The Question

Answer the Question
Fortianitas
23
¿Esta mal de mi parte sospechar que juegos "serios y de prestigio" que imitan el formato narrativo del cine, como The Last of Us y Red Dead Redemption 2, siguen un camino creativo que solo nos deja en un callejón sin salida?

Hay muchos titulos AAA que me resultan completamente ridículos, pero se toman bastante en serio, como si no estuviesen conformes con las cualidades que hacen de un videojuego un videojuego, y quisieran imitar otro medio. Me parece mas sencillo tomarme un Yakuza en serio, con todas sus tonterías que no me gustan, que The Last of Us 2 donde no pude sino comenzar a reírme y exclamar "what the fuck is going on!! lol" en cierta escena donde Ellie se da cuenta horrorizada que ha cometido un pequeño error, whoopsie!

¿Que necesitan los juegos AAA para escapar este inevitable drenaje creativo?
¿O es el camino que están tomando algo descabellado?
¿Necesitamos mejores escritores?

Dame una respuesta, cheika'
 
Fortianitas
1.048
No creo que perseguir un mayor realismo sea incompatible con hacer un buen videojuego. Otra cosa es que la manera en que se está haciendo sea muy mala.

Disfruté moderadamente de TLOU2 y RDR2, pero es cierto que es facilísimo verles las costuras. Pero esas costuras no son fruto de su persecución obsesiva por un mayor realismo, sino de su incapacidad de encajarlo en un mensaje o en una narrativa acorde.

El caso de RDR2 es realmente curioso. Ahora leeré el artículo de Tevis, pero es un juego que no puede entenderse sin la herencia de Rockstar. Y la herencia de Rockstar no es realista, sino todo lo contrario: sus primeros juegos eran parodias exageradísimas que tenían como referentes a Scarface y otras pelis de gángsters y mafiosos. Ese poso se sigue viendo en sus últimos trabajos, y ocasiona un contraste muy extraño con la emotividad y "realismo" que persiguen. De este modo, en RDR2 encontramos un sistema de misiones torpísimo y limitado, que no deja respirar al jugador ni afrontar las misiones como el desee (y esto en un género como el Mundo Abierto, donde ya existen MGSV o BotW, es un pecado), mezclado con una historia y unos personajes muy bien escritos, salpicado de escenas y encargos de auténtica vergüenza ajena, en un entorno natural recreado con una minuciosidad acojonante. El resultado es un batiburrillo difícil de digerir, en el que el lastre no es el realismo, sino la falta de coherencia entre sus partes ("este mundo está vivo, pero en una misión no te salgas de estos márgenes"; "el arco de este personaje es una reflexión sobre el precio a pagar por el progreso y lo que entendemos por desarrollo, pero ahora ve a capturarme a un burro pintado de cebra que se me ha escapado".

Con TLOU parte II pasa más o menos lo mismo: partes alargadas artificialmente, una linealidad camuflada como "natural" que no da el pego... Cuando el juego respira un poco (en la célebre sección de Dina y Ellie a caballo por la ciudad en un entorno semi-abierto) el realismo transmite muchísimo: facilita la empatía con esos personajes tan bien interpretados, y nos sumerge en esa investigación de un mundo familiar y desconocido al mismo tiempo (pasear por una vieja tienda de discos, tocar una canción...).

Ninguno de estos videojuegos tiene la valentía suficiente como para aventurarse a usar el realismo para algo que no sea pegar tiros y poder decir "hey, ¿has visto cómo ahora a los malos les saltan los dientes si los golpeas con un bate?". Tienen algún que otro momento o sección que de pronto se eleva por encima del resto, y que te hace pensar en cómo habrían sido esos juegos sin los esquemas acotados y prediseñados en los que se mueven. Pero ahí queda la cosa.

En fin. A mí me da un poco igual hacia dónde se dirija esta escalada tan loca que lleva el triple A. Disfruto de estos juegos de cuando en cuando (otros se me hacen agotadores; me costó una barbaridad terminar Uncharted 4 hace un par de meses) y supongo que las compañías los necesitan para financiar otros triple A más arriesgados (Bloodborne, MGSV, Sekiro, Sea of Thieves...). Eso sí, me alegra que se vaya despertando una corriente crítica incluso entre el público más mainstream (TLOU2 recibió críticas por lo absurdamente largo que es y de RDR2 salieron las estadísticas de que tan sólo lo había terminado una proporción ínfima de la gente que lo había comprado). A ver si sirve para que en el futuro tengamos aunque sea un pelín más de proyectos desarrollados con grandes presupuestos que sean menos encorsetados y genéricos.

(No me lo creo ni yo. Sony mandó a la mierda hace nada al Japan Studio, lol)
 

Air Luigi

Iluh Minaoh
Fortianitas
1.309
No creo que perseguir un mayor realismo sea incompatible con hacer un buen videojuego.

Es mas una cuestion de que no puedo jugar mas de dos juegos "realistas" al año sin sentir que estoy volviendo a jugar el mismo juego xD No se si me explico. Puedo jugar 50 juegos japoneses y se sentiran 50 juegos diferentes porque el estilo artistico y la imaginacion es mucho mas dispar entre juegos. No es una cuestion de calidad.
 

Glen

Webmaster
Miembro del equipo
Fortianitas
847
Yo creo que no está reñido el realismo con un mal juego. Se necesita un equilibrio.
Muchas veces los juegos hiperrealistas, son eso, pura fachada, pero no debería ser así.
Si Nintendo hubiera apostado por la potencia gráfica en Nintendo Switch y Breath of the Wild fuese un mega portento gráfico.. sería el equilibrio perfecto xD
Tras haber jugado Cyberpunk (obviando todos sus bugs y fallos que es obvio que los arreglaran con el tiempo), me ha parecido un juegazo que me hace tener fe en los AAA xD.
Aunque supongo que este juego entra en la sección que dice Almansa de pegar tiros etc etc
 
Fortianitas
48
Respecto al realismo, yo probablemente diría que The Last of Us 2 lo lleva más allá y demuestra que el realismo puede ser pernicioso para el medio sin un uso responsable, porque utiliza toda su potencia gráfica para asemejarse de forma convincente a la realidad, y luego propone una visión del mundo sórdida y cruel en que la vida no tiene valor. "Esto es la realidad" dice TLoU2, y lo vende creyendo que ha hecho arte en raíz de su realismo.