Fortianitas
7
Una pequeña historia que estoy escribiendo por capitulos basado en varias cosas...

Notitas.


No recordaba qué habia pasado. Solo sentía frío. Mis manos temblaban. Pensé: Estoy delirando. No era eso... era... algo más... algo... importante.
No lo podía recordar. Incluso sentía que era algo que me pertenecia, o que era muy unido a mi. Por alguna extraña razón, entre más
intentaba recordarlo, mas empezaba a temblar, como si el frio viniera de mi interior, y a la vez, sentía todo muy cálido. Me incorporé
rápidamente. Estaba en un lugar muy extraño. Había óxido, y olía a aceite automotríz combinado con el olor de la madera en estado de putrefacción.
Decidí buscar la salida, como era de esperarse. No había ninguna. Estaba en el suelo un papel viejo, manchado de amarillo y algo roto.
Decía: Para salir de esta sala, primero contesta la siguiente pregunta. Es muy sencillo, con el bolígrafo debajo de las maderas, escribe
y acto seguido, descansa en el suelo donde estabas hasta quedarte dormido. A la vuelta está la pregunta. Voltée el papel, y ponía:
¿Por qué crees que estás aquí?
Me quedé frio. No sabía que contestar. Lo primero que se me vino a la mente, que escribí, fue:
Porque hice algo malo.
Acto seguido, me dispuse a dormir. No había otra opción. Me quedé rápidamente dormido, antes reflexionando:
¿Era de verdad esa la respuesta? ¿No tendrá que ver con... lo que siento?.
Desperte, de nuevo. Esta vez, en un salón. en la pizarra, habían hojas tapizando todo, por lo que me dispuse a leer. La mayoría era informacion
sin relevancia, algunos comprobantes de pago, y cosas que me aburrían. Pero debajo, habían 3 hojas escritas en una máquina de escribir, las cuales
me dispuse a leer. En la primera decia cosas un tanto sin sentido, y las otras 2 tenían instrucciones. Con la luz del atardecer, empezé a leer
en voz alta, cosa que a mi mismo me extrañó puesto a que no soy muy dado a hacerlo. La primera hoja decía:

hoja 1:

Te llamas (letras emborronadas)

Finalmente puedo leerme. Creo que estoy a punto de llegar a mi
imaginación. Deberías saberlo tú también, porque yo creo que tu crees.
No sé que hacer ahora. Quizás finalizar este dolor, pero no tengo ---
gracias a la lampara aun estoy vivo
esta vez le agradeceré.
sí es que sobrevivo.

T. C.

hoja 2:
Bienvenido a el instituto de pruebas número 16. Se te ha asignado el serial: AFU103010061
Tome esta hoja y léala detenidamente. Se le darán instrucciones para su alta médica. hay
simples reglas. sigalas y será asegurado por nuestros psicólogos para su alta médica.
Procure siempre actuar correctamente para su alta médica. Su alta médica está siendo
procesada, sea paciente y siga las instrucciones.

--Reglas--

- Prohibido cortar su alta médica. Si se incumple, usted tendrá que ser reubicado
- Prohibido salir de las rutas. Si se incumple, ustéd tendrá que ser reubicado
- Prohibido hablar a otros seriales. Si se incumple, ustéd tendrá que ser reubicado
- Prohibido denegar objetos entregados por Ingeniería. Si se incumple, ustéd tendrá que ser reubicado
- Prohibido alimentarse. Si se incumple, ustéd tendrá que ser reubicado
- Prohibido no seguir las instrucciones. Si se incumple, ustéd será reprendido
- Prohibido intentar salir del area de indicaciones. Si se incumple, ustéd tendrá que ser reubicado

---------

Siguiendo las sencillas instrucciones, su alta médica será procesada. En caso contrario, no se procesará
la solicitud y ustéd no será reubicado. el instituto de pruebas no se hace responsable de los seriales
que no tengan su alta médica. Gracias por su atención y cooperación. Para seguír con el proceso, lea la
siguiente página. Cada serial requiere de instrucciones diferentes, así que lealas detenidamente, analizelas
y llevelas a cabo. De ser posible, conserve esta hoja para futuras aclaraciones y reclamos.

