The Legend of Zelda: Majora’s Mask

Logo_The_Legend_of_Zelda_Majora's_Mask

The Legend of Zelda: Majora’s Mask (Nintendo 64, 2000)

En un movimiento poco característico de la compañía, Nintendo decidió empezar a trabajar en una secuela al instante, usando el mismo motor de Ocarina of Time. Después de usar cuatro años para su desarrollo, Nintendo quería volver a usar algunos de sus recursos para un juego nuevo, inicialmente planeado como un “gaiden” (una historia alternativa, no parte de la serie “principal”). Esta fue la primera vez que Miyamoto estuvo menos involucrado con el proyecto, dejando a su subordinado Eiji Aonuma a cargo del equipo. Aun con lo similar que el juego sería a su aventura pasada, no había intenciones de hacer algo exactamente igual, así que hubo cambios importantes realizados en la misma estructura.

Siendo una secuela (o media secuela, considerando que el aspecto de los viajes en el tiempo hacen que darle ese nombre sea complicado), Majora’s Mask seguía a Link después del final de sus aventuras en Ocarina of Time. Descubre la inminente destrucción del mundo por culpa de la Luna que está por caer en el planeta. La historia contiene aspectos tristes y realmente oscuros mientras Link emprende una carrera contra el tiempo para salvar al mundo de nuevo. Sólo gracias al poder de su Ocarina le sería posible completar su misión antes de que fuera demasiado tarde.

El juego estaba reducido al lapso de tres días que se podían repetir a voluntad, atrapando a Link en un ciclo infinito que transcurrió en tiempo real como una versión de fantasía de la película Groundhog’s Day, pero este cambio en la estructura no era lo único diferente. El juego también introdujo un sistema de máscaras que permitían a Link transformarse en otras razas. Todos estos cambios produjeron cierta crítica, pero evitaron que se le considerara un simple refrito. Incluso si compartía las mecánicas de su predecesor, Majora’s Mask era una experiencia completamente distinta.

Majora’s Mask fue un juego que trajo un cierre para la era de Nintendo 64 y vendió poco más de tres millones de copias, una cantidad un tanto modesta. Esto posiblemente tuvo qué ver con el interés por el Nintendo 64 que para entonces comenzaba a desvanecerse, así como alguna decepción que existiera por ser un juego tan distinto. De cualquier forma, este hecho quedó marcado en la historia de la serie como un punto bajo en cuanto a ventas. Afortunadamente, esta vez, Nintendo no decidió dejar a la serie dormir por otros cinco años.

css.php
Sheikav | Todo sobre Zelda en Español

Sheikav | Todo sobre Zelda en Español