Artículo The legend of Zelda: Historias de retrasos.

Todavía no tenemos una fecha confirmada para la secuela de The Legend of Zelda: Breath of the Wild. Muchos dimos por hecho que este juego estaría listo para finales de 2020, pero la falta de información y la confirmación del nuevo Hyrule Warriors-La Era del Cataclismo para este Noviembre, nos da a entender que como mínimo, la secuela se va para 2021.
En esta ocasión, vamos a hablar del recorrido de los juegos de Zelda y los retrasos que han tenido para saber que esperar del próximo juego de la saga.

Sí, todos los juegos de Zelda para consolas caseras, a partir de Ocarina of time, han sufrido retrasos por diversas razones. No digo que sea bueno, sino que ya es una costumbre de Nintendo retrasar Zeldas para darnos la experiencia más completa posible. Y el día de hoy voy a exponeros todos los casos, algunos particularmente dolorosos. Allí podreis comparar el producto que se prometía, al producto que finalmente fue; os daréis cuenta que cuando Nintendo retrasa un Zelda son por cuestiones serias.


Ocarina of Time
La gran aventura del Nintendo 64 fue quizás uno de los primeros grandes retrasos de la industria, al menos en lo que a consolas respecta.
Zelda en 3D tuvo una representación previa, sin embargo eso fue simplemente hecho como una demo técnica, para mostrar las posibilidades de la nueva consola de Nintendo. No fue hasta el año de la salida de la misma, 1996, donde se mostró un trailer con varias escenas de Link paseando por un bosque, una villa y zonas que parecían calabozos. Nuevamente, muchos dieron por hecho que el nuevo Zelda sería una aventura que acompañaría a la Nintendo 64 desde el primer día, pero no fue así. Anunciaron que el juego se retrasaría a 1997, pero no lo vimos en nuestras consolas hasta finales de 1998. El presidente de Nintendo América de aquel entonces dio el comunicado de que el juego no pudo estar listo en la fecha fijada por problemas de tiempo, pocas personas y el tamaño del juego mismo; además de que al final mejoraron la cámara, texturas, resolución gráfica, entre otros detalles.

Los que ya han visto el video lo saben, pero ni el bosque, ni la villa, ni esas mazmorras estuvieron en el juego final. El retraso sirvió para que el proyecto dejara de estar tan verde y se convirtiera no solamente en una de las mejores aventuras de Zelda, sino de toda la historia de los videojuegos.


Majora’s Mask
En el fino caso de Majora’s mask el retraso fue más que justificado, y a parte no fue tan prolongado.
Originalmente la aventura se esperaba apenas un año después de Ocarina of time. Sin embargo, Eiji Aonuma, por primera vez encabezando el equipo, pidió una prórroga para cuadrar correctamente las ideas y crear un título más sólido por sí mismo y no tan continuista como se le esperaba. El juego saldría hasta el año 2000 en diversas fechas. El retraso sirvió para optimizar la potencia gráfica con el rumble pack y crear historias alternativas que terminaron siendo nuevas máscaras. Quizá sin esas historias el juego pudo no haber sido tan oscuro como se nos plantea en el producto final; recordemos que en imágenes tempranas del juego la luna no tenía rostro.


The Wind Waker
Wind waker tuvo un retraso mínimo de apenas meses. Quisieron tener el producto lo antes posible, seguramente para evitar el retraso de un año o quizás más, pero el juego salió recortado. Éste lo pagamos los jugadores, ya que Wind waker llegó con dos mazmorras recortadas y una búsqueda de la trifuerza metida en su lugar. Sin embargo el juego sigue siendo uno muy querido.


Twilight Princess
Twilight princess fue muy sonado en su época; posiblemente el retraso más controversial y polémico de los Zeldas.
El juego fue mostrado por primera vez en el año 2004, posteriormente tuvo varios trailer con un juego que, aunque emocionaba a la gente, distaba un poco de la calidad ‘zeldera’ con la que nos tienen acostumbrados. Luego se dio a conocer la fecha oficial para 2005, en el que tenían planeado que el juego se estrenara a finales de dicho año, sin embargo la nueva generación ya estaba al caer y Nintendo tomó la dura decisión de retrasarlo un año completo para que el juego que originalmente iba a salir en exclusiva para Gamecube, saliera además en Wii como título de lanzamiento(os suena esto?). La polémica se dio porque el estilo gráfico cambió notoriamente de un trailer a otro; pasamos de colores grises y sombríos, a naranjas amarillentos, todo lucía mucho más colorido de la propuesta original que más tarde se supo que el proyecto fue mostrado en fase beta. En este caso específico el retraso funcionó para varias cosas: portear Twilight princess a Wii, rellenar espacios vacíos en el mapa, añadir nuevos niveles y el obvio cambio gráfico que sufrió.

El juego terminó saliendo a finales del 2006, tanto para Gamecube como para Wii.


Skyward Sword
Skyward Sword tuvo varios problemas en su desarrollo, desde el estilo gráfico, hasta el control de movimiento.
El juego estaba planeado salir para 2010, sin embargo varias discusiones entre Aonuma y Miyamoto dieron pie a que el juego finalmente tuviera un retraso de un año entero. Miyamoto exigía que el juego viera la luz con la intención de entregarnos el control súper preciso que nos prometieron desde la salida del Wii, sin embargo Aonuma notaba ciertos problemas con la precisión del mismo; problemas que, como ya muchos lo saben, terminaron persistiendo en el juego final, donde tenemos que calibrar la mira a cada momento. El juego llegó a nuestras consolas en navidades del 2011.


Breath of the Wild
El último de los grandes títulos de sobremesa que tenemos. Este caso se asemeja bastante al de Twilight Princess.
El primer contacto que tuvimos con este juego fue en un teaser mostrado en el
E3 de 2014 donde nos mostraban un precioso y colorido paisaje donde un personaje encapuchado (presumiblemente Link) se enfrentaba a un enemigo, que más tarde conoceríamos como guardián.
Ese mismo año, en los Games Awards, tuvimos un adelanto de Miyamoto y Aonuma mostrándonos un gameplay y adelantándonos que el juego saldría en 2015 para la Wii U.
Más adelante y junto al anuncio del remaster de Twilight Princess, se anunció que finalmente el “Zelda U” sería lanzado para Wii U en 2016. El malestar de la gente y las sospechas de que ocurriría un caso similar a lo que ocurrió con GameCube y Wii empezó a acrecentarse. Ya se sabía que existía una futura consola en desarrollo denominada NX y que era muy jugoso lanzarla junto a un Zelda como juego de lanzamiento.
Finalmente y como se sospechaba, se anunció que The Legend of Zelda: Breath of the Wild sería lanzada tanto como para Wii U como para Nintendo Switch en Marzo de 2017, es decir, casi 2 años de retraso, no obstante, lo que no se puede negar es la calidad que desprende este juego por todos sus poros.

Como podréis ver, todos estos juegos tuvieron retrasos, algunos más severos que otros, pero finalmente cada uno de los títulos son grandes sobresalientes de su catálogo.
No lo sabemos, de hecho nunca lo sabremos, pero un añito más ayudó a que Ocarina of time fuera Ocarina of time, que Wind waker fuera Wind waker y así con todos los ya nombrados. La esencia y parte de las mejores mecánicas, las historias y el cómo se intercalan entre sí, las mazmorras y personajes que quizá fueron metidos de último momento; todo eso ayudó a convertir estos títulos en obras de arte.

Y llegamos a la actualidad.. en el E3 de 2019, Nintendo sorprendió al mundo mostrando un tráiler de lo que será la secuela de Breath of the Wild. Hasta el día de hoy no se tiene más información, pero si se sabe que el 2021 es el 35 aniversario de la saga y además sería una buena manera de contrarrestar el lanzamiento de la nueva generación de consolas ¿Será finalmente el 2021 el año de lanzamiento de esta secuela?
Esperamos tener novedades pronto.


Artículo redactado por Level y Glen
 

Comentarios