Instituto de pruebas, Propiedad del gobierno. LLC. Derechos reservados.
Edición 15 de la guía del paciente.
Fecha de impresión: 24 de enero del año 2000.

hoja 2
Instituto de pruebas #20646521008930

Doctor a cargo: #EQJ0224320101 codename --firewitch


Mensaje del doctor para el paciente:

Buenos días. Antes que nada, quiero presentarme como su doctor a cargo. Usted ha sido seleccionado para
la alta médica, por lo cual debo felicitarle. A pesar de ser algo dificultoso proseguir con el tratamiento
por este medio, he decidido que el numero de tratamientos solo será de 20 pasos. Al ser seleccionado, usted
se compromete a aceptar las ordenes. Si prefiere no procesar su solicitud, se le darán los pasos adecuados
para proseguir. Si acepta, las instrucciones son estas:
- Para cada parte del tratamiento, se le darán las instrucciones necesarias. Debe cumplirlas, y al terminar
se le dará el alta médica. La primera orden del paso #00 (pre-tratamiento) es:
- sentarse en la primera banca de la cuarta fila de sillas y esperar a que el salon se abra. Debajo de la banca
hay un cuestionario que debe contestar. Le recomendamos terminar rápidamente porque la puerta solo se abrirá
durante una hora. En caso de que no se abra la puerta, tocar el boton rojo de la pared posterior. Si se notifica
que la puerta si se ha abierto, su alta médica no será procesada. Le rogamos que sea cuidadoso con el boton.
Las siguientes instrucciones estarán en el patio principal. No intente saltar las rejas o su alta médica no
será procesada.

** Si no quiere procesar su alta médica, simplemente toque el boton rojo despues de que la puerta se abra.
Repetimos, nosotros no nos hacemos responsables acerca de los pacientes sin alta médica. Agradecemos su
comprensión.

Instituto de pruebas, Propiedad del gobierno. LLC. Derechos reservados.
Edición 15 de la guía del paciente.
Fecha de impresión: 24 de enero del año 2000.
---

No me ha sonado demasiado bien lo de "no nos hacemos responsables. Asi que decidí, por defecto "recibir mi alta médica".
En la banca estaba un cuestionario. Lo he contestado así:

-- Cuestionario 1/1 sala 1--

Por favor, conteste este cuestionario acertada y honestamente. Use solo el lápiz suministrado con estas hojas. Si su respuesta es
sí, marque el circulo. Si la respuesta es no, no lo marque.

1.- ¿Usted ha sufrido o sufre de alguna enfermedad crónica? ( )

2.- ¿Se considera una persona sana mentalmente? (°)

3.- ¿Cree que todos necesitan alguna vez en su vida a un psicólogo? ( )

4.- ¿Estaría de acuerdo con morir rapidamente en vez de sufrir? (*)

5.- ¿Cree en otras formas de vida? (*)

Para finalizar, con letra legible, describase a si mismo. Empieze con "soy una persona". No incluya su nombre, o este cuestionario
será invalido y su alta médica no será procesada. Asegurese de indicar cosas personales como gustos, musica, u otras cosas

Soy una persona poco entusiasta. No me gusta mucho el sol, prefiero el frio. Me gusta el color morado, y me gusta la música clásica.
Soy un entusiasta de la informática.


Deje la hoja debajo del escritorio de nuevo. La puerta se abrió y baje las escaleras, porque era el segundo piso.

Ya estaba en el patio. Era un lugar común y corriente. Había una hoja pegada en la corteza de un árbol bastante viejo. Decía:


Toma una decisión.


Se escucharon pianos del salón de música. Era relajante, pero no solo eso... También deprimentes... Como si recordara algo. Recordé cosas... Algo me decía que fuera a la sala de música. Me dirigí hacia el lugar, donde todo estaba frío y las paredes un poco sucias. La musica ahora se escuchaba diferente... más... oscura y sentimental. Ahhh, la música... Algo que va más allá. Que se rige, por la imaginación del compositor y no conoce límites. Reflexionaba mientras me dirigía a aquél salón. Cuando estaba por llegar, la música cesó, de un golpe. Pensé que
alguien se había dado cuenta de mi presencia, pero no fué así... En realidad, era que la musica empezaba a ser una suave composición de Jazz muy relajante. Abrí la puerta, y un sonido muy agudo emano de adentro.

- Veo que has venido... Pero aún no es hora de irse. Regresa aquí cuando hayas acabado con el.
Dirigete al sótano. Ahí aguarda por tí. No tengas miedo, el te dirá el camino. Yo ya no puedo hacer nada.

No he contesado nada. Simplemente me dirigí al sótano de la escuela. Era un lugar húmedo, parecía hecho de cartón mojado. En medio de todo, había un decrépito elevador, de al parecer diecinueve pisos. No iba hacia arriba, sino hacia abajo. El piso en el que estaba era el primero. Todos los botones estaban arrancados, menos el del primero piso y el del treceavo. Entonces subí y presioné el boton del treceavo piso. Conforme bajaba, veía el agua correr de manera cada véz más rápida. Me maree y subitamente caí al suelo. No recuerdo si fueron solo unas horas, o quizás semanas. Solo recuerdo que bajaba muy rápidamente, y el sonido me hacia abrir pesadamente los ojos. Luego el herrumbroso sonido del elevador crujír me levanto finalmente. Estaba en el treceavo piso. El piso parecía resbaladizo, Sin embargo al pisarlo me dí cuenta que solo era una ilusión. Quizás todo el trayecto fué una ilusión... De alguien... O algo. Conforme me adentraba en la misteriosa zona de pasillos que era el treceavo piso, se sentía aun más extraño, como si la ilusión se completara más y más.

Finalmente ví una puerta, y debajo de ella salía la tenue luz de una lámpara incandescente. Escuché una sórdida voz que dijo:

Cierra los ojos. Después pasa. Cuando estés adentro, no abras los ojos. Si ya no puedes soportarlo, date la vuelta, y mira hacia la puerta. No hables. Simplemente escucha, y cuando te diga que te vayas, debes irte y correr lo más rápido posible.

Primero puse la mano sobre la sucia manija y cerre los ojos. Acto seguido, jalé de la manija y un crujido anunció la puerta abierta. Avanzé cuidadosamente hasta tocar con mis manos una jaula bastante sucia, porque podía sentír como las capas de mugre sobresaltaban la textura del hierro. Después la atmosfera se tornó tensa con lo que me dijo:

Si quieres salir de aqui, no te fies de nadie. Aquí todos estan locos. Y los que no, muertos. Antes, con lo que has hablado con aquél hombre, rompiste una regla. Ahora puedes hablar con quien quieras, pero procura no romper las demás o terminarás aquí. Son 5 edificios. En cada uno, hay una parte de tu mente. Habrá cosas que no querrán que te vayas, así que ten cuidado. Ahora no soy nada. Perdí todo. Quizás te preguntes por qué intento ayudarte, pero no necesito más preguntas. Hay otros como yo. Algunos no quedran nada a cambio por ayudarte. Otros tendrán algun precio. Quizás que busques algo preciado para ellos. Solo recuerda que ellos no son tus enemigos. Lo que debes hacer ahora, es salír y correr hasta que ya no sientas mi presencia. Solo entonces, la puerta se abrirá. Lo que hagas después, será tu decisión. Sé que es dificil tomar decisiones, para tí. Pero al abandonar la tortura que seguirías allá arriba, será solo el destino que quiso que estuvieras aquí. Aprovéchalo. No todos tuvimos la fortuna. Ahora corre, y quizás otro te conteste las respuestas que doy por seguro que tienes por preguntar. Corre.


Entonces cerre la puerta suavemente y empezé a correr lentamente hasta conseguír buen ritmo, pero seguía sintiendo su influencia. Tenía razón... quería saber que era esto, y muchas cosas... Pero ni si quiera lo había formulado. Entonces, sentí que algo malo se aproximaba... Empezé a correr más rápido, pero la presencia era muy fuerte. Finalmente vi la puerta, blanca y muy pura... parecía una puerta al cielo, me apresuré y la abri, lo que dejó entrar luz, y todo detrás de mi se quemó. Cerré rápidamente la puerta, y frente a mí, había un gran pasillo blanco, con cientos de puertas con ventanas semiazules transparentes que dejaban ver luces de colores sumamente extraños y a veces, exóticos. El lugar era demasiado tranquilo, sin embargo se sentía muy pesado, como si algo me asfixiara. Las lámparas incandescentes del techo solo remarcaban las paredes... era muy blanco... entonces me di cuenta que era el pasillo de un hospital. Todas las puertas que comprobé solo llevaban a limpias salas de operaciones y otros lugares que son comunes en un hospital. Finalmente, llegué muy exaltado al final del pasillo.


Ya ahí, pude ver una pequeña sala de espera, para apenas 4 personas. En las sillas, estaban maniquís unicolor, y fuera, un pequeño jardín con flores de todos los colores. Rojas, amarillas, ¡incluso azules!. Queria quedarme ahí para siempre, pensaba... Sin embargo, la puerta al jardin estaba sellada. El cielo fuera era muy azúl y no había ni una nube. Decidí subir una rampa un poco empinada con escaleras al lado. Finalmente subí, encontrando una puerta. Salí y fuera era un desierto, extenso, demasiado extenso. Estaba tan árido, que no había nada más que arena, por kilómetros. Exceptuando la pequeña caja blanca al lado mia con una puerta y una reja un poco alta, donde estaba el jardín. Nada más. Me he dispuesto a caminar por este lugar, y otra vez siento que he caminado por semanas. El sol nunca se ocultó, y yo nunca me cansé. Ni si quiera sentí nada mientras caminaba. Finalmente ví una antena, a lo lejos. Al principio pensé que era una ilusión óptica, pero no era eso. Era una luz roja parpadeante, y justo abajo había una caja blanca, idéntica a la otra, solo que sin ninguna reja. Sin embargo, cada vez que me acercaba, oscurecía... por primera vez sentí miedo. Creía que la luz roja era la única salvación, y no me di cuenta que detrás de mi, varios kilómetros lejos, una tormenta de arena gigantesca se acercaba. Cuando me di cuenta, corrí. Corrí muy rápido, y la tormenta estaba cerca cuando toque la manija de la puerta... Se acabó ahí, entonces me sentí muy cansado y caí dormido. Mientras dormía, soñé muchas cosas, sin embargo no estaban claras del todo.

Luces, primero fueron luces, brillantes, suaves... todo frente a un cristal empañado. De repente, escurrían gotas. Sin embargo, no había ningun sonido. Tenía mucho frío, Escuché ligeros pasos, y justo después algo tocó el cristal. No recuedo más.
Cuando desperté, habia mucha luz, rápidamente me dí cuenta que era un hospital.

 

Ahí estaban mis padres, llorando.

 

¿Qué había pasado?

Me apresuré a preguntarles, pero cuando intenté moverme sentí dolor en mi estomago. Eso fué demasiado para mi, comenzé a desmayarme.

No estoy seguro cuanto tiempo pasó, pero desperté, y ahora no había nadie. Excepto por un reloj que hacía un sonido peculiar cada minuto, estaba todo en silencio. Pasaron por lo menos unas 5 horas, mientras miraba al techo... Era muy aburrido, hasta que por fin, cai dormido de nuevo

 

Esto se repitió por lo menos una semana. No estaba muy consciente del tiempo, pero un jarrón con flores que estaba en un estante había comenzado a descomponerse. Ya podía levantarme, pero las ventanas de la habitación no permitían ver nada, excepto por sombras de personas, que pasaban a menudo. A veces iban con una taza de café en sus manos, y en otras, simplemente pasaban, como ignorando que había más habitaciones.

 

Finalmente, un dia que estaba durmiendo, la puerta se abrió. Eran mis padres, de nuevo. Mi padre dijo:

 

- Vamos.

Le contesté:

- ¿A dónde?.

 

No contesto, pero vi que traían una bolsa, con ropa. Me cambié, y finalmente los seguí. No tenía mucha idea de lo que pasaba, y cuando salí, vi que era un hospital comun. Gente sentada en la sala de espera, médicos pasando con papeles o medicinas. El lugar era muy grande, sí. Tardamos aproximadamente 5 minutos en salir de allí.

Llegamos a un mostrador, donde a mis padres les entregaron papeles. Escuché que me daban de alta, o algo así. No recuerdo.

Salimos fuera, había un jardín muy grande, con pinos y flores de colores muy bonitos. El dia era soleado, pude apreciar todo, con detalle. Por la hora, asimilé que era mediodía, justo a esa hora las sombras son absolutas.

Llegamos al auto. Aunque sabía que teníamos uno, no recordaba cuando lo habían adquirido, o siquiera que tipo de auto era. Me sentía perdido, pero subi sin decir nada.

 

El trayecto fué bastante aburrido, en la radio estaba un programa de comedia, el cual no tenía gracia, y además estaba en un volumen muy bajo.

Llegamos a nuestra casa, pero me pasaba exactamente lo mismo. Recordaba la casa, pero no como era, ni desde cuando estabamos ahí. Era una casa comun.

 

Dentro había todo lo que puede haber en una casa, muebles, sillas, etc. Me dijeron:

-Ve a tu cuarto. Saldremos.

 

Instintivamente, fui a una habitación, mismo caso. Entré, había lo que debía haber en una habitación de un joven de diesicete. Discos, una computadora, etc. Fué muy curioso que cuando revisé los discos de musica, no conocía a ninguno de los artistas que había ahí. Cuando puse uno, era musica demasiado vacia, simplemente estaba ahí por estar.

 

Encendí la computadora, parecía solo estar suspendida. No tenia contraseña, y el usuario era "User".

Habían dos archivos de texto, pero decidí ignorarlos. Abrí el navegador, habían unas cuantas paginas en marcadores, las cuales estaban en ruso, a pesar de que exploré, no parecían nada en especial. Pero de nuevo, en mi casa, había un silencio sepulcral. Decidí salir, la puerta estaba cerrada, pero en una mesa había una llave. No recordaba nada en especial, asi que solo fui a dar vueltas. Ya era un poco tarde, y habian nubes. Sin parecer nada tétrico, claro.

En un parque habían unos niños jugando, y otros de mi edad simplemente hablando por ahí. Me di cuenta que era un poblado cercano a un bosque, bastante denso, que se veía a lo lejos. Todo era bastante calmado, excepto por el hospital, el cual era de bastantes pisos, y se veía a lo lejos. Sus luces daban un poco de miedo. Entonces regresé a mi casa.

 

Una vez dentro de mi cuarto, empezé a buscar algo... Alguna pista de lo que había pasado, o por qué no recordaba nada. Mientras movía el armario, ví una hoja de papel caer. Esta decía una dirección, y un nombre. Asumí que debía ir, pero ya era bastante tarde

Me acosté y caí dormido rápidamente. En mi mente aún estaba ír hacia ese lugar y descubrir de una vez lo que había pasado.