin hacer nada. Y no todo en la expedición es caminar, se puede adelantar algo en los descansos. Algo rápido, al menos, para empezar a entender cómo funciona esto. -miro a Ghalib - Naturalmente mi experiencia en la magia fuera de la curativa es nula, pero me alegra tener a tan buenos magos como compañeros de viaje. Creo también que es del interés de todos ver cómo funciona esto porque nuestro amigo -señalo a Saaro con la cabeza - no es el único por aquí que puede usar armas asi.

    Miro a Fegaer un momento antes de hablarle:

    -¿Descubriste algo de interés respecto a esta espada? ¿Alguna idea de cómo pueden repeler ataques mágicos blandiendo esto?

    - - -

    Por un momento me desconcierta la reacción de Drayden, hasta que recuerdo, con un pequeño nudo en el estómago, que no es el mismo Drayden con quien había convivido durante las últimas semanas. Si bien el ser mágico tenía más confianza, esta provenía de lo que sea que hubieran hecho las presencias con él.

    Pero este Drayden, mi Drayden, necesita de otras cosas para poder tapar ese hueco. Y es donde me toca trabajar a mi.

    Sonrío con dulzura, mirando a mi novio antes de ponerle una mano sobre el brazo para acariciarlo.

    -Aun cuando mi dominio de la magia sea diferente al tuyo, si hay algo que aprendí durante mi entrenamiento básico es que no hay golpes de suerte en la magia: o lo haces, o no lo haces. Y tu lograste hacerlo no una, sino dos veces, y en medio de una pelea. No importa si la primera vez no fue perfecta, lo importante es que puedes hacerlo - le doy unas palmaditas cariñosas en el brazo - Asi que a concentrarse en eso y a practicar, ¿si? Ya encontraré la forma de ayudarte o de pensar en algo para que puedas hacerlo, ¿qué dices?

    - - -

    -¿Pero cómo...?

    Supongo que mi pregunta se quedará un poco al aire, ya que Ghalib decide flotar y explorar solo la parte rara del santuario. Comparto un poco la frustración de Ghislaine, pero no tenemos otra opción además de esperar a que regrese.

    -Si tus compañeros no están aqui, ¿en dónde están? ¿Qué trato les ofrecieron y quién lo hizo? ¿Tienes alguna forma de comunicarte directamente con Naroh?


    -Podríamos explorar un poco sin alejarnos demasiado de aquí - miro a Ghislaine - Debe haber otra forma de llegar a donde él fue. Es decir, dudo que absolutamente todos los que hayan construido la torre o pasado por ella hace tanto tiempo pudieran flotar o caminar por las paredes a pura voluntad. Si Ghalib tiene razón, debe haber algo que invierta o nuestra percepción, o el funcionamiento de la torre. ¿Vamos?

    Si están de acuerdo con ello, abriré la puerta para explorar un poco más adelante.
     
    You are not allowed to view the dice result.

Compartir esta